Menú

El calvario de adoptar en Rusia encoge el corazón a Valladolid

Día intenso en la Seminci con drama islandés, Rams; drama español, La adopción; y drama alemán, Un mundo abandonado.

2
El calvario de adoptar en Rusia encoge el corazón a Valladolid
'La adopción' | Syldavia

Los festivales de cine sirven entre otras cosas para poder disfrutar, a veces sufrir, de filmografías que no suelen tener hueco en la cartelera española. Es el caso de Rams, el valle de los carneros (Hrútar) que se ha presentado en la sección oficial de la Seminci (Semana Internacional de Cine de Valladolid). Una película que ha sido seleccionada por la academia de cine de su país, Islandia, para los Oscar y que fue premiada en el Festival de Cannes con el galardón Un Certain Regard (Una cierta mirada). Y precisamente eso es lo que tiene esta película, mirada.

En Rams, el valle de los carneros no encontrarán una historia trepidante con acción continúa, de hecho la historia es bastante simple: en un solitario valle al norte de Islandia dedicado casi en exclusiva a la crianza de ovejas viven dos hermanos que son vecinos pero que no se hablan desde hace décadas (algo común en Islandia según nos cuenta el director). En la granja de uno de ellos descubren una oveja infectada de una enfermedad mortal y los animales de todo el valle tienen que ser sacrificados, algo dramático para nuestros protagonistas que tienen una conexión especial con sus carneros.

La simpleza argumental sin embargo da paso a una belleza visual y un deleite en el trabajo de los protagonistas por parte de su director, Grímur Hákonarson, que hace que el espectador quede enganchando al hacer silencioso y pausado del granjero. El director ha sabido a la perfección cocer a fuego lento el drama salpicándolo de toques de humor negro para culminar en un final coherente.

El drama de adoptar

Aunque la carga dramática del día se la lleva con creces La adopción, de Daniela Fejerman, en donde la directora cuenta su propia experiencia al adoptar a un niño en Europa del Este. La historia se centra en el calvario de una pareja española (Nora Navas y Francesc Garrido) cuando viajan a un país del este que perfectamente encaja con Rusia o Ucrania para adoptar a un niño. En teoría ya está todo cerrado, pero poco a poco se van dando cuenta de cómo la corrupción invade todo el país y tienen que pagar sobornos hasta al que descarga las maletas en el aeropuerto quedando atrapados en una espiral difícil de salir airoso.

Fantástico trabajo de interpretación de Nora y Francesc, pero muy especialmente el de la actriz catalana en la que llegamos a percibir el sufrimiento de su pasado aunque no salga en la película, todas esas sesiones de fecundación in vitro fracasadas, todas las entrevistas de tercer grado para considerarlos aptos... que hacen que el espectador empatice inmediatamente con ellos. Pero el gran acierto de Fejerman es el no haber caído en el melodrama, de hecho, la película tiene pequeños momentos divertidos que deja respirar un poco.

Si el lunes fue el día oriental con una película iraní, Nahid, y otra palestina, Dégradé, este martes ha sido el día del drama porque no hay dos sin tres. De esta forma la prestigiosa directora alemana Margarethe Von Trotta ha presentado Un mundo abandonado (Die abhandene Welt) en el que aborda el interesante fenómeno del Doppelgänger (doble andante) envuelto en un drama familiar con secretos incluidos.

Paul Kromberger (Matthias Habich) descubre por casualidad en internet la foto de una cantante de ópera idéntica a su recientemente fallecida esposa Evelyn. Paul pide a su hija Sophie (Katja Riemann) que viaje a Nueva York para encontrarse la cantante, Caterina Fabiani (Barbara Sukowa) que actúa en la Metropolitan Opera. Caterina recibe a Sophie en su camerino sin que ninguna de las dos sospechen todos los secretos que van a salir a la luz.

Von Trotta reúne por fin en Un mundo abandonado a Katja Riemann y Barbara Sukowa, sus dos actrices favoritas y el gran aliciente de esta película que tiene tintes autobiográficos. A pesar de no estar a la altura de películas anteriores como Las hermanas alemanas, Rosa Luxemburgo o Hannah Arendt (siempre son mujeres las protagonistas de sus historias), hay que reconocerle el saber hacer a esta directora a la que agradecemos no haber caído en la lágrima fácil pese a que no haya sido fácil hablar en cierta manera de los secretos de su familia. Tras el cine oriental y el cine dramático llegan a la Sección Oficial películas de Israel, Bulgaría, Rumaría, Hungría y Canadá.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios