Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Chotis y marabú tras el Consejo de Ministros

El Teatro de la Zarzuela recibe el verano y celebra su independencia con la gozosa revista ¡24 horas mintiendo!

0
Representación de '¡24 horas mintiendo!' | Teatro La Zarzuela / Javier del Real

Llega el buen tiempo a la calle Jovellanos, y no es solo una cuestión climática. Disculparán el fácil símil, pero no deja de ser una feliz casualidad: el Real Decreto que aprobaba la fusión con el Teatro Real, finalmente anulado, generó huelgas y movilizaciones que impidieron el estreno de Policías y Ladrones y convirtieron en una odisea la asistencia a La tabernera del puerto. Tras una de las épocas más atormentadas que han vivido el género zarzuelero y su teatro, los ánimos han vuelto a su cauce justo a tiempo para despedir la temporada con alegría y optimismo. Y algún que otro dardo pertinente, por mucho que la obra lleve programada más de un año.

Como también es pertinente recuperar una obra de Francisco Alonso: el 70º aniversario de la muerte del maestro que tanto dio a los escenarios y a Madrid ("Por la calle de Alcalá…") ha sido ignorada por gestores y políticos, ocupados con otros asuntos. Precisamente son políticos corruptos dos de los personajes de ¡24 horas mintiendo!, entre otros nuevos ingredientes añadidos por Alfredo Sanzol (Premio de Literatura Dramática 2017), encargado de actualizar el libreto original de 1947, lo cual en la zarzuela siempre parece traducirse en gruesos guiños a la actualidad del país (véase ¡Cómo está Madriz!). La buena noticia es que el armazón original de F. Ramos de Castro & J. Gasa se conserva en gran medida: ahí sigue el matrimonio de cómicos, Casto y Casta, arruinados y encerrados un mes en casa, fingiendo estar de vacaciones y dedicando ese tiempo a ensayar su nuevo espectáculo y consolidar los proyectos matrimoniales de sus dos hijas. La historia se completa con cambios de identidad, visitas inesperadas y una gozosa conclusión: el amor con dinero siempre es mejor.

zarzuela-24-horas-mintiendo.jpg

Con dirección musical de Carlos Aragón y dirección de escena de Jesús Castejón, también encargado de dar vida a Casto, la obra deambula entre las numerosas escenas cómicas, estridentes pero bien resueltas por lo general y en las que intérpretes como Gurutze Beitia (en un papel trufado de afortunadas sentencias como "Nuestras hijas aún no conocen la necesidad de lo superfluo"), Cecilia Soraguren o el pertinaz robaescenas Enrique Viana lucen su maestría, frente al sector juvenil del reparto, más inexperto pero con prometedoras voces. Entre los arrevistados números, el muy cañí y estupendamente interpretado "Claveles granadinos", el hilarante "Anoche te vi en el rancho", con el que Ángel Ruiz demuestra que es capaz de todo sobre un escenario, y el modélico chotis "Arrímate-maté-maté", todos con graciosa coreografía de Nuria Castejón.

Las lentejuelas y plumas del vestuario de Ana Garay, el equilibrio de un reparto lleno de caras poco habituales en la Zarzuela o directamente nuevas —cumpliendo así uno de los propósitos del director del teatro— y las ganas, a veces demasiado enfáticas, de despertar carcajadas son las grandes bazas de un espectáculo digno y brillante, quizá demasiado largo en su parte final, pero en todo caso un buen muestrario de las infinitas posibilidades que ofrece nuestro género. Celebremos, pues, que este estará a salvo de sus enemigos al menos una temporada más.

Título: ¡24 horas mintiendo.

Dirección musical: Carlos Aragón.

Dirección escénica: Jesús Castejón.

Lugar: Teatro de la Zarzuela (Jovellanos, 4, Madrid).

Fecha: Hasta el 14 de julio de 2018.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios