Menú

Paco Montalvo, el joven músico inventor del violín flamenco

Con solo 26 años es considerado uno de los mejores maestros del violín del mundo

0
El violinista Paco Montalvo | Wikimedia Commons

Sucedió en 2011. El 24 de abril de ese año Paco Montalvo, con tan solo 18 años, se convirtió en el violinista más joven del siglo XXI en debutar en el Carnegie Hall de Nueva York. Interpretó el Concierto para violín y orquesta número 1 de Paganini, y su virtuosismo técnico llamó la atención de una crítica estadounidense que no dudo en proclamarle como uno de los músicos más deslumbrantes del momento. Desde entonces su estatus no ha hecho más que crecer. En 2015 esta casa le otorgó el premio Libertad de música como reconocimiento a su trayectoria. Actualmente, con 26 años, suele ser incluido entre los cuatro mejores violinistas clásicos del mundo, pero su historia se remonta tiempo atrás, cuando era un niño y decidió aprender a tocar un instrumento poco usual.

"Escogí el violín porque fue el primer instrumento que tuve a mano", explicó hace unos días el propio Montalvo a este medio. "Y al empezar a jugar con él sentí la capacidad que me daba de poder cantar a través de sus cuerdas. El violín es muy expresivo". No tardó en destacar como un talento precoz, y con seis años ofreció su primer recital en Córdoba, su ciudad natal. A los doce debutó en la Orquesta Sinfónica de Radio Televisión Española y desde los catorce ha estado viajando por el globo, formándose en los mejores colegios musicales del mundo y ofreciendo conciertos en todos los continentes.

Pese a que su formación es clásica, creció escuchando todos los géneros, especialmente el más característico de su tierra, que le despertó el interés por la música. "La música clásica no fue lo primero que conocí. Más bien te diría que fue el flamenco", explicó. Y con esos dos amores comenzó a innovar, hasta desarrollar un género nuevo al que quiso llamar violín flamenco. "Yo lo que he hecho es seguir el camino que abrió Paco de Lucía cuando posicionó la guitarra flamenca en el escenario como la voz principal". De esa manera ha confeccionado un espectáculo único, sustentado por el diálogo constante entre el violín, la danza y el flamenco más tradicional.

Gira y consolidación

En 2015 sacó su primer disco, Alma del violín flamenco, y sentó las bases de su nuevo género, logrando, además, un enorme éxito de ventas al colocarse como número uno de ventas en Itunes. "Yo, siempre, lo que he buscado es disfrutar. Jamás pensé en si iba a funcionar o no, así que fue una sorpresa ver que a la gente le gustaba. En ningún momento me pude imaginar que fuese a tener el éxito que tuvo". Dos años después se consolidó con otro disco exitoso, Corazón flamenco, en el que introdujo músicas más populares. Para el tercero, que está en proceso, quiere seguir innovando. "No te puedo adelantar mucho porque estoy todavía trabajando en ello, pero sí que te puedo decir que va a ser un disco muy personal. Va a tener muchas obras propias y todas van a tener mi sello personal, que es el violín flamenco".

Actualmente se encuentra inmerso en una gira que, aparte de pasar por toda España, le ha llevado a lugares lejanos, donde ha logrado darse a conocer. "Empezamos en enero con cinco conciertos en las Canarias; después hemos estado por la península hasta que fuimos a París. Pero de todos esos, sin lugar a dudas, me quedo con el que acabamos de dar en Mozambique, porque ha sido muy especial. Viajar tantas horas para llegar a un lugar tan exótico, y encontrarme ese recibimiento y ese amor por mi trabajo fue sencillamente espectacular". Su explicación a esa recepción es sencilla, sin embargo: "Es un espectáculo que gusta mucho porque hemos metido muchas cosas. Tiene danza, tiene panderos, tiene guitarras flamencas, percusión, bajo eléctrico… Y la verdad es que la gente se queda 'flipando', porque no se espera que un instrumento como el violín pueda hacer lo que hace dentro del flamenco".

La siguiente parada será este jueves, a las ocho y media de la noche, en el teatro Nuevo Apolo de Madrid. "Me apetece mucho porque Madrid es mi segunda casa. Cuando no estoy en Córdoba estoy aquí, y si no, estoy dando conciertos por el mundo". De las siguientes, tiene dos citas marcadas en el calendario: "Tengo dos conciertos muy ilusionantes todavía, que son el que se celebra en el festival anual en honor del maestro Paco de Lucía, en su ciudad natal, en Algeciras; y también el del Gran Teatro del Liceu de Barcelona".

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios