Menú

'Misión Hostil', un thriller bélico con Russell Crowe que no se merece pasar desapercibido

Misión Hostil, estrenada en cines, es una entretenida película de acción bélica protagonizada por Russell Crowe y Liam Hemsworth.

Misión Hostil, estrenada en cines, es una entretenida película de acción bélica protagonizada por Russell Crowe y Liam Hemsworth.
Russell Crowe en Land of Bad | YouPlanet

Hay mucho que defender en Misión Hostil, thriller bélico protagonizado por Liam Hemsworth y Russell Crowe, pese al evidente trazo grueso de algunas situaciones y diálogos, también por algunos episodios que amenazan con distanciarse de su interesante idea troncal. Su director, William Eubank, confirma tras Underwater que tiene olfato visual e intención de aportar cierto empaque a géneros ya descoloridos por el excesivo uso (pero por eso mismo también maltratados) así como un descarado humor negro que funciona… para todo aquel que quiera entender la idea.

El relato de una operación militar fallida en Filipinas sirve a Eubank para dividir la acción en dos líneas: por un lado la del soldado novato interpretado por Hemsworth (Liam, su hermano mayor Luke también sale en un papel más pequeño) , único superviviente de una masacre; y por otro Reaper, un piloto de drones interpretado por Russell Crowe (excelente, como siempre) que, sentado en un despacho de la base militar de Las Vegas, se convertirá en el ángel de la guarda del muchacho perdido en tierra enemiga.

Tras una primera medida hora un tanto amorfa, Misión Hostil recompensa al seguidor del género -tratado como poco más que un machista descerebrado por tantos comentaristas- con un puñado de escenas de acción bien resueltas con un tratamiento visual sin excesos pero bien trabajado. Los tiroteos, explosiones y bombardeos, en una palabra, lucen francamente bien, con Eubank tomando ideas de los mejores.

Pero la película, que verbaliza un tanto torpemente su tesis en alguna escena, ofrece una interesante reflexión sobre la tensión entre el factor humano y el tecnológico, en este caso en la guerra, que se resuelve de manera necesariamente ambigua. ¿Es más cruel bombardear oprimiendo un botón a miles de kilómetros o asesinar al oponente en un combate brutal? ¿Será la tecnología nuestra salvación o nuestra condena? Al final, lo que se impone para Eubank en Misión Hostil -película nada patriotera- es la voluntad individual de cada uno de los implicados, su lucha contra la burocracia y los factores puramente coyunturales, incluso anecdóticos. Una idea quizá no excelente, pero al menos una idea, y resuelta además de manera parecida a otro thriller bélico ejemplar, Juegos de Guerra: a golpe de ironía y humor negro, y desde luego lejos de la exitosa Civil War de Alex Garland, tan cómoda quedándose en tierra de nadie y siendo aclamada por ello. El montaje paralelo de un -repetimos- excelente y cándido Russell Crowe comprando queso, mezclado con el clímax final de acción del filme, sin duda distanciará a algunos del producto. Pero transmite la paradoja de una manera absolutamente brillante (y divertida).

Temas

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso