Menú
Rosa Belmonte

Mejor violador que víctima

Ned Beatty ha muerto esta semana a los 83 años. En Deliverance su personaje era violado en unos paletos. Él lo explicó en un artículo del NY Times.

Rosa Belmonte
0
Ned Beatty ha muerto esta semana a los 83 años. En Deliverance su personaje era violado en unos paletos. Él lo explicó en un artículo del NY Times.
Ned Beatty y Jon Voight en Deliverance | Cordon Press

A Burt Reynolds le parece que Deliverance es la mejor película que ha hecho nunca. Es cierto que gracias a ella pasó de actor televisivo de serie B a ser una estrella. Según Ángel Fernández-Santos, la película de John Boorman que Sam Peckinpah quiso dirigir (se conformó con ‘Perros de paja’), era un "vidrioso filme". "Una de las películas más desagradables realizadas durante la pasada década" (la de los 70). "Una película de extrema dureza, uno de los relatos más crueles, sórdidos y violentos que cabe imaginar". También le reconocía calidades dramáticas y narrativas. Así, resaltaba "la sabiduría del director para el empleo de sinuosos y poco nobles trucos narrativos". Fue la primera película de Ned Beatty, que ha muerto esta semana a los 83 años. John Boorman lo había descubierto en el teatro. Fernández-Santos sólo nombra a dos: "Los actores -encabezados por Burt Reynolds y John Voight- ejecutan la negra sinfonía con calculada inexpresividad de médiums, que sirve a Boorman para transmitir al espectador su perplejidad y su angustiada indefensión, que es la clave de este filme lleno de connotaciones masoquistas". A la edad en la que yo vi la película, esas palabras eran un llamamiento para devorarla. Ahora me cuesta ver ‘El ferrocarril subterráneo’.

Donald Sutherland rechazó el papel de Ed, el que hizo Jon Voight, por la violencia del guión. Luego se arrepintió. Que, vaya, no tuvo problema en hacer de fascista malísimo en ‘Novecento’ (1976). Pero el propio Ned Beatty, que como sabemos sufre una violación por los paletos aquellos, dio la clave en el New York Times cuando le pidieron que escribiera un artículo sobre esa escena: "Las malas noticias son que muchos preferirán convertirse en violadores antes que identificarse con las víctimas".

El legendario crítico de El País publicó el artículo el 16 de mayo de 1985 porque era cuando empezaba el nuevo ‘Cine de medianoche’ bajo el mandato de Pilar Miró. Y lo hizo con Deliverance (1972). Más tarde emitirían El imperio de los sentidos, de Nagisa Oshima. Y otras cosas como Arrebato, Si don Juan fuera mujer, Portero de noche, Bilbao, Caniche, Roma, La vía láctea, Con el culo al aire, La gran comilona o Perros de paja. Aunque Interior de un convento, de Walerian Borowczy, y mala como ella sola, fue suspendida a última hora en marzo de 1987, siendo sustituida por Los placeres ocultos, de Eloy de la Iglesia. Claro que si no la emitieron el día que tocaba no fue por mala, sino por lo que hacían las monjas dentro del convento. TVE la consideró "excesivamente fuerte". Eso dijo Jesús Martín, director de TVE. Y que iba a "atentar contra cantidad de cosas". Dijo que "no merecía la pena emitirla". También que se lo consultó a Pilar Miró, a la que le pareció bien. A José Luis Hernández Batalla, director del informativo De 7 en 7, se le ocurrió poner unas imágenes de la película y fue destituido. Martín reconoció que influyó en la decisión de apartar la película el hecho de que hubiera sido anunciada en De 7 en 7, con la emisión de cuatro escenas de 30 segundos. Era un espacio que se emitía los domingos a las 18.20. Normal.

A principios de 1986 otro tipo de películas coincidieron con las de medianoche, que durarían hasta 1988. La hora era la misma, las doce y media. Fue cuando empezó Filmoteca TV, con versiones originales. Dreyer, Cocteau, Glauber Rocha, Win Wenders… La primera fue ‘Intermezzo’, con Ingrid Bergman. Y con ella seguirían. Con Un rostro de mujer y Noche de junio.

Ángel Fernández-Santos no nombra a Ned Beatty, que, pese a su aparente torpeza, era el único con experiencia en canoas. Pero yo es de lo que más me acuerdo. Y fue la primera película de la que me acordé con su muerte. Por eso cuando se ha resaltado su Otis, el secuaz del Lex Luthor de Gene Hackman en ‘Superman’, he dicho, vale, pero primero ‘Deliverance’. Como ha escrito Fausto Fernández, "nadie gritó como un cerdo tan desgarradoramente como él" en esa película.

Su último gran trabajo fue la voz del malvado osito Lotso en ‘Toy Story 3’. Su voz riéndose es también el primer sonido humano que se escucha en ‘Deliverance’. Luego se le escuchará más.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia