Menú

Somos Probetus: el maravilloso cómic español que da visibilidad al síndrome de Down

César Verdúguez emociona tanto en guion como en dibujo con un cómic que es un canto a las ganas de vivir.

César Verdúguez emociona tanto en guion como en dibujo con un cómic que es un canto a las ganas de vivir.
Somos Probetus: el maravilloso cómic español que da visibilidad al síndrome de Down | David Vinuesa

El mundo del cómic. ¡Qué maravilloso es el mundo del cómic! ¿Por qué empiezo con esta emoción? Porque agradezco, cada vez más, las sorpresas agradables que me da este medio y la oportunidad de poder divulgar obras como esta que traigo hoy a nuestra sección de Libertad Digital. Además me hace especial ilusión porque en este caso hablamos de un cómic muy nuestro. Una obra firmada en guion y dibujo por el español César Verdúguez y publicada y editada por Cartem Comics.

Somos Probetus. Menuda sorpresa para bien que me he llevado con esta obra de César que no solo es un canto a la vida y al género de la ciencia ficción sino que también da visibilidad al síndrome de Down con un protagonista que te enamora desde el minuto 1, Sirbino Probetus. Una obra que Cartem no podía dejar escapar para su serie ‘Spanish Bombs’ y que nos llega con un formato horizontal, acertado para sacar el mejor partido al aspecto visual del trabajo de Verdúguez.

somosprobetus1.jpg

Antes de entrar en materia, vamos con el apartado técnico: guion y dibujo de César Verdúguez, editorial Cartem Comics, 216 páginas, formato horizontal, tapa dura y un precio de 29,95 euros.

Vamos con la reseña

Ciencia ficción y guiños a la cultura pop en una historia con mucho corazón

Somos Probetus nos trae la historia de un científico llamado Fermín que está esperando el nacimiento de su primer hijo junto a su mujer y que además tiene entre manos un experimento que le podría permitir viajar a través del tiempo. Justo en ese momento su mujer se entera de que el hijo que esperan tiene síndrome de Down, algo que ni mucho menos les hará perder la ilusión por la futura paternidad. Eso sí, todo se tuerce cuando Fermín, en plena prueba de su máquina temporal, es empujado por una figura desconocida que le hace perderse al otro lado del tiempo y el espacio. 28 años después de su desaparición, su hijo Sirbino habrá cogido el testigo de su padre y será uno de los científicos más importantes de su generación. Él sí logrará viajar por el tiempo como en su día intentó Fermín y a partir de ahí se iniciará una aventura maravillosa a través del tiempo.

somosprobetus2.jpg

La narrativa de César se podría dividir en tres actos bien marcados. En el primero tendremos la presentación de personajes y la desaparición de Fermín. En la segunda viajaremos por el tiempo con Sirbino y en la última entraremos en la fase final donde el hijo, villano y aliados de por medio, intentará salvar al padre de su prisión intertemporal. En todas estas fases, Sirbino se ganará nuestro corazón en todo momento y junto a él, al más puro estilo Star Wars, encontraremos un robot simpático y bonachón cuyo principal cometido es que su hacedor no se pierda por el tiempo y que no se meta en líos. Misión, por supuesto, imposible, porque Sirbino no solo es un genio de la ciencia sino también un aventurero nato.

Con Sirbino viajaremos al Viejo Oeste, al Toledo medieval, a Roma y también a la era de los dinosaurios mientras conocemos a ‘secundarios’ de lujo como el Zorro, Espartaco o Juan de Borgoña. Y la cosa no queda ahí porque César añade a la ecuación homenajes a series, películas o grupos de música que aparecen durante todo el cómic y que te harán esbozar una sonrisa cada vez que los veas. Algunos son más evidentes que otros, como por ejemplo que el coche de nuestro protagonista sea el maravilloso DeLorean de Regreso al Futuro. Solo con eso, César me tenía ganado, pero va más allá con Jurassic Park o Star Wars, series como Dragon Ball Z y Breaking Bad, y grupos como AC DC o los Sex Pistols. Todo ello al servicio de la ciencia ficción. Una combinación perfecta que se une a una narrativa fluida, una historia entretenida sin bajadas de ritmo y una normalidad pedagógica a la hora de tratar, sin prejuicios, a una persona con síndrome de Down.

Os dejo varios ejemplos del dibujo de César:

somosprobetus3.jpg
somosprobetus.jpg

Por último y como conclusión también me gustaría destacar que Somos Probetus es de esos cómics que no tienen edad. Se adapta a todo tipo de lector, tanto por su guion, repleto de referencias para los adultos, como por su facilidad para encandilar a los más pequeños de la casa. Disfrutable en todos los sentidos y perfecto para leerlo en varias etapas de tu vida. No todas las obras se adaptan a eso y esta lo hace. Como esas películas de Disney o Pixar que ves de pequeño y años después te hacen rememorar momentos de felicidad. De hecho sería una gran película. Por cierto, para rematar, el prólogo lo firma un tal Paco Roca. Casi nada. Si gustan, disfruten de la lectura.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso