Menú

Las mil hazañas de Jason Statham en 'Espías'

El actor coprotagoniza la comedia de acción Espías, uno de los éxitos del verano, ahora en formato doméstico.

0

Jason Statham se ha construido su carrera a puñetazo limpio. Al menos, dentro de sus películas. Pero también debe haber algo de eso fuera. Sus títulos de acción ocupan las carteleras varias veces al año, y lo mismo con los que que aparecen en Video On Demand. Su actividad es tal que es casi imposible abarcar todo su corpus (cinematográfico). ¿Cuántas veces programan sus películas en la televisión en abierto? No digan que pocas, o irá a por ustedes...

Pero sin duda, en lo que al exnadador británico se refiere, este año ha sido el de Espías, una comedia de acción dirigida por Paul Feig (La boda de mi mejor amiga, Cuerpos especiales, y ahora mismo ocupado con la nueva versión de Cazafantasmas que se estrenará en verano) y protagonizado por Melissa McCarthy junto a Rose Byrne, Jude Law y el propio Statham, quien afronta aquí un peculiar cambio de género a la comedia que, en realidad, no le era del todo ajeno.

Una maniobra que, según el propio Statham, no fue una "decisión calculada" pero sí una tomada a causa de Paul Feig, director de Espías y uno de los realizadores de comedia más en forma en el panorama actual. "Me dijo que era un fanático de las películas de acción y que había visto casi todas las que he hecho. Me encontré a mí mismo diciendo: ¿en serio? Tuve que rascarme la cabeza".

Espías, sin embargo, gira en torno a la presencia de Melissa McCarthy. Nominada al Oscar por La boda de mi mejor amiga, precisamente el debut de Feig en el blockbuster cómico, la actriz ha construido una carrera fulgurante con apenas un puñado de filmes que oscilan entre el drama y la comedia. ella sabe lo que está haciendo. Ella dura como una roca. Escúcha cómo se entrega, nadie insulta mejor que ella. Cuando se enfada, se enfada". Imposible darle consejos de lucha.

El secreto está en un delicado equilibrio. "Con Espías no queríamos hacer una parodia -explica Statham-. "Paul dijo que íbamos a hacer algo elegante y sofisticado, no una ridiculización de las películas de espías". Y aquí entró en la ecuación la pasión de Feig por el propio cine de acción: "Quería hacer una película de acción de calidad, pero con un poco de humor en ella. Realmente creíamos lo que estamos haciendo y lo que sale es lo que es realmente divertido", dice en relación a su invencible personaje, una máquina de matar tan exagerada… que acaba resultando un sujeto entrañable.

El método de trabajo de Feig, curtidísimo en la denominada nueva comedia americana, deja mucho espacio a la improvisación de los actores. Lo que siempre arroja dudas sobre qué se ha quedado en la sala de montaje, qué es lo que ha entrado en la versión final, y qué estaba en el guión o se creó en el set. "Un montón de cosas -promete el británico-. "Hicimos una escena de baile luchando en plena pista. Muchas líneas de diálogo alternativas, y un par de pequeñas historias. Lo mejor era esta especie de presentación "post-it" del personaje cada medio minuto es que puedes hacer tres o cuatro películas diferentes. Estoy seguro de que en los extras esas piezas pequeñas que no se usaron van a salir. Hay tantas..."

La pregunta final es inevitable. A tenor de los más de 230 millones amasados en la taquilla mundial de Espías, ¿habrá secuela? "Uno no puede adelantarse tanto, pero me encantaría hacer otra. Nos lo pasamos muy bien".

Espías está disponible en Digital HD el 16 de octubre, y en en DVD y Blu-ray desde el 28 de octubre. Y, efectivamente, Statham tiene razón: el disco de alta definición dispone de carrete secreto de tomas falsas, escenas alternativas eliminadas y otros documentales sobre el rodaje.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios