Menú
Amando de Miguel

El irresuelto problema de las lenguas en España

Los estudiantes universitarios deberían estar capacitados para seguir las explicaciones de un profesor o conferenciante que impartiera su lección en inglés.

Amando de Miguel
0

Como en el resto de casi toda Europa, el conjunto de los españoles presenta el hecho de que se hablan varias lenguas. Hay una sola común, que comprenden casi todos los españoles y los residentes en España: el castellano o español. Por tanto, debería ser la lengua obligada en los avisos y documentos públicos, en la enseñanza obligatoria. Cualquier otra opción resulta discriminatoria, confusa y poco práctica. Es claro que este deseo mío (y de mucha otra gente) no se ha cumplido y cada vez menos. En cuyo caso se comprenderá lo alienado que me siento (y conmigo muchos más).

Junto al español están otros idiomas: los regionales y los familiares de muchos grupos de inmigrantes (árabe, rumano, chino, etc.). De contar con medios, sería del mayor interés que se cultivaran en todos los grados de la enseñanza, siempre con carácter optativo. Ese principio de sentido común tampoco se traduce en la realidad.

Por encima de ese mosaico planea la lingua franca (la de intercambio) que es el inglés más o menos macarrónico. Para casi todos los residentes en España (autóctonos o extranjeros), su conocimiento básico debería ser obligatorio en todos los grados de la enseñanza. Por lo mismo, ese conocimiento debería ser un requisito obligatorio para ser funcionario público de cierta calificación. La exigencia debería ser mayor para las personas que están al frente de un mostrador de información de cualquier servicio público. De igual forma tendría que ser una exigencia para los puestos de representación política. No es mucho pedir.

España es el principal país turístico del mundo en términos por habitante y para los que tienen una cierta extensión. Ese hecho nos obliga a tener que redactar la cartelería oficial (avisos, señales de tráfico, etc.) en varios idiomas, por lo menos en español e inglés.

¿Por qué los castellanoparlantes somos tan reacios a aprender otras lenguas? No es una cuestión de inteligencia o de aplicación. Simplemente la fonética del español es muy clara, tanto como la del vascuence. La consecuencia es que todos los demás idiomas cercanos nos resultan de pronunciación difícil y de arduo entendimiento. Es una razón de más para insistir en el aprendizaje de otras lenguas a través de los centros públicos de enseñanza. No es necesario que se den subvenciones oficiales a los sindicatos y patronales con objeto de llevar a cabo esa misión.

Los estudiantes universitarios deberían estar capacitados para seguir las explicaciones de un profesor o conferenciante que impartiera su lección en inglés. Ese pequeño requisito sería el mejor indicador de calidad de un centro universitario. Significaría la posibilidad de un fructífero intercambio de profesores con el resto del mundo.

No conozco ningún partido político en España que comparta el deber ser contenido en los párrafos anteriores. Eso indica lo raro que soy o lo extravagante que es mi país.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD