Menú

Nocturna 2018 (y II): una lesbiana asesina y dos películas conmovedoras

Segunda (y última) entrega de las crónicas del Festival de Cine Fantástico Nocturna celebrado en Madrid. 

0
Segunda (y última) entrega de las crónicas del Festival de Cine Fantástico Nocturna celebrado en Madrid. 
What keeps you alive | A Contracorriente

Continuamos repasando algunos de los principales filmes de la Sección Oficial, Dark Visions y Panorama del VI Festival Internacional de Cine Fantástico Nocturna de Madrid.

El anime Mirai, mi hermana pequeña, de Mamoru Hosoda, reincide en ciertos motivos del autor de La chica que saltaba a través del tiempo. La primera película de animación exhibida en la Sección Oficial en los seis años de historia del Nocturna (y preseleccionada a los Oscar por esa categoría) fue, en realidad, una de las dos grandes ganadoras de la presente edición, llevándose el Premio del Público y Mejor Guión. Totalmente merecidos: la historia del pequeño Kun, enrabietado porque sus padres ya no le prestan atención tras el nacimiento de su hermana Mirai, sabe trenzar emotividad y humor, fantasía y realidad cotidiana, de una manera fascinante. Hosoda extrae toda la poesía posible de anécdotas mundanas, captura el espíritu del juego infantil y también retrata la mentalidad del niño con ingenio visual y ternura. Las fugas mentales de Kun, que cree conocer entre otros a su bisabuelo en el pasado así como a su propia hermana en el futuro, configuran una visión de la familia repleta de magia y también hilaridad: la estupenda escena de la gresca entre niños provoca la carcajada. En esta película, aprender a montar en bici y hacer amigos en el parque se convierten en "set-pieces" fascinantes, como fascinante también es el (optimista, sensible) retrato de la paternidad que ofrece.

hqdefault.jpg

La canadiense What Keeps You Alive también se llevó premio, en este caso el de mejor actriz para Brittany Allen, actriz casi-fetiche de su director. Aquí una joven que, en su primer aniversario de bodas, se ve obligada a jugar al gato y al ratón con su esposa... una mujer con muchas, muchas cosas que ocultar. La película de Colin Minihan es puro survival horror: no hay nada totalmente nuevo en ella y a veces, como el espectador, duda si tomarse totalmente en serio o no hacerlo. Pero al margen de eso y de una duración un tanto excesiva (con diez minutos menos el filme podría haber compactado la tensión) se trata de un trabajo estupendamente rodado (en el uso del panorámico, las tomas aéreas y los excelentes paisajes) y con momentos de tensión y persecución espléndidos. What keeps you alive es una película sobre la confianza, que no trata de dar la chapa con digresiones de género (en efecto, se trata de un matrimonio de lesbianas... y ya) y que sabe hacer sufrir al personal: tanto cuando juega la carta de la sutileza como cuando ésta salta (literalmente) por la ventana, se trata de un ejercicio de tensión e interpretación encomiable. Brittany Allen se llevó premio, pero la psicópata que interpreta con no poco humor Hannah Emily Anderson tampoco se queda atrás.

hqdefault.jpg

He's Out There es, quizá, uno de los trabajos más convencionales de la edición, pero también uno de los filmes con más salida comercial del evento. La película está bien: se trata de una "home invasion" en la que una madre interpretada por Ivonne Strahovski (El cuento de la criada) se ve obligada a proteger a sus dos hijas cuando un extraño se presenta en su casa de campo. El extraño, naturalmente, lleva armas afiladas. La película no se llevó premio pero su sostenido ejercicio de suspense antes de que se desencadene la matanza agradará al fan del terror. Los paralelismos que establece con un cuento infantil que tiene su papel en la trama, y la fría fotografía estilo Janusz Kaminski (con puntos de luz deslumbrantes y sombras muy pronunciadas, además de mucha cámara en mano) en ocasiones resultan un tanto derivativos, sin llegar a configurar ese enigma que el filme promete al principio. Pero Quinn Lasher, director del filme, impulsa la película hacia delante con ramalazos de potente slasher y algún golpe de efecto eficaz. He's Out There es también otra que puede apuntar a pequeña nueva franquicia de terror, con un final abierto a lo Halloween de Carpenter de esos que inquietan.

hqdefault.jpg

Please Stand By no participó en la Sección Oficial y no había opción a premio, ya que ni siquiera es de terror o fantástico, pero el filme protagonizado por una espléndida Dakota Fanning reserva emociones bonitas y, sin ser un dechado creativo, resulta convincente, divertido y conmovedor. La historia de una joven autista de 28 años que decide huir de su residencia para presentar un guión de Star Trek a la Paramount recuerda a esos dramas que Amblin o Walt Disney solían presentar al público antes de que solo les importasen las franquicias. Lo curioso es lo importante que resulta precisamente una de ellas, la de Star Trek, para el particular mundo interior de la chica protagonista. Please Stand By establece paralelismos entre el muro emocional del autismo y el insobornable vulcaniano Spock, capaz de descifrar complejas ecuaciones pero no la dinámica de un chiste, en lo que supone una bonita manera de trazar relaciones entre realidad y ficción, reflexionar sobre la fina membrana que separa el caos y la realidad y el muro que la joven (y también nosotros) interponemos con ella. La película toma forma de una road-movie sencilla y bonita, preñada de actores sobrados de capacidad (atención a la aparición final de Patton Oswalt) que nos recuerda que la excelente Dakota Fanning, últimamente apagada por su hermana Elle, sigue ahí para interpretar cualquier cosa. Please Stand By se las arregla para no caer en el melodramatismo de un vulgar telefilme, y por eso aparecerá por nuestras pantallas más pronto que tarde. Un pequeño rayo de luz en la representación de heroínas femeninas con capacidades limitadas, pero capaces de romper sus barreras. Porque eso es, precisamente, lo que hacen los héroes.

hqdefault.jpg

La alemana Snowflake, de Adolfo J. Colmener y William James, también formó parte de Panorama. Se trata de una inclasificable mezcla de (tomen esto con pinzas) Tarantino y La historia interminable: en un Berlín alternativo donde la criminalidad alcanza límites terribles, dos delincuentes descubren que su devenir como atracadores de kebabs forma parte del guión escrito por un dentista sin escrúpulos. Paralelamente, una joven que busca vengar el asesinato de sus padres se enreda en una trama política donde hay caníbales, tiranos populistas y hasta un superhéroe. La película es un juego "meta" que nunca llega a tener toda la fuerza y energía que debería, pero el concepto es retorcido, atrayente y carismático, una oposición entre el sinsentido de la realidad y el sentido de la ficción, además de una reflexión distópica sobre los fantasmas nacionales alemanes en clave un tanto intrincada, al menos para principiantes. El final es un Deux-ex machina en toda regla, aunque como diría el mafioso gallego de Airbag, más que machina es machine-gun.

hqdefault.jpg

Cortometrajes

Pasamos revista algunos otros cortometrajes mostrados en Nocturna, sin premio (éstos fueron para Baghead de Alberto Corredor y Amancio vampiro de pueblo de Alejo Ibáñez) pero con no pocos valores a apreciar y difundir.

Cariño, de Ángel Gómez Hernández, es probablemente uno de los cortometrajes españoles más ambiciosos de la muestra. Protagonizada por Nacho Guerreros y Macarena Gómez, muestra los malos tratos desde un prisma de cine de género, y por género hablamos de terror: un joven matrimonio aparentemente perfecto se muda al piso de al lado de la anciana Sabina, y muy pronto comienza la pesadilla. Su tono amenazante y la vez mundano otorga textura y oscuridad a un relato de mujeres y monstruos que muestra cómo la violencia, una vez que entra en tu vida, invade todo en un cuarto de segundo, y amenaza con no desaparecer. Muy eficaz.

En Keep the gaslight burning saltamos de continente y nos vamos a Estados Unidos. Coprotagonizada por el mago del maquillaje Rick Baker (que, naturalmente, también se encarga de los efectos) estamos ante un cuento gótico y festivo de fantasmas, donde asoma la sangre y el humor por doquier y que destaca por albergar uno de los mejores sustos del festival entero, al menos en las películas vistas por este cronista. Atención a la presencia de Markie Post (de la serie Juzgado de Guardia) y la música de Joe Kraemer, consagrado autor de la partituta de Misión Imposible 5.

Movie Time, de Aída Cordero es un divertido experimento de poco más de un minuto en el que una joven pareja se dispone a ver una película de terror en su casa. La iluminación en rojos y verdes primarios le da un aire festivamente siniestro y estilizado a un corto que reivindica lo inquietante de abrir la puerta a lo desconocido.

Aún existe una sección adicional, Nocturna Classics, acaparada este año por películas del español Jorge Grau, colaborador de Antonioni y Fellini que se aupó como uno de los grandes facturadores de cine de horror español en los 70. No profanar el sueño de los muertos (1974) y Ceremonia sangrienta (1972), dos de sus títulos más reconocidos y de influencia capital en el género fuera de nuestras fronteras, fueron exhibidas en la sala Berlanga de Madrid junto a otros complementarios como Pánico en el Transiberiano y otros de Paul Naschy. Grau fue galardonado con el Premio Nocturna de Honor durante la gala de clausura, en la que también se proyectó Mandy (que trataremos en un futuro artículo con motivo de su estreno en cines el 9 de noviembre).

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios