Menú

La noche que las piernas de Marilyn Monroe colapsaron Nueva York

El rodaje de la famosa escena de La tentación vive arriba congregó a miles de fans en las calles de Nueva York.

0
\'La tentación vive arriba\' | Cordon Press

Pasar andando sobre un respiradero del Metro, recibir un vendaval proveniente de las rejillas y pensar automáticamente en Marilyn Monroe es un pack indisoluble. El motivo es una de las escenas más icónicas de la historia del cine, la protagonizada por la rubia eterna con un vestido blanco en la película La tentación vive arriba.

En la película dirigida por Billy Wilder el padre de familia Richard Sherman (Tom Ewell) se ha quedado de Rodríguez, es decir, trabajando en agosto mientras su mujer e hijo disfrutan de la playa. Cuando Richard piensa que va a vivir un tedioso verano en el que se ha propuesto dejar todos los vicios (tabaco, bebida…) a un lado conoce a su vecina de arriba (Marilyn Monroe), una joven ingenua y sexy.

Comienza aquí la trama de esta comedia que lleva a la pareja de vecinos una calurosa noche hasta el cine a ver La mujer y el monstruo. En la película los personaje de Ewell y Monroe salen del cine Trans-Lux y pasean hasta llegar al cruce de la Avenida Lexington y la calle 52 de Nueva York donde al pasar por la rejilla de ventilación del Metro a Marilyn Monroe se le levanta el famoso vestido blanco. Vestido diseñado por William Travilla, el diseñador favorito de Marilyn, que fue vendido en 2011 por 5, 6 millones de dólares.

La productora, 20th Century Fox, había anunciado la hora y lugar del rodaje como acto de promoción de la película. Y el anuncio tuvo respuesta. A la una de la madrugada de aquel 15 de septiembre de 1954 acudieron más de un centenar de fotógrafos y miles de fans para ver en directo a la actriz. Mayúscula fue la sorpresa cuando comenzó el rodaje y comprobaron que también verían parte de sus curvas.

Marilyn-Monroe-tentacion-vive-arriba.jpg

El rodaje duró 3 horas e hicieron falta hasta 14 tomas, para suerte de los asistentes, para que Billy Wilder se diera por satisfecho. Este es el motivo por el que existen numerosas fotografías desde todos los ángulos posibles de la escena. Esta secuencia no sentó nada bien al por entonces marido de Marilyn Monroe, el jugador de béisbol Joe DiMaggio. La pareja tuvo una fuerte discusión por este motivo y unos días después la actriz pedía el divorcio por "violencia psicológica".

Finalmente Billy Wilder tuvo que volver a rodar la escena en un decorado en los estudios de Fox en Los Ángeles. ¿El motivo?, los gritos de los miles de fans y fotógrafos que se congregaron aquella madrugada en las calles de Nueva York hacía imposible incorporar la escena en la película. Eso sí, las imágenes que Fox empleó para publicitar La tentación vive arriba son las de aquella madrugada en la que la rubia más famosa del mundo deleitó a miles de fans y pasó a formar parte de la historia del cine.

hqdefault.jpg

En Cultura

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Rufián, indignado con Iglesias: "Mientes a sabiendas y marcas un antes y un después"
    2. Casado pone contra las cuerdas a Sánchez por su "nada" en Cataluña: "Y la montaña parió un ratón"
    3. Maroto premia la jubilación anticipada en la industria a costa de agravar el agujero de las pensiones
    4. Abascal pide al Supremo encarcelar a Torra y amenaza a Sánchez con una querella
    5. Torra se niega a frenar a los CDR y se ratifica en la balcanización
    0
    comentarios

    Servicios