Menú

El Rorschach de Jorge Fornés: la excelencia del cómic noir en el universo Watchmen

Las expectativas alrededor de cualquier elemento sobre el universo Watchmen son enormes. El dibujante español las ha superado.

Las expectativas alrededor de cualquier elemento sobre el universo Watchmen son enormes. El dibujante español las ha superado.
El Rorschach de Jorge Fornés: la excelencia del cómic noir en el universo Watchmen | David Vinuesa

Hablar de Watchmen en el mundo de los cómics es hablar de palabras mayores. Estamos hablando de una obra fundamental dentro del género y todo gracias al trabajo que en su día realizaron el guionista Alan Moore, el dibujante Dave Gibbons y el entintador John Higgins. Watchmen ha trascendido más allá de la historia que contaron en su momento sus autores y que sentó cátedra a todos los niveles. Tanto en la forma como en el fondo. Cuando eso pasa, cuando se logra un hueco eterno en el corazón de los fans, todo lo que venga después parecido o relacionado con la idea original tiene una presión gigantesca, hecho que a veces puede superar al artista elegido para la obra.

En este caso, la presión a la que han sido sometidos Tom King al guion, Jorge Fornés al dibujo y Dave Stewart al color ha sido enorme. Gigantesca. Sobre todo porque dentro del universo Watchmen, Rorschach es sin duda uno de los personajes más queridos o, directamente, el que más seguidores y fans tiene. Por cierto, para mayor información de este y otros personajes de la obra de Moore, muy pronto revisitaremos la obra original y la reseñaremos en esta sección.

roschach3.jpg

Volviendo a este focus, aquí encontraremos una historia de género noir con todos los elementos que han hecho grandes a este tipo de relatos. Tom King, como es habitual en él, nos ofrecerá una sólida y compleja historia de detectives, conspiraciones, política, superhéroes y viajes introspectivos dentro de la mente de cada uno de los protagonistas. Lo hará sin miedo al peso del universo Watchmen. Con mucha personalidad y esencia. Eso sí, hay truco. Este Rorschach tiene la esencia del personaje original, pero, importante, no es el personaje original.

Enseguida vamos con la explicación a lo dicho anteriormente, pero antes vamos con el apartado técnico de esta edición Focus centrada en Jorge que nos ofrece ECC: guion de Tom King, dibujo de Jorge Fornés, color de Dave Stewart, contiene Rorschach núms. 1-12 USA, editorial ECC, 320 páginas, tapa dura y un precio de 36,50 euros.

Vamos con la reseña

Un gran guion llevado a la excelencia por el dibujo de Jorge Fornés

¿Qué quería decir antes con que esta historia tiene la esencia de Rorschach, pero no tiene al Rorschach original? Básicamente que en esta obra no veremos al bueno de Walter Joseph Kovacs. Sí, ya lo sé, lo pone en el título y mucha gente dirá que eso es engañar al lector, pero ni mucho menos esa es la intención de nadie. Ni de los autores ni de las editoriales ni de nadie en absoluto. Aquí no se engaña a nadie, porque Rorschach está, de forma indirecta, muy presente en la obra y cualquier admirador de la esencia del personaje no saldrá defraudado de esta lectura.

roschach.jpg

También he escuchado por ahí que esta historia podría contarse perfectamente fuera del universo Watchmen y que se usa el gancho de la obra original para atraer lectores. No estoy de acuerdo. De hecho, de las cosas que más me han gustado de esta obra de King y Fornés es que la figura del Rorschach original se siente en cada página y en cada viñeta. No en vano, el genio de Fornés nos cuela muchas veces el rostro enmascarado del personaje con todo tipo de composiciones. No está Rorschach, pero su presencia se siente en todo momento. Al igual que la presencia del universo Watchmen. ¿Podría contarse esta historia sin esa referencia? Se podría, sí, pero ni mucho menos alcanzaría el misticismo que la envuelve. Por todo eso, esa teoría que critica levemente lo que han hecho los autores, para mí, no es contundente ni acertada.

Volviendo a la historia pura y dura, ¿qué nos trae este Rorschach? Sin desvelar demasiado del argumento, nada más comenzar nos vamos a encontrar con un mitin político del rival para las próximas elecciones del actual presidente. Un presidente, por cierto, que, made in Watchmen, es el actor Robert Redford. En este caso, su rival está dando un mitin dentro de su campaña y en el recinto, en las pasarelas de la parte alta, dos personas son abatidas a tiros. Una de ellas es una chica vestida de vaquera y la otra es una persona disfrazada de Rorschach. Todo hace indicar que su idea era atentar contra la vida del nuevo aspirante al trono norteamericano, pero aquí hay mucha tela que cortar y Tom King se os va a meter en la cabeza de inmediato. A partir de estas muertes se abre una investigación y el equipo de trabajo del nuevo candidato a la presidencia de los Estados Unidos contratará los servicios de un detective que será el encargado de averiguar si los dos muertos iban por su cuenta, estaban contratados para atentar contra el rival de Redford o si estaban relacionados con el Rorschach original. Eso es a grandes rasgos y sin spoilers, la esencia de este cómic.

Ya de partida tenemos una investigación abierta que pone firme al lector y le invita a entrar en un mundo repleto de misterio, conspiraciones, paranoia, ideales y juegos mentales. Ahí Tom King se maneja a la perfección y va reconstruyendo todos los pasos dados por los supuestos terroristas mientras el detective va atando cabos siguiendo su rastro. El uso de los flashbacks mezclados con el presente es descomunal narrativamente hablando. Son espectaculares esas escenas, presentes y pasadas, que van situando a los personajes en los mismos escenarios, pero en diferentes momentos. Ahí, por supuesto, se hace colosal el dibujo de Jorge Fornés que, ayudado por el color de Dave Stewart, nos lleva de la mano durante toda la investigación. Os dejo un ejemplo de estos ‘viajes temporales’ diferenciados con el color de Dave:

roschach4.jpg

Con el paso del tiempo, King irá enlazando los pensamientos y sucesos que han vivido tanto el detective como el nuevo Rorschach, Laura (la vaquera) y sus ayudantes secundarios. Iremos viendo lo que hicieron estos últimos antes de su muerte. Sus razones, planes y evoluciones vitales. Y también veremos el modo de actuar de nuestro personaje principal quitando todos los nudos que hay en el argumento con sumo cuidado y detalle. Atención, hablamos de muchos nudos. Estamos ante una obra noir muy madura, muy adulta y muy densa. Ojo, densa no quiere decir aburrida. Ni muchísimo menos. Un servidor empezó esta obra de noche y no pudo irse a dormir hasta que no la terminó por completo. King me agarró por los brazos y Fornés me metió directamente en el cómic para no quitar los ojos del mismo hasta que no lo terminase. ¿Las 3 de la mañana? ¿Y? ¡No te puedes ir a dormir con una obra así! Hurm

Por otro lado, aparte del toque clásico y con patillas de la época, los personajes son una delicia. Su construcción, pausada y pormenorizada, te atrapa. Tanto el detective, que habla lo justo y necesario con un lenguaje no verbal espectacular, como Rorschach y Laura, logran que el lector se ponga en el lugar del investigador para interpretar las pistas que King nos ofrece y sobre todo para averiguar el porqué vital de cada uno de ellos. Pistas que dan lugar a teorías. Teorías que darán lugar después a muchas interpretaciones de lo que ha pasado de verdad en la historia y de lo que tú como lector crees que es real o no. En conclusión, la típica obra que te hará pensar en ella horas y días después de haberla terminado. Leer, leer, leer y volver a leer.

Por último, no quiero pasar por alto ni un solo calificativo positivo hacia el trabajo de Jorge Fornés. Con todo el respeto para King y también para el maravilloso color de Stewart, lo que hace Jorge aquí es pasarse el ‘juego’. Se come la obra él solo. Fornés nació para este tipo de obras y este tipo de obras nacieron para ser dibujadas por él. Todo lo que hace es espectacular, tanto en planos largos como medios y cortos, enfoques, perspectivas, gestos, miradas que dan más información que cualquier texto, detalles... es alucinante la forma que tiene Jorge de cuidar los detalles de cada escenario. Convierte una simple habitación en un trabajo excelso en el que nada está ahí por azar. Estamos sin duda ante una de las obras de los últimos años a nivel de dibujo y ante, quizá, lo mejor que ha hecho Jorge hasta la fecha. Él mismo ha reconocido que aquí ha tenido libertad y manga ancha para crear y se nota que ha trabajado con esa sensación de poder y fuerza que todo artista necesita. Va más allá de la matrícula de honor y no me extraña que ECC haya hecho un Focus enfocado en Jorge, porque sin duda esta obra le tiene a él por encima del resto.

Os dejo... iba a decir ejemplos, pero os dejo arte en viñetas:

roschach5.jpg
rosrchach3.jpg

Conclusión: un win win de manual incluso para aquellos que no han leído Watchmen. Sí, incluso para ellos, porque además se verán obligados a acercarse al material original después de haber devorado este tomo. Soberbio King al guion. Fornés se ha pasado el juego junto al color de Stewart. En cuanto a la edición, esta recopilación es muy buena para no perderse en el "grapa a grapa" ya que en su momento ir número a número con un argumento tan denso y elaborado hacía que la memoria de mucha gente olvidase detalles importantes. Esta obra se disfruta más leyendo todas las grapas de golpe o con este tomo de recopilación. Solo un pero de este Focus: no hay separación entre grapas y eso hace que se pierda el efecto del cliffhanger al llegar al final de las mismas. Eso sí, un pero muy muy pequeño. Si gustan, disfruten de la lectura.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios