Menú
Pedro de Tena

El muerto (Queipo de Llano) a otro hoyo y algunos vivos (del PSOE), al bollo

La curiosa aventura de una parte de la herencia de la familia del general, que pasó de manos de sus nietos a las manos de un prócer socialista

Pedro de Tena
0
La curiosa aventura de una parte de la herencia de la familia del general, que pasó de manos de sus nietos a las manos de un prócer socialista
El general Queipo de Llano | Cordon Press

Gonzalo Quiepo de Llano fue uno de los generales que se alzaron contra la II República el 18 de julio de 1936. Capitán General de la Segunda División, luego Segunda Región Militar, que incluía a la actual Andalucía menos a Jaén y Almería y sumaba Badajoz, había nacido en Tordesillas y murió en Sevilla en 1951. Fue padrino de duelos del general Primo de Rivera y era consuegro de Niceto Alcalá Zamora. Queipo de Llano era, además, un republicano convencido y reconocido. En febrero de 1931, el periodista Ángel Dant entrevistó al general y le preguntó en qué partido pensaba actuar. "Sin vacilar un instante, me contesta enérgicamente: En el partido republicano. Estoy profundamente convencido de que fuera de la República no hay salvación posible para nuestra patria". La cita, recogida por el catedrático Juan Ortiz Villalba, unida a otros testimonios, hacen pensar que algo ocurrió en la experiencia de bastantes generales, Queipo de Llano incluido, que les inclinó a acabar con la II Republica mediante un alzamiento consensuado.

Aunque se activen muchas Policías del Pensamiento o Comisiones de la Verdad y se asienten por fin los hechos minuciosamente comprobados —las patrañas sobre el Valle de los Caídos acaban de ser refutadas por una copiosa investigación de Alberto Bárcenas—, siempre habrá lugar para un juicio de valor que sentencie que fueron los desmanes de las izquierdas republicanas los que dieron pie a la sublevación. Naturalmente, siempre habrá otros que concluyan que lo ocurrido fue un ataque injustificado a la legalidad republicana promovido por fascistas.

Además de los miles de libros publicados sobre la guerra civil, dos libros tardíos, las Memorias del propio general Queipo de Llano y los recuperados papeles y diario robados de Niceto Alcalá Zamora, son imprescindibles para decidir sobre la cuestión. Si se prefiere una versión propagandística y maniquea anti-Queipo de Llano puede leerse la versión de Paul Preston que lo consideraba un matón o el extraño libro Un año con Queipo de Llano, del sospechoso Antonio Bahamonde, su delegado de propaganda, que dio origen a la leyenda negra sobre el general.

Incluso el historiador sevillano, Alfonso Lazo, socialista ya desligado del PSOE, dice de él: "No estamos, pues, ante un trabajo de investigación histórica… sino ante un puro y duro escrito de guerra, maniqueo por tanto, donde todos los criminales están a un lado y las víctimas al otro". En su caso, sólo se refiere a las víctimas que cayeron en la región militar de Queipo de Llano. Otro libro que merece la pena es el de Manuel Barrios, Queipo de Llano, el último virrey, a pesar de su hostilidad hacia el general. Para panegíricos, véase el libro de su nieta Ana Queipo de LLano, Gloria e infortunio de un general. También aportó su visión el ex director de ABC de Sevilla, Nicolás Salas (Quién fue Gonzalo Queipo de Llano). Y así se podría seguir.

Pero este artículo ni quiere ni podría dedicarse al fondo de la cuestión que es su comportamiento durante y tras la Guerra Civil tras la temprana victoria de los franquistas en Andalucía. Hay quien le llama "asesino" y "criminal de guerra" por haber ordenado o consentido la ejecución de 3.000 a 16.000 personas en los meses posteriores al 18 de julio, según las fuentes, y hay quien considera que su comportamiento fue obligado por las circunstancias de guerra y aluden a su semejanza con la matanza de conservadores en Málaga por parte de los milicianos de la República en 1936.

Con el telón de fondo de las peticiones continuadas de las exhumaciones de los restos de los generales franquistas de los lugares en que fueron enterrados —entre ellos ha cobrado especial importancia la exigencia de traslado de los restos de Queipo de Llano inhumados en la Basílica de la Macarena, pero hay que añadir la de los generales Mola y Sanjurjo en Pamplona, Moscardó en Toledo, Varela en San Fernando(Cádiz), Yagüe en San Leonardo (Soria) y ya veremos si otros como Miguel Primo de Rivera, enterrado en la basílica de la Merced de Jerez de la Frontera—, queremos recordar la curiosa aventura de una parte de la herencia de la familia del general que pasó de manos de sus nietos a las manos de un prócer socialista, antes andalucista del partido de Alejandro Rojas Marcos con la complicidad de otros eminentes socialistas.

El "pelotazo" de algunos socialistas con parte de la herencia de Queipo de Llano

Aunque la operación en sí tuvo su eco en la prensa regional y nacional —nosotros mismos en Libertad Digital dimos cuenta de ella en alguna de sus fases e incluso mencionamos a la familia Quiepo de Llano—, el apellido del general no fue destacado en exceso porque la estrategia de la "memoria histórica" para la "segunda transición" del gobierno de Zapatero estaba todavía diseñándose y nadie, de cierto nivel, había pedido la exhumación de los restos de Queipo de la basílica de la Macarena.

Pero ahora, tras unos años de insistencia en que los restos del general sean retirados de su actual emplazamiento —el propio Alejandro Rojas Marcos ha dicho que la presencia de Queipo de Llano en la Macarena no tiene sentido—, es interesante observar cómo, mientras los ingenuos de la ideología dedican sus energías a cambiar de hoyo al discutido militar, otros elementos, en este caso del PSOE, más atentos al dinero, se afanaron en dar un pelotazo descomunal con el "bollo" heredado por su familia.

Aunque los principios de la operación —que puede ser considerada un modelo resumen de la forma de operar el PSOE desde el poder de su régimen andaluz—, datan del año 2000, sus flecos se alargaron durante toda la década inicial del siglo XXI y ahora se ha vuelto actual a causa del efecto bumerán que tiene la operación de la memoria histórica sobre sus propios defensores. La Transición española de los años 1976-78 quiso reconciliar a todos los españoles, pero quienes no lo desean, deben tener en cuenta que la historia, cuando se recuerda, lo recuerda todo, no sólo lo que conviene.

Para resumir los hechos vamos a contar con los principales periódicos andaluces que dieron cuenta de los hechos, también Libertad Digital, y con la reciente recopilación de Confidencial Andaluz sobre el tema. Resumamos los hechos.

Los hechos

El 8 de febrero de 2007, Europa Press, amplificada por ABC y El Mundo, daba a conocer que la Fiscalía Anticorrupción de Sevilla elevaría a Madrid la denuncia presentada por el concejal del PP de Camas y consejero de la asamblea de Caja San Fernando, Antonio Enrique Fraile —imputado en el entonces famoso 'caso Camas', referido al supuesto intento de soborno a una edil relacionado con un posible pelotazo urbanístico en el municipio.

En su denuncia a la fiscalía de Sevilla, dirigida desde diciembre de 2004 por la actual fiscal general del Estado, María José Segarra, Fraile apuntaba a posibles delitos de prevaricación, cohecho, tráfico de influencias y alteración del precio de las cosas, en la operación de compraventa de varias fincas en Camas por parte de inmobiliarias vinculadas a la Caja San Fernando cuando el PSOE gobernaba en el municipio en 2001.

La denuncia se centraba en la compraventa de los suelos de la finca 'Los Hallones', de unas 90 hectáreas, por la que las inmobiliarias de la Caja San Fernando llegaron a pagar unos 33 millones de euros (unos 5.500 millones de pesetas), con la expectativa de una recalificación urbanística que finalmente no se produjo. Esta finca era perteneciente a los nietos del general Queipo de Llano y fue declarada inundable y no incluida en el plan de urbanismo. A pesar de ello, la ex alcaldesa de Camas Encarnación Díaz Cerezo (PSOE) firmó un protocolo de actuación en esta finca sin la aprobación del pleno.

El protocolo de intenciones se firmó con las inmobiliarias Hispalia XXI y Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI, participadas por la Caja San Fernando. Estas empresas habían comprado los suelos, a su vez, a otras sociedades a las que, según Fraile, estaban vinculadas la actual delegada provincial de la Consejería de Medio Ambiente en Sevilla, Pilar Pérez, una hermana suya y el padre de ambas, el abogado Emilio Pérez Ruiz.
La información de Sebastián Torres en El Mundo precisó lo ocurrido. El sábado 23 de septiembre de 2000, en la notaría del ex presidente del Parlamento de Andalucía Antonio Ojeda, varios descendientes del general Queipo de Llano se reunían con Emilio Pérez Ruiz, un político socialista sevillano que había sido diputado en el Congreso por el PSA de Rojas Marcos.

Los descendientes de Queipo de Llano iban a vender dos empresas, Cegemex SA y Agrícola Navanda SA, que eran las propietarias de cinco fincas de 90,42 hectáreas en total, en Camas, conocidas como 'Los Hallones', dentro del cortijo Gambogaz, asimismo de la familia Queipo de Llano. La reunión seguía a la firma del documento suscrito en 1998 entre Pérez Ruiz y los dueños de 'Los Hallones' mediante el cual se reservaba una opción de compra. El precio fijado fue de 900 millones de pesetas, 1.000 pesetas por metro cuadrado de finca.

La ubicación del suelo era y es privilegiada, situado entre la SE-30 y la Corta de la Cartuja, un trozo del Guadalquivir que lo separa del recinto de la Expo 92. Sin embargo, como hemos dicho, los terrenos se habían quedado fuera de las recalificaciones del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Camas, por ser inundables.

¿Por qué los Queipo de Llano recurrieron a Emilio Pérez Ruiz? Porque no tenía relaciones fluidas con el Ayuntamiento de Camas y Pérez Ruiz llevaba años tratando con el gobierno camero y en concreto con el alcalde, Antonio Rivas, como representante de la sociedad británica London Club Overseas Ltd, aspirante a construir un casino, precisamente en una parcela anexa a 'Los Hallones' que los nietos de Queipo habían vendido años antes a una filial inmobiliaria del BBV.

Como tenía su opción de compra, Pérez Ruiz decidió ejecutarla en el año 2000. ¿Por qué? Porque había encontrado un comprador dispuesto a pagar por un suelo —que apalabró en 900 millones— algo más de 5.220 millones de pesetas, seis veces más. Dicho en euros, de menos de 6 millones de euros a más de 27, sin contar los gastos.

De este modo, en la famosa notaría estaban los Quiepo de Llano, Pérez Ruiz y sus hijas, de las que hablaremos, y las empresas Hispalia XXI y Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI, las futuras compradoras, también constituidas en la misma Notaría. También en ella se habían creado, a su vez, San Fernando Inversiones Inmobiliarias —de la caja de ahorros— y Coninsur 99 —de Gerardo Martínez Retamero— los socios mayoritarios de las nuevas compradoras del suelo.

La operación se sustentaba en que la Caja San Fernando, presidida por el socialista Juan Manuel López Benjumea, iba a poner sobre la mesa, mediante dos créditos, los 5.500 millones de la operación, ya que a los 5.220 del coste de los suelos había que sumar otros 280 de gastos y comisiones de intermediación.

¿Por qué apoyó la operación y sus riesgos? Porque el empresario Gerardo Martínez Retamero, uno de los futuros compradores, presidente del Betis Balompié y bien relacionado con el PSOE porque era ex compañero de carrera y amigo de Felipe González, había informado de «ciertas conversaciones con el Ayuntamiento de Camas, así como con Obras Públicas y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, gestiones todas que conducen a tener la seguridad de la recalificación de dichos terrenos para uso residencial».

Cuando los nietos de Queipo de Llano y Pérez Ruiz —vía la empresa que tiene con sus hijas Sol Frío de Níjar— sellaron la primera compraventa de los terrenos, los vendedores recibieron 825 millones de pesetas, poco más de 5 millones de euros, en varios cheques al portador de la oficina de empresas de la Caja San Fernando de Jerez de la Frontera. Los 75 millones de pesetas restantes quedaron aplazado y el impago posterior denunciado acabó con una condena judicial a Pérez Ruiz.

El pelotazo descomunal se produjo instantes después cuando el socialista Emilio Pérez Ruiz y la empresa gazpachera que compartía con sus hijas, propietarios ya de las sociedades Cegemex y Agrícola Navanda de los Queipo de Llano, recibieron 5.220 millones, casi 27 millones de euros o 32 si se cuenta los gastos y comisiones de la operación, por los suelos de Los Hallones conservando, en este caso, la propiedad de las dos empresas.

Cinco días después de recibir los cheques de la Caja San Fernando, Sol Frío de Níjar realizó una transferencia de 2.623,5 millones de pesetas, unos 16 millones de euros, a una cuenta del BBV Privanza en la isla británica de Jersey. El importe transferido al paraíso fiscal coincidía exactamente con el dinero percibido por Cegemex por la venta de los suelos, descontando el IVA. El resto, 1.876,5 millones más IVA, lo percibió la otra sociedad vendedora, Agrícola Navanda SA.

El Juzgado Central de Instrucción 5 de Madrid, al frente del cual se encontraba Baltasar Garzón, mantuvo abiertas unas diligencias de investigación por las cuentas secretas del BBV en Jersey. No obstante, Pérez Ruiz ha asegurado que el asunto quedó aclarado y cerrado cuando explicó al juzgado que el dinero se depositó en Jersey como garantía ante la empresa australiana que tenía previsto fabricar las mamparas para el acuario de Sevilla que pretendía y que, roto el compromiso, el dinero regresó a España.

Para resumir esta larga historia de un pelotazo con la herencia de los Queipo de Llano, digamos, con el Confidencial Andaluz que "los hechos fueron puestos en conocimiento de Fiscalía Anticorrupción en 2007 y en el Juzgado de Guardia en 2008, hace diez años y nunca más se supo". La fiscal jefe de Sevilla era la pupila de Cándido Conde Pumpido, María José Segarra, hoy fiscal general del Estado.

¿Por qué se ha conocido la existencia del pelotazo? Porque un concejal del PP de la localidad sevillana de Camas, Antonio Enrique Fraile García, presentó sendas denuncias judiciales, una fechada el 24 de enero de 2007 ante la Fiscalía Anticorrupción de Sevilla y otra, más documentada y extensa, presentada en el Juzgado de Guardia un año después, el 25 de julio de 2008 y que fue a parar al Juzgado de Instrucción Nº 17 de la capital.

El meollo de la cuestión era la recalificación de los terrenos objeto del pelotazo y los beneficio a obtener por la familia de Emilio Pérez Ruiz y por la caja resultante de la fusión de la caja San Fernando y El Monte, que se bautizó como Cajasol y estaba presidida por un amigo de Susana Díaz, Antonio Pulido.

Pero, a pesar del protocolo de intenciones favorable a la recalificación firmado por el PSOE de Camas en 2001 en las elecciones municipales de 2003 surgió un nuevo equipo de gobierno dirigido por Izquierda Unida y apoyado por el PP, que quiso impedir la recalificación de los terrenos de los Queipo de Llano impulsada por el PSOE. Como consecuencia, se desencadenó el famoso caso Camas que terminó con la condena del ex alcalde de IU, Agustín Pavón y del concejal del PP, Fraile García, que trataron de impedir la operación. Ni Izquierda Unida ni el PP defendieron a sus militantes y miraron para otra parte.

El resultado final fue que los que pagaron la operación fueron los impositores de la nueva Caja de Ahorros, Cajasol, porque Gerardo Martínez Retamero y las sociedades presentes en la operación, vendieron sus participaciones a la entidad de ahorro por un euro. Pero ni la Fiscalía ni Cajasol ni La Caixa, compradora de la entidad andaluza, quisieron saber nunca nada.

Tampoco la familia de Queipo de Llano denunció nunca haber sido objeto de engaño o mala fe. El dinero del pelotazo pasó oficialmente a manos de la familia del socialista Emilio Pérez Ruiz, cuya hija Pilar fue partícipe del enjuague siendo poco después alto cargo de la Junta de Andalucía. Pero nada se sabe de cómo se ha distribuido realmente el inmenso beneficio obtenido, casi 27 millones de euros.

Principales personajes que aparecen en la trama

Los nietos y herederos del general Queipo de Llano: Han guardado un silencio sepulcral a pesar de haber sido objeto de una venta amañada y, a pesar de todo, la finca 'Los Hallones' sigue en funcionamiento y bien cuidada a pesar de que debe estar gestionada por La Caixa. En el acto de la venta comparecieron los "hermanos Calixto, Mercedes, Genoveva y Gonzalo Queipo de Llano (que en conjunto ostentaban la mayoría del capital, junto con Mercedes Queipo de Llano y Martí, Ignacio Pinedo Cabezudo y María -Calixto García Martin".

Emilio Pérez Ruiz: Exdiputado andalucista y luego conducido al PSOE por Rafael Escuredo abrió despacho profesional sobre impuestos y fue contratado por Juan Guerra para su defensa. Emilio Pérez Ruiz vive y trabaja alejado en Almería con su empresa Sol Frío Níjar. Él y sus hijas PIlar y Beatriz fueron aparentemente los grandes beneficiados por el pelotazo de Los Hallones a costa de las cajas de ahorros de Sevilla sumidas en Cajasol, hoy en manos de La Caixa si no la ha vendido.

Pilar Pérez Martín: Hija de Emilio Pérez y fue delegada de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía desde 2004 a 2010. Socia de su padre en la empresa Sol Frio Níjar a la que se transfirió el dinero de la compraventa de Los Hallones.

Beatriz Pérez Martín: También hija del mencionado Pérez Ruiz y además de su socia en la empresa citada era administradora de Producciones Barataria SL, a la que Francisco Javier Guerrero, exdirector general de Trabajo de la Junta e imputado estrella de los ERE, concedió una una ayuda directa de 210.354 euros por "las inversiones hechas en modernización".

Gerardo Martínez Retamero: El amigo de Felipe González y luego presidente del Betis fue empresario de éxito en Sevilla. Tras esta operación fallida en la que iba a llevarse una comisión de 800.000 euros además de participar en algunas de las empresas implicadas, fue el adjudicatario del acuario de Sevilla, viejo proyecto de Emilio Pérez Ruiz. Ahora, de nuevo con alcalde socialista, participa en el proyecto de un gran aparcamiento subterráneo en Los Remedios.

En el caso de los Hallones, Retamerorepresentó a la empresa Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI S.A. constituida ocho meses antes en la Notaría de Antonio Ojeda Escobar y a la empresa Hispalia XXI S.A. prácticamente con la misma antigüedad y constituida dos semanas después de la primera ante el mismo notario, ambas domiciliadas en el despacho de Martínez Retamero en Los Remedios. Dijeron ser dueñas de pleno dominio y en proindiviso de la finca conocida como Los Hallones.

Ricardo Pichardo Rubira: Aparece en el informe auditor de la Caja de Ahorros sobre la operación de compraventa como persona vinculada a Gerardo Martínez Retamero. Era su yerno. Estaba relacionado con imputados en el caso Malaya. Es administrador de la sociedad que gestiona el Acuario de Sevilla, objetivo final, entre otros, del pelotazo de Los Hallones

Promociones y Construcciones Andaluzas Reifs: Empresa habitual en las adjudicaciones del gobierno del PSOE andaluz, especialmente en residencias de ancianos. Gestionó un tiempo la residencia Juan Zarrías, en Cazalilla (Jaén), que fue inaugurada por Gaspar Zarrías. Era quien iba a construir el proyecto de Los Hallones: "Asimismo se acuerda que se considere en su momento con carácter preferente, la oferta de construcción que haga el Sr. Reifs Muñoz.", hizo constar el auditor de la Caja.

Antonio Rivas: Fue acusado por PP e IU de ser el instigador en la sombra de todo lo que pasó en Camas tras impedirse la operación de recalificación de Los Hallones. Fue el que intervino en la extorsión a los propietarios del restaurante la Raza y que fue denunciada por ellos mismos en el marco del caso ERE. Ha sido condenado por ello y está implicado en varias vertientes del caso ERE.

Antonio Ojeda Escobar: Titular de una famosa notaría de Sevilla, que compartía con Luis Marín Sicilia, simpatizante del PP. Fue en su despacho donde los socialistas de pro acostumbraban a realizar sus operaciones. Fue presidente del Parlamento andaluz.

Juan Manuel López Benjumea: Presidente socialista de la caja de ahorros san Fernando que dio luz verde a la operación que terminó costando el dinero a sus impositores. Luego fue acosado por el PSOE de Manuel Chaves por no admitir la Caja Única que quería imponer Magdalena Álvarez.

Luis Navarrete: Presidente de la Caja San Fernando en 2004, fue quien dio la orden de comprar el 24 de septiembreel 35 por ciento de Promociones y Construcciones Andaluzas Reifsen Hispalia XXI al precio de 601,00 euros. Navarrete, cuñado del alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y presidente de la Diputación de Sevilla, matriz de la Caja, había sido concejal socialista en la localidad de Camas.

Alfredo Sánchez Monteseirín: En el año 2000, presidente de la Diputación y miembro de la Comisión Ejecutiva de la Caja San Fernando en el momento de la financiación completa de la operación. Su trayectoria puede ser consultada en la serie de Libertad Digital Monteseirín y familia. Ha sido nombrado hace poco delegado espacial del gobierno Sánchez en la Zona Franca de Sevilla

Encarnación Díaz Cerezo: Exalcaldesa socialista de Camas, fue la que firmó en 2001 el protocolo que pretendía la recalificación de los terrenos de Los Hallones a pesar de estar excluidos del PGOU por ser inundables. Ese protocolo y la confianza en la recalificación dio origen al pelotazo. En él se decía: "El suelo está clasificado actualmente como rústico, pero en breve va a sercalificado de URBANIZABLE PROGRAMADO." Luego fue imputada en un caso del sumario de los ERE que archivó por prescripción la juez Núñez Bolaños.

María José Segarra: Fiscal Jefe de Sevilla durante todo el proceso. Hoy es fiscal general del Estado. El denunciante, Antonio Enrique Fraile García volvió a denunciar los hechos al Juzgado"tras haber descartado la Fiscalía de Sevilla profundizar en unas diligencias e investigar los pormenores de una gran operación especulativa en las mismas puertas de la ciudad de Sevilla", subraya Confidencial Andaluz.Se supo que la Fiscalía Anticorrupción elevó a Madrid el caso y fue devuelto por la Fiscalía Anticorrupción nacional a Sevilla. El 8 de marzo de 2007 la delegación de la Fiscalía Anticorrupción archivó la denuncia no apreciando indicios de delito y "en el que caso de que existiera, ya hubiera prescrito" dijo en su escrito.

Juzgado de Instrucción número 17 de Sevilla: En el mes de septiembre de 2008 llamó a declarar al señor Fraile García para que ratificara su denuncia, cosa que hizo. Hasta hoy.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD