Menú

'El Bastardo', cine de acción que demuestra el buen hacer de Corea del Sur

El Bastardo es un thriller de acción estrenado en cines que demuestra el poderío del cine de acción coreano.

El Bastardo es un thriller de acción estrenado en cines que demuestra el poderío del cine de acción coreano.
El bastardo | AContraFilms

La palabra kopino se usa constantemente en El Bastardo, un thriller de acción en clave de comedia negra que demuestra la buena artesanía coreana con el cine de género. Utilizada de manera despectiva para referirse a la raza mixta coreana y filipina, la película es, a su vez, bastante kopina: utiliza modos y maneras tarantinescas, pero cuando enseña sus cartas de cara a su verdadera jugada, la de una sensacional y trepidante odisea de acción física, es cuando la gamberrada gana enteros. Y gana bastantes, pese a una mezcla de sabores que no acaba de maridar bien.

La historia de un bastardo que viaja de los bajos fondos filipinos, donde apenas sobrevive, a los barrios de la élite coreana para conocer a su verdadero padre (y que por el camino es perseguido por una serie de asesinos de élite) tarda en convertirse en lo que verdaderamente quiere ser: una contrarreloj absolutamente trepidante, una suerte de carrera de los autos locos repleta de persecuciones, carreras, tiroteos y salvajes luchas cuerpo a cuerpo al estilo del cine coreano.

Pero todo esto empieza a tener lugar una vez Marco, el bastardo que asumimos como figura titular, pisa Corea del Sur tras una larga presentación de personajes, allá por los treinta minutos de desarrollo. La película de Park Hoon-jung amaga y juega hasta entonces con los recursos del cine criminal en su variedad más sangrienta, pero una vez su enigmático e invencible perseguidor, interpretado por un divertidísimo Kim Seon-ho, va desvelando sus cartas, El Bastardo encuentra el tono mutando en una "buddy-movie" o cinta de colegas con un ritmo constante enormemente absorbente y entretenido.

Es cierto que el guion no sabe articular demasiado bien la presentación de personajes, ni tampoco cerrar adecuadamente la historia con una serie de presuntas sorpresas que malgastan, hasta cierto punto, el potencial de esta extraña película de colegas. El guion no ha invertido adecuadamente en ciertas psicologías y le puede su ambición de sorprender sin saber muy bien cómo articular la narrativa. Pero las ideas están ahí y el 80% de la aventura funciona sin mayores problemas, rematando un más que notable thriller de acción con bastantes ideas brillantes y un giro narrativo que podría haber sido espectacular.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios