Menú

'Brawl in Cell Block 99', el thriller más sucio que tendrías que haber visto

Vince Vaughn protagoniza uno de los mejores thrillers de este año. 

0
Vince Vaughn protagoniza uno de los mejores thrillers de este año. 
Vince Vaughn y Don Johnson | Sony

Muy a menudo, el bombo que acompaña a ciertos títulos lleva irrevocablemente a la decepción. Al fin y al cabo, nos movemos entre gusto personal y las estudiadas campañas publicitarias que gastan los estudios, un territorio difuso y resbaladizo al que hay que sumar la confusión, el zumbido constante, de las redes sociales, siempre a la búsqueda de la joya de la semana, del día, de la tarde.

Brawl in Cell Block 99 podría ser uno de esos títulos, de tan clamoroso que ha sido su éxito crítico y su paso por festivales. Pero una vez degustada en su estreno directo a Blu-Ray en España, el thriller que protagoniza Vince Vaughn se merece sin duda todos y cada uno de los laureles cosechados. Estamos, al fin y al cabo, ante un thriller dirigido y escrito por S. Graig Zahler, responsable del western indie Bone Tomahawk, película de la que repite algunos recursos (el secuestro de una mujer) y su tono crepuscular y violento (sobre todo en sus últimos minutos) solo que perfeccionando su narrativa y ritmo minucioso. El argumento es simple y remite directamente al "hard boiled" más americano, con un obrero (Vaughn) obligado a traficar con drogas que es encarcelado por sus crímenes... y, después, obligado a ejecutar un tremendo encargo dentro de prisión a cambio de la vida de su esposa e hijo.

hqdefault.jpg

La de Zahler es una película de explotación con el espíritu de esas sesiones dobles de los 70 que Tarantino y Rodriguez emularon en Grindhouse. Lo que ocurre es que en Brawl in Cell Block 99 no hay emulación, sino corazón y autenticidad; una extraña mezcla de sensacionalismo y drama íntimo que no se marca límites en ningún sentido. El cuidado con el que Zahler y Vaughn definen a su protagonista convierte el filme en un genuino retrato de personaje, y su viaje terrible y crudo a los infiernos se presenta al espectador con una notable minuciosidad y paciencia, con un guión que combina ciertas características "de manual" pero con un híperrealismo que no tarda en mutar en otra cosa bien distinta. La película, digámoslo así, empieza "en la realidad", continúa en el tremendismo y acaba en la épica sangrienta, con Zahler abrazando todos los lugares comunes y fetiches del thriller criminal y carcelario y salpicándolos de esporádicas secuencias de lucha y sangre que introducen al filme de cabeza en el género de acción. La película finalmente explota en un desenlace gore que no rechaza cierta dosis de humor negro y caricaturesco y hasta un notable romanticismo, un viaje del héroe que tiene la extraña cualidad de resultar imposible y verosímil a un tiempo. Zahler, no titubea ni en lo narrativo ni en lo moral, ni como guionista ni como director, y tiene la suerte de contar con un Vince Vaughn que es todo carisma americano (atención a como Zahler y el propio actor muestran el imponente tamaño y autoridad del personaje).

Brawl in Cell Block 99 es un filme de videoclub o sesión doble que encantará a Tarantino y a sus fans, pero si me permiten un secreto, es todavía mejor que algunas de las del director de Pulp Fiction: su contención no va en detrimento de su brutalidad, su estética feísta y descuidada acaba capturando y su asumida falta de importancia, precisamente, ensalza a los cielos una película intensa y violenta, extrañamente divertida, confeccionada con todo aquello que, en manos de otro tipo que no fuera S. Graig Zahler, se consideraría material de deshecho. Dicho de otro modo: maravillosa, ofensiva y absolutamente entretenida.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios