Menú
Rosa Belmonte

Las mujeres maravilla de William Moulton Marston

Sostenía que si el hombre tiene una naturaleza violenta, anárquica. La mujer es cariñosa y protectora. ellas deberían gobernar el mundo.

Rosa Belmonte
0
Sostenía que si el hombre tiene una naturaleza violenta, anárquica. La mujer es cariñosa y protectora. ellas deberían gobernar el mundo.
William Moulton Marston y Elizabeth Holloway, de vacaciones | Wikipedia
William Moulton Marston

¿Hay alguna relación entre Conchita la poligrafista y Wonder Woman? La hay. William Moulton Marston, que creó a la mujer maravilla y era uno de los inventores del polígrafo a principios de los años 20 (incorporó la presión sanguínea como variable importante). Aconsejado por su mujer, Elizabeth Holloway, propuso a la editorial All-American Publications un cómic con una superheroína. Una tía que estuviera buena y que además luchara por la justicia. Pibón y feminista.

Moulton y su mujer eran psicólogos y pretendían propaganda psicológica, hacían proselitismo de la nueva mujer. Moulton y Holloway tenían una amante, Olive Byrne (sobrina de Margaret Sanger, la pionera del control de la natalidad y activista del aborto). Los tres formaban una familia con sus hijos. De ambas. De él. En el tebeo teníamos unas nuevas mujeres que desarrollaron su poder en la Isla Paraíso. Wonder Woman, además de su escudo protector, tiene el Lazo de la Verdad, una soga mágica que impide mentir (y que tiene que ver con el polígrafo). También es manifestación del gusto de su autor por el bondage y la dominación. La pobre Wonder Woman siempre está atada por enemigos. Marston decía que a las mujeres les gustaba la dominación, pero tenían que liberarse (supongo que a algunas les gusta la dominación; también la película favorita de muchas es Desayuno con diamantes, hay gustos para todo). También decía que la mente del hombre es limitada y por eso necesita someterse a las mujeres. En cualquier caso, fue su peculiar relación familiar lo que acabó con Marston fuera de la universidad (y con su brillante mujer trabajando de secretaria). No el que le gustara atar.

Byrne era el modelo físico (también llevaba brazaletes) de Wonder Woman. La influencia de Holloway en el personaje fue más intelectual, al menos en lo que tiene que ver con las historietas, con su activismo feminista (el de Holloway). Marston murió en 1947. Sus mujeres seguirían juntas hasta que Byrne murió en 1985. Marston desarrolló un sistema emocional y de conducta que se llamaba DISC. Dominio, influencia, sumisión y conformidad. Las personas se comportaban de acuerdo a una de esas fuerzas. Así, Olive era sumisa y Elizabeth, dominante.

Lo gracioso de la historia con una superheroína luchando contra los malos es que surgió en la vida real un malo, otro psicólogo, Fredric Werthan, muy en contra de la "feminidad avanzada" de Wonder Woman. Hombre ya, que corrompía a las niñas. Tiene el buen hombre hasta un libro para sus, ahora, peculiares pensamientos (La seducción del inocente). Recuerda al pesadísimo de Clarín cuando se dedicaba a criticar a Emilia Pardo Bazán. Por su literatura y por lo que fuera. Por ejemplo, cuando matriculó a su hija en un instituto de bachillerato: "Por amor al progreso, no vacila en enviar a una hija propia a una cátedra llena de muchachos que suelen ser el diablo". Además, Clarín sostenía que no pueden explicarse las mismas cosas a chicos y chicas sin ofender la inocencia de las chicas.

El tebeo de Wonder Woman se siguió publicando, pero lejos de los inicios rompedores que impusieron Marston, Holloway y Byrne.

Además de la actualidad que supone el hecho de que Wonder Woman 1984 esté en los cines, hay una película sobre esos tres personajes, Profesor Marston & The Wonder Women, dirigida por Angela Robinson y protagonizada por Luke Evans (Marston), Rebecca Hall (Holloway) y Bella Heathcote (Byrne), que no llegó a estrenarse en cines. Este sábado la pone AXN White a las 20.15. Y verán que las protagonistas son las mujeres. El lugar, Radfcliffe, campus femenino que se integró en Harvard, donde Marston enseñaba psicología y su mujer (Holloway) ocupaba un lugar secundario sólo por ser mujer, no por tener menos talento. Un día apareció la alumna Olive Byrne y se prendó de la pareja. Comenzaron su particular amor, que para otros era desviación y depravación (y estoy segura de que hoy pasaría lo mismo). Es otra cosa, pero a mí siempre me gustó el matrimonio mormón de Big Love. Tres mujeres casadas con un mismo hombre y cada una tenía su casa y sus hijos (dentro de una zona más grande común). El marido se turnaba. Es verdad que prefiero ningún marido (y que ser mormona no me apetece), pero eso de compartir al hombre y no tener que aguantarlo todo el rato me parece muy civilizado y, sobre todo, cómodo.

William Moulton Marston sostenía que si el hombre tiene una naturaleza violenta, anárquica y, por el contario, la mujer es cariñosa y protectora, ellas deberían gobernar el mundo.

Vean la película. No es gran cosa, pero es una historia muy atractiva. Los protagonistas, también. Cómo no iban a enamorarse unos de otros.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot