Menú

La carretera: de la mítica novela ganadora del Pulitzer al cómic de Manu Larcenet

Manu Larcenet adapta al cómic la famosa novela firmada en 2006 por Cormac McCarthy.

Manu Larcenet adapta al cómic la famosa novela firmada en 2006 por Cormac McCarthy.
La carretera: de la mítica novela ganadora del Pulitzer al cómic de Manu Larcenet | David Vinuesa

En 2006 nació de la mente del novelista norteamericano Cormac McCarthy, The Road, en español ‘La carretera". Esta novela de carácter postapocalíptico muy marcada dentro del género de ficción dramática fue un auténtico boom literario que tuvo su punto álgido cuando fue galardonada con el premio Pulitzer un año después, en 2007. A partir de ahí, película en el año 2009 protagonizada por Viggo Mortensen y más adaptaciones, entre ellas la que hoy os traemos a esta sección, el cómic firmado por Manu Larcenet que edita Norma Editorial.

img-20240515-131259.jpg

Antes de continuar con la reseña, vamos con el apartado técnico del cómic: guion y dibujo de Manu Larcenet, cartoné tapa dura, tamaño 24,5 x 30,5, 160 páginas y un precio de 29,50 euros.

Vamos con la reseña

El amor de un padre a través del horror

No vas a pasar un buen rato leyendo este cómic. De hecho si eres padre o madre vas a sufrir muchísimo con todo lo que vas a ver en esta obra. Esto no es un aviso para que no leas el cómic, todo lo contrario, sino una advertencia de que el contenido del mismo es tan magistral como duro. La obra de Cormac McCarthy/Manu Larcenet es un ejercicio de supervivencia extremo entre un padre y su hijo que, buscándose la vida en la carretera, deben evitar, día a día, que la muerte les acoja en su seno.

La obra nos sitúa en un futuro postapocalíptico donde la ceniza cubre el mundo y donde la vida se divide entre personas que luchan por sobrevivir y clanes que quieren dominar a los restantes supervivientes a través del asesinato, el pillaje e incluso el canibalismo. En ese contexto, un padre y su hijo pequeño atraviesan Estados Unidos por carretera con un carro donde llevan las pocas pertenencias y alimentos que encuentran por el camino. El niño, víctima de un presente desolador, aún mantiene la inocencia propia de su edad mientras que el padre, conocedor de la poca esperanza que queda en el mundo, ofrece la visión más fatalista y realista de lo que está sucediendo. En sus mentes, el recuerdo de su madre, la cual tuvo un final que, como el resto de la obra, fue desolador. A partir de ahí, cada día incorporarán la supervivencia extrema a la rutina y el único objetivo de ambos es seguir juntos y seguir vivos.

img-20240515-131334-edit-45150689215506.jpg

La carretera es una obra durísima. Una obra tremendamente ambiental cuyo tono y ritmo están acordes con la desesperanza que se quiere transmitir. Larcenet, un genio capaz de adaptarse a todo tipo de géneros y tonos, hace aquí un magistral trabajo con una sucesión de viñetas grises y desoladoras, la mayoría sin diálogos, que sumergen al lector desde el minuto 1 en un mundo en el que no quieres vivir. Un mundo en el que te preguntas constantemente si estando tú en esa posición cogerías la pistola que tiene el padre y mandarías todo al garete para no seguir sufriendo.

La realidad es que como lector te incomoda estar ahí junto a este padre y este hijo que no tienen casi nada a lo que agarrarse salvo a ellos mismos. Además, la obra te golpea con sus diálogos. Los justos y necesarios. Te noquea con esas preguntas inocentes del niño, como por ejemplo cuando le llega a decir a su padre si este le está mintiendo cuando le dice que no van a morir. Y eso lo logra Larcenet con movimientos narrativos en los que puedes estar varias páginas con el silencio más absoluto y que este se rompa con una frase demoledora. Eso es una genialidad. Dura, sí, pero una genialidad.

Por otro lado, Larcenet logra que tengas un miedo constante a cosas que ves y a otras que solo intuyes, como por ejemplo las actividades de canibalismo y salvajismo que practican los clanes de la historia. Por supuesto que se muestran imágenes de gran violencia y dramatismo, sin embargo, lo que da más miedo es lo que te imaginas que ocurre. La obra no esconde demasiado. Es tan contundente y fuerte como debe ser una historia así y por ese atrevimiento seguramente se haya llevado tantos elogios y premios. Cormac McCarthy fue hasta el final con su idea y no la endulzó de ninguna manera, algo con lo que Larcenet no ha querido ser menos. Por eso estamos ante una gran adaptación.

Por último, a nivel de dibujo, ausencia total de luz salvo en momentos puntuales. Los colores fríos y sin vida predominan y se te congela la sangre cada vez que ves el estado físico del padre y de su hijo, consumidos por el hambre y el frío. No puedo transmitiros todo lo que se siente con fotografías, pero aquí os dejo dos ejemplos:

img-20240515-131318.jpg
img-20240515-131309-edit-45159516663942.jpg

Conclusión: una enorme adaptación que no reduce en ningún momento la dureza y crueldad de la obra de Cormac McCarthy. Larcenet demuestra de nuevo que es capaz de navegar entre géneros con una facilidad que asusta. Su dibujo te consume por dentro y sus juegos narrativos son de masterclass. A nivel de edición, Norma Editorial vuelve a demostrar por qué es referente en este tipo de contenido. No solo por lo que elige para editar sino por cómo lo edita. Cómic recomendado no solo para amantes del medio sino para aquellos que disfrutan de las novelas de este género. Si gustan, disfruten de la lectura.​

Temas

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro