Menú

La desigualdad en las fases afecta a la reapertura de los museos

De los grandes museos españoles solo uno, el Centro Botín de Santander, ha vuelto hoy a la normalidad. El resto apunta a la primera semana de junio.

0
De los grandes museos españoles solo uno, el Centro Botín de Santander, ha vuelto hoy a la normalidad. El resto apunta a la primera semana de junio.
Centro Botín de Santander | Enrico Cano

El mundo del arte comienza a despertar tímidamente del confinamiento: algunas galerías reabrieron desde ayer con cita previa y, de los grandes museos españoles, solo uno, el Centro Botín de Santander, ha vuelto hoy a la "normalidad", con una visita adaptada a las nuevas medidas de seguridad.

La desigual desescalada que comienza hoy en territorio nacional se refleja también en el mundo del arte. Madrid y Barcelona, que agrupan a los principales actores del sector, no ha pasado a la fase 1, que prevé la apertura de los museos con un aforo reducido a un tercio, pero las galerías están consideradas como pequeño comercio y pueden abrir en fase 0, con cita previa y si tienen menos de 400 metros cuadrados.

Entre las galerías que hoy abren con cita previa se encuentran la Malborough de Barcelona, con la exposición "Jacques Lipchitz. Los años de París", y mañana martes lo hará Joan Prats con una propuesta de Chema Madoz. En Madrid han anunciado su apertura Juan Silio, con una propuesta de Cristina Campo, Lucía Mendoza, que abre mañana con "Eros" de Stefano Bonacci, y Guillermo de Osma, que abre solo para atender a compradores.

Otras han decidido esperar. Es el caso de Elvira González en Madrid, que abrirá cuando llegue la fase 1, con una muestra de escultura de Juan, o la sede de la Malborugh en la capital, que todavía no tiene fecha de apertura decidida. El Consorcio de Galerías de Arte, que agrupa a medio centenar de espacios de todo el territorio nacional, ha enviado una misiva a socios, artistas y coleccionistas bajo el lema "Estamos de Vuelta".

"Los galeristas no hemos parado durante estos días, sino que, conscientes de la importancia histórica de este momento, hemos mantenido nuestra labor de apoyo y de estímulo a la creación", señala el consorcio en su manifiesto, en el que anima a los aficionados al arte a que vuelvan: "Os esperamos con más ganas e ilusión que nunca". La asociación de galeristas reconoce que las épocas de crisis son "muy estimulantes" para el arte, pero también que el parón generado por la crisis sanitaria les ha afectado.

El periodo de confinamiento ha afectado especialmente a las galerías, que se encontraban en plena temporada una semana después de ARCO. Por eso, animan a los aficionados al arte a que les visiten: "Todo este trabajo, tanto el de los artistas como el nuestro desde las galerías, no sirve de nada sin vosotros", reivindican. "Si el papel del artista es el de proporcionarnos color en tiempos oscuros, hoy más que nunca el arte es necesario", añaden.

Respecto a los museos, el Triángulo del Arte en Madrid, formado por los tres grandes museos estatales, el Prado, el Thyssen y el Reina Sofía ya aseguraron la misma semana que el Gobierno anunció el plan de desescalada, que aunque Madrid hubiera llegado hoy a la fase 1, sus puertas no se hubieran abierto, para priorizar la seguridad de trabajadores y visitantes. La fecha, como la del resto de museos dependientes del Ministerio de Cultura, todavía está pendiente de fijar y dependerá de las condiciones sanitarias, aunque algunos apuntan a la primera semana de junio.

Lo mismo ha sucedido con los grandes museos de Barcelona, como el MNAC o el Macba, y los de Málaga -ambas provincias en fase 0-, que permanecerán cerrados. País Vasco, pese a pasar a fase 1, ha decidido ser más restrictivo y no permitirá la apertura de sus grandes espacios expositivos, como el Museo Guggenheim o el Chillida Leku.

El Centro Botín de Santander será el primer gran centro de arte español que abre sus puertas hoy —habitualmente cierra los lunes—. El Ministerio de Sanidad ya ha regulado las condiciones en que se tendrán que realizar las futuras visitas: se prohíbe el uso de la consigna, los folletos de mano, las audioguías, y el uso del ascensor estará limitado a casos estrictamente necesarios.

Los visitantes deberán mantener la distancia de seguridad de dos metros, y las visitas deberán ser individuales o en grupo para personas que convivan en el mismo domicilio. Además, se primará la venta de entradas en línea y el pago con tarjeta y se distribuirán dispensadores de solución hidroalcohólica para los visitantes, entre otras medidas.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios