Menú
Juan Manuel González

Los otros estrenos: 'El hombre de al lado', 'La prima cosa bella'

0

Unas últimas recomendaciones –o advertencias, allá cada uno- en relación a los estrenos del viernes pasado.

Por un lado, se estrenó El hombre de al lado, una película argentina nominada al Goya en la categoría de mejor película de habla hispana –premio que al final se llevó la peruana La vida de los peces-. La película de Gastón Duprat y Mariano Cohn se basa en una premisa tan minimalista como estimulante: Leonardo, un prestigioso y elitista diseñador que vive en la única casa construida por Le Corbusier en Buenos Aires, ve con frustración y creciente ira cómo su vecino, un hosco vendedor de clase trabajadora, compra la casa de enfrente y abre una ventana justo frente a su habitación.

Pese a abordar desde la óptica de una comedia negra -negrísima- y no del thriller el tema de la ventana y la pérdida de privacidad que conlleva para el protagonista, la película de Duprat y Cohn resulta si cabe más paranoica y cruel que cualquier cinta de suspense al uso. El espectador asiste al desmoronamiento de la vida de Leonardo por culpa de esa premisa extraña y simbólica: la voluntad de su vecino de "atrapar unos rayitos de sol" a través de los ojos de, precisamente, el personaje más antipático y negativo de toda la película, el elitista e insoportable Leonardo.

Con una puesta en escena económica pero de una precisión extrema –Duprat y Cohn resuelven escenas enteras de diálogo en un único y perfecto plano en numerosas ocasiones-, los directores no desperdician el valor simbólico de ese detonante que es la ventana y a la vez ofrecen hilarantes diálogos naturalistas que van desmebocando en una situación extrema. Es en ese momento cuando su tren corre el riesgo de descarrilar, columpiándose entre el chiste, el espanto y cierto afán de –precisamente- elitista trascendencia, que oculta por primera vez el mensaje de la película. El hombre de al lado es, de todas formas, un valioso filme.

La prima cosa bella es bastante distinto en intenciones. Se trata de un exitoso melodrama familiar italiano, que en su país de origen fue merecedor de un buen número de nominaciones a los premios Donatello, obteniendo los de mejor actor, actriz y guión. Producido por Medusa Films, una de las cien mil compañías de Berlusconi, la película de Paolo Virzì cuenta la historia de un arisco hijo y su bellísima madre, ahora una anciana interpretada por Stefania Sandrelli, casi en el lecho de muerte de ella.

Mediante una serie de flashbacks en los que retrocedemos a los años setenta –perfectamente reproducidos gracias a, entre otros, la prestigiosa diseñadora de vestuario Gabriella Pescucci (La Edad de la inocencia, Van Helsing)-, asistimos al germen de esa relación distante entre ese hijo y su bellísima madre, que se gestó nada menos que en un concurso de belleza que aquella ganó...

Con un tono melodramático que oscila entre una relativa contención -siempre con otro italiano, el sobrevalorado Tornatore, como medida de las cosas- y la exhuberancia más típicamente mediterránea, La prima cosa bella es uno de esos filmes capaces de levantar defensas y críticas a partes iguales. Tiene algunas interpretaciones excelentes, como las de la bellísima Micaela Ramazzoti -esposa de Virzì- o Stefania Sandrelli, junto a otras excesivamente afectadas. Su recurso a la nostalgia cinematográfica genera simpatía, y su velada crítica a cierto machismo en la sociedad italiana no resulta nada cargante. La película de Virzì no es más que, ni más ni menos,  una suerte de El hijo de la novia a la italiana, una comedia dramática sobre familias rotas que se resisten a venirse abajo, cuyo tono ligero finalmente gana el pulso a cierta inclinación a la lágrima fácil. Su problema es que el personaje que sirve de guía al espectador, y a través del que descubrimos la figura icónica de la madre protectora, nunca se llega a ganar nuestro afecto, al contrario que aquélla, lo que da al traste con el conflicto. La energía que Virzì inyecta a la película, algo ampulosa pero siempre movida, ayuda a superar esas inclinaciones.

En Cultura

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios