Menú

El surrealismo aupado por las máquinas

La Fundación Canal presenta la exposición Surrealismos: la era de las máquinas, que se articula en torno a cuatro figuras precursoras y representativas del diálogo entre el arte y la máquina: Alfred Stieglitz, Francis Picabia, Man Ray y Marcel Duchamp. Artistas que trasgreden con lo establecido y hacen del objeto industrial seriado, fruto de la máquina, una propuesta artística.

Retrato de Alfred Stieglitz
1 / 14

Retrato de Alfred Stieglitz

La exposición Surrealismos. La era de la máquina  transporta al visitante a los albores del siglo XX, un tiempo marcado por la devastación tras la Primera Guerra Mundial. Las obras escogidas desvelan la influencia que la máquina ejerció sobre el movimiento Dadá y el surrealismo. | Imagen: Francis Picabia. Revista 291, núm. 5-6. En portada: retrato de Alfred Stieglitz por Francis Picabia. Julio y agosto 1915. Comitè Picabia, París. © Francis Picabia, VEGAP, Madrid, 2024

Luz de sol y sombras – Paula
2 / 14

Luz de sol y sombras – Paula

La cámara fotográfica y la fotografía misma comenzaron a ser reconocidas como medios de expresión artística, gracias al trabajo del visionario Alfred Stieglitz. | Imagen: Alfred Stieglitz. Luz de sol y sombras – Paula. 1889. De Portfolio Commemorativo Stieglitz. Twice a Year Press, Nueva York, 1947. Offset litográfico. Colección Juan Naranjo Galería de Arte y Documentos, Barcelona. © Georgia O'Keeffe Museum / VEGAP

El entrepuente
3 / 14

El entrepuente

Los artistas reflejan la transformación de la sociedad moderna al transgredir los límites del arte tradicional y experimentar con la tecnología de su tiempo. | Imagen: Alfred Stieglitz. El entrepuente, 1907. De Portfolio Commemorativo Stieglitz. Twice a Year Press, Nueva York, 1947. Offset litográfico. Colección Juan Naranjo Galería de Arte y Documentos, Barcelona. © Georgia O'Keeffe Museum / VEGAP

Nueva York
4 / 14

Nueva York

Los artistas seleccionados para esta exposición reflejan la transformación de la sociedad al transgredir los límites del arte tradicional. | Imagen: Man Ray. Nueva York 17. Concebido en 1917. Fundido en 1966. Plata Maciza. Colección Marion Meyer. Association Man Ray, París. © Man Ray 2015 Trust / VEGAP, 2024. Fotografía de obra: © Marc Domage, Cortesía de Association Internationale Man Ray París

Me da igual
5 / 14

Me da igual

Los dadaístas “crearon obras que fusionaban elementos de maquinaria, materiales industriales y fragmentos, creando collages abstractos que simbolizaban la sociedad fracturada de la época”. | Imagen: Francis Picacia. Ça m'est égal (Me da igual), 1947. Óleo sobre lienzo. Colección particular. © Francis Picabia, VEGAP, Madrid, 2024

Los amantes
6 / 14

Los amantes

El encuentro de artistas “rebeldes” exiliados en Nueva York, como Marcel Duchamp o Francis Picabia, se les une el americano Man Ray. “El objeto industrial seriado, fruto de la máquina, aparece por vez primera en la historia del arte, para quedarse definitivamente", destaca la comisaria de la exposición. | Imagen: Man Ray. A la hora del observatorio / Los amantes, 1934 / 1967. Litografía. Colección Marion Meyer. Association Man Ray, París. © Man Ray 2015 Trust / VEGAP, 2024. Fotografía de obra: © Marc Domage, Cortesía de Association Internationale Man Ray París

La oración
7 / 14

La oración

La comisaria, Pilar Parcerisas, destacó durante la presentación de la muestra que "el surrealismo descubre el cuerpo como máquina, que elabora sueños, que genera el deseo erótico y desvela la fuerza del inconsciente y la irracionalidad como fuerza creativa". | Imagen: Man Ray. La Prière (La oración), 1930. Fotografía sobre tela sensibilizada. Copia de 1971. Colección Marion Meyer. Association Man Ray, París. © Man Ray 2015 Trust / VEGAP, 2024. Fotografía de obra: © Grégory Copitet-Enseigne des Oudin, Paris

Pensamientos negros
8 / 14

Pensamientos negros

La exposición contiene más de 100 obras, procedentes de colecciones nacionales e internacionales. Incluye fotografía, pintura, escultura, grabados, dibujos, revistas o libros. | Imagen: Francis Picabia. Pensamientos negros, 1918. Tinta sobre papel. Colección Marion Meyer. Association Man Ray, París. © Francis Picabia, VEGAP, Madrid, 2024. Fotografía de obra: © Marc Domage. Cortesía de Association Internationale Man Ray Paris

La fortuna II
9 / 14

La fortuna II

El recorrido y las obras seleccionadas testimonian la explosión creativa que marcó el inicio del siglo XX en Nueva York. | Imagen: Man Ray. La fortuna II, 1946 / 1973. Madera, metal, cartón y papel higiénico. Colección Galerie Hummel, Viena. © Man Ray 2015 Trust / VEGAP, 2024

Relieves de rotor
10 / 14

Relieves de rotor

La exposición puede disfrutarse hasta el 21 de abril de 2024 en la  Fundación Canal Isabel II (Sala Mateo Inurria 2 - Madrid). | Imagen: Marcel Duchamp. Rotoreliefs (Relieves de rotor). Discos ópticos. Concebidos en 1935. Ejemplar de 1965. 6 discos impresos en doble carasobre un eje giratorio para discos inserto en una caja de madera recubierta de terciopelo negro. Colección Marion Meyer. Association Internationale Man Ray, París. © Man Ray 2015 Trust / VEGAP, 2024

Phosphate
11 / 14

Phosphate

Francis Picabia. Phosphate. Encarte impreso en Littérature. Nouvelle série nº 6. París, noviembre 1922. Colección particular. © Francis Picabia, VEGAP, Madrid, 2023

Peligro / Lo imposible
12 / 14

Peligro / Lo imposible

Man Ray. Peligro / Lo imposible. Concebido en 1920. Ejemplar de 1969. Serigrafía en plexiglass. Ernst Ploil, Viena. © Man Ray 2015 Trust / VEGAP, 2024

Retorno espejado
13 / 14

Retorno espejado

Marcel Duchamp. Una grifería original y revolucionaria: retorno espejado. 1964. Aguafuerte. Colección particular". © Association Marcel Duchamp / VEGAP, 2024. Fotografía de obra: © Marc Domage, Cortesía de Association Internationale Man Ray París

Marcel Duchamp jugando al ajedrez con Eva Babiz
14 / 14

Marcel Duchamp jugando al ajedrez con Eva Babiz

Julian Wasser. Marcel Duchamp jugando al ajedrez con Eva Babiz en su primera retrospectiva en el Pasadena Art Museum. Octubre 1963. Gelatina de plata. Copia de época. Colección Galerie Hummel, Viena. © Julian Wasser

Recomendamos

0
comentarios