Menú

Crítica: 'Turno de día' (Netflix), la película de vampiros de Jamie Foxx y Dave Franco

Turno de día es otra de esas entretenidas producciones de Netflix que no acaban de encontrarse, pero al menos ofrecen algo.

Turno de día es otra de esas entretenidas producciones de Netflix que no acaban de encontrarse, pero al menos ofrecen algo.
Jamie Foxx y Snoop Dogg en Turno de día | Netflix

Imagina una película de vampiros como Blade, pero que tenga la acción como John Wick y una ambientación a lo Training Day. E imagina tú, amigo, que Jamie Foxx, el protagonista de Collateral, aceptase protagonizarla (poniendo en el salpicadero del coche, como en aquella, la foto de su objeto de deseo, en este caso su hija) junto a otro actor gracioso.

No, no nos hemos vuelto locos, porque que esta podría haber sido la conversación de dos ejecutivos de Netflix antes del café (de Starbucks) y la reunión del día (en un amplio edificio de oficinas de decoración minimalista) para dar luz verde al guion de Turno de día, la última película con ambición de disputar la atención del espectador de las salas de cine.

Y debió serlo, porque Turno de día se estrenó en Netflix armando el ruido habitual en esta clase de producciones. Dirigida por JJ Perry, la película que, en efecto, protagonizan Jamie Foxx y Dave Franco en el papel de gracioso se apoya en la estructura de una típica película de acción de colegas, y adolece de las mismas carencias de gran parte de las superproducciones de la plataforma de streaming: una propuesta quizá interesante, pero insuficientemente desarrollada, unos gags sin gracia y la impresión general de que estamos ante un "pitch" que algún otro estudio, o un productor guiado por un control de calidad superior, podría haber mejorado sin lugar a dudas, aportando quizá alguna noción o paralelismo nuevo en la caracterización de los vampiros.

No obstante, y pese a los deshilachado de sus nociones como película de terror, Turno de día funciona mejor como relato de acción urbana con cierta dos de blaxploitation (ahí está Snoop Dogg para demostrarlo) y en conjunto es cierto que se aprecia una sustancial mejor respecto a gran parte de esas superproducciones de la plataforma. Está mucho mejor hecha que, por ejemplo, la olvidadísima Proyecto Power (la anterior de Foxx para la plataforma) y en general el director JJ Perry aprovecha cada oportunidad que le ofrecen las escenas de acción para evidenciar su procedencia, y para bien: Perry es un especialista y doble de acción de 87 Eleven, compañía de los autores de John Wick, Chad Stahelski (no por casualidad productor de la aquí presente) y David Leitch (ahora mismo en cartel con la superior Bullet Train), algo que se aprecia y mucho en todas y cada una de las secuenciáis de combate cuerpo a cuerpo, verdaderamente contundentes y entretenidas.

Hay, no obstante, otro motivo para salvar de la quema Turno de día, aparte de la voluntad de Netflix de hacer esas películas que los estudios han abandonado en los cines, y es lo bien que Perry entiende uno de los puntos fundamentales de la biblia de Michael Mann en la citada Colateral, protagonizada por Jamie Foxx. Porque su película es también toda una guía de viajes por el Los Angeles más popular, en su mezcla de palmeras y asfalto, glamour y delincuencia, con el Valle de San Fernando y en particular barrio de Reseda reflejados en toda la gloria del colorido digital. Algo que desde luego ayuda a crear un escenario atractivo para el pasatiempo de verano y darle un giro al relato gótico vampírico.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador