Menú

Se expone por primera vez en España la 'Tavola Lucana', el verdadero autorretrato de Da Vinci

Es la pieza central de "Leonardo da Vinci: los rostros del genio", una exposición que conmemora el V centenario de su muerte. 

0
'Leonardo da Vinci: los rostros del genio', la exposición, en Madrid

Fue encontrado en 2008 en una colección privada en Salerno, al sur de Italia. Un año más tarde, el historiador Nicola Barbatelli reveló al mundo su autoría. Desde entonces, la Tavola Lucana se ha convertido en un cuadro icónico que ha recorrido las galerías internacionales más importantes porque es, dicen los expertos, el único y verdadero autorretrato de Leonardo Da Vinci.

Coincidiendo con el V Centenario del fallecimiento del artista renacentista, por primera vez se muestra en España la Tavola Lucana en el marco de la exposición "Leonardo da Vinci. Los rostros del genio", un espacio comisariado por Christian Gálvez enclavado en el madrileño Palacio de las Alhajas. "Es al 99,9% un cuadro de Da Vinci, así lo atestiguan las pruebas", aseguró Gálvez, miembro del proyecto internacional Leonardo DNA Project.

La Tavola Lucana ha sido examinada desde distintos campos para verificar que fue pintada por el genio renacentista. Las pruebas de carbono 14 permitieron fechar el panel de madera de álamo entre 1475 y 1515. Se encontró una huella digital parcial compatible con la del propio Leonardo. Además, en el reverso de la tela fue escrita la frase "Pinxit mea" y su caligrafía es la misma que la del Códice Atlántico, de Leonardo. Para leerlo correctamente hace falta un espejo pues está escrito al revés, una técnica que le encantaba al florentino.

Christian Gálvez ha corrido con los gastos de la exposición y donará el sueldo del comisariado a FEDER, asociación de la que es embajador. "Tengo dos trabajos: hacer roscos y hablar de Leonardo da Vinci. Los dos me hacen mejor profesional y mejor persona y por encima de todas las cosas me hacen feliz", aseguró el presentador. "Da Vinci, desde niño y hasta su muerte, no dejó de preguntarse por qué y para qué. Quiero poner a Leonardo el pantalón vaquero y que pasemos de considerarlo un genio para mostrar su lado humano, con sus fracasos, que fueron muchísimo, y sus triunfos", añadió.

La exposición recorre los distintos rostros del artista del Renacimiento, para mostrar su cara de aprendiz, de maestro, de fracasado y de carne y hueso. Para ello, se vale de réplicas de sus obras, grabados que formaron parte de distintos libros publicados a lo largo de la historia sobre su vida y su obra y ejemplos de realidad virtual y mixta.

Espíritu libre

"Desde el primer momento podemos ver cómo fue un ejemplo de transversalidad de conocimientos", explicó Gálvez, gran entusiasta del Renacimiento. Leonardo era pintor, inventor, científico, filósofo y un largo etcétera que no fue entendido en su época. "Demostró demasiadas cosas que todavía no eran dignas de ser respetadas", indicó el comisario.

GinebradeBenci.jpg

Uno de los aspectos que lo diferenció del resto de artistas del Renacimiento fue "que hacía lo que le daba la gana", según Gálvez. Cuando le encargan el retrato de la mujer –refiriéndose al retrato Ginebra de Benci que custodia Galería Nacional de Arte de Washington– cambia el paradigma del arte femenino. A pesar de que a partir de este retrato todos los artistas empiezan a emularle, Da Vinci genera un conflicto. Su máximo acierto se convierte en su máximo fracaso. Gracias a, o por culpa de, este retrato, no lo llaman para pintar la Capilla Sixtina. Leonardo no pinta lo que le piden, pinta lo que le da la gana".

Su espíritu libre se vuelve a ver cuando en Milán le encargan La virgen de la rocas. "Hace una escena que solo aparece en los evangelios apócrifos y se ve obligado a repetirlo siguiendo la iconografía cristiana".

"Leonardo prostituye su ideología"

El comisario de la muestra incidió en las sombras de artista. "Siempre se consideró un tipo pacifista pero no dudó en venderse como ingeniero militar a los Sforza y luego a los Borgia. Hay que entender al humano y su psicología. Sus principales defectos fueron ser un mercenario, no cumplir con la palabra escrita y no cumplir con la palabra ‘honor’. Son defectos fruto de una época".

La exposición muestra además los rostros de quienes acompañaron al genio y los posibles rostros del propio Leonardo, un asunto polémico pues desde 1519 hasta el siglo XIX se ha ilustrado con los mismos rasgos que a Platón. De esta manera, pueden verse algunos de los grabados aparecidos en distintos libros sobre la vida y obra de Da Vinci. Según Gálvez, su rostro real es el de la Tavola Lucana.

Los Códices Madrid I y II

Tratado-estatica-mechanica-2.jpg

"Leonardo da Vinci: los rostros del genio" cuenta, sin embargo, con dos sedes. La Biblioteca Nacional de España ha abierto su vestíbulo como espacio expositivo para que el visitante pueda ver reconstrucciones de máquinas presentes en los Códices Madrid I y Madrid II, dos de las grandes joyas de la BNE, así como la réplica de uno de los principales proyectos que Leonardo acometió: el enorme caballo diseñado para Ludovico Sforza.

Tratado-estatica-mechanica-3.jpg

Los Códices Madrid son dos manuscritos excepcionales del ilustre florentino, tanto por su contenido como por su datación, ya que son obras compuestas en la madurez. Ambas circunstancias confieren un valor singular a las dos piezas. El Códice Madrid I es un tratado técnico que contiene una selección de sus principales logros científicos y artísticos. El Códice Madrid II es un cuaderno de trabajo en el que va anotando toda clase de asuntos. En esas páginas desarrolla, entre otras cosas, la problemática del vuelo artificial pilotado, un inventario de los libros que deja en Florencia en torno al año 1504 o expresa un deseo amoroso no correspondido. "Para proteger su integridad, los Códice Madrid estarán expuestos menos de un mes. Después, serán sustituidos por facsímiles", aclaró Ana Santos, la directora de la institución.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios