Menú

Miguel Ángel Silvestre se convierte en nazi en 'Alacrán enamorado'

Andrés Arconada ha entrevistado en Es Cine a Miguel Ángel Silvestre con motivo del estreno de Alacrán enamorado

esRadio
0

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Es Cine: Con Miguel Ángel Silvestre Es Cine

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Es Cine: Con Miguel Ángel Silvestre" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×
Andrés Arconada ha entrevistado en Es Cine a Miguel Ángel Silvestre con motivo del estreno de Alacrán enamorado. 
Miguel Ángel Silvestre

El actor interpreta a Luis, un chico de barrio que forma parte de una banda de violentos neonazis. Julián, su amigo en la ficción, está interpretado por Álex González y Solís, el líder de la banda, por Javier Bardem. Cuando Julián comienza a alejarse del grupo movido por una mujer comienzan también los problemas, ya que Luis no está dispuesto a dejar que su amigo se aleje.

Según Miguel Ángel Silvestre, al principio le costó entender a su personaje porque era muy violento pero "hay momentos de la película donde entiendes de dónde viene esa violencia". "Es el trabajo que hemos tenido que hacer para no juzgarlos desde el principio y ver en qué momento ellos también fueron víctimas", decía el actor.

En el caso de Luis, el personaje que interpreta Silvestre, el miedo reside en quedarse solo. El actor, conocido por Sin tetas no hay paraíso, explicaba que "a través de la violencia siente que forma parte de una ideología y se le admira más cuanto más violento es". El personaje de Miguel Ángel Silvestre tiene sentimientos hacia su amigo que van más allá de la amistad, algo que no le permite su ideología y que le genera más violencia. "Llega un momento en que esa violencia se convierte en autodestrucción", explicaba el actor.

Trabajar con Javier Bardem ha sido para Miguel Ángel Silvestre "la última guinda para el proyecto". "Fue un gustazo verle trabajar", decía. Lo que más llamó la atención de Silvestre fue su capacidad de transforma un fallo en algo muy brillante para el personaje. "Hacía cosas muy auténticas, improvisaba para estimularnos, fue un sueño hecho realidad", recordaba el actor. Respecto a su propio trabajo en la película, ha explicado que le ha costado desconectar del personaje: "todos queríamos vivir esto cuando estudiábamos interpretación, vivir con el personaje, no dejarle de lado en ningún momento".

Respecto al teatro ha afirmado no sentirse todavía preparado, "creo que hay que madurar una serie de cosas", decía. Si le llaman de Estados Unidos para hacer alguna película admite que no lo rechazaría, pero cree que es España se está haciendo buen cine. "Hay directores jóvenes con nuevas ideas", decía el actor.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios