Menú

Un submarino de 25 millones de dólares pone en apuros reales a Tom Cruise

La última misión imposible de Tom Cruise sufre un cuantioso retraso por culpa de un submarino.

La última misión imposible de Tom Cruise sufre un cuantioso retraso por culpa de un submarino.
Tom Cruise | YouTube

La "maniera" Cruise de hacer películas de acción, es decir, haciendo las acrobacias y destrozos de verdad, tiene su precio. Y además, literalmente. La nueva entrega de Misión Imposible, la octava, afronta por eso mismo un costoso retraso (otro más) debido a la avería de un submarino real de 25 millones de dólares.

La película, que cerraría el argumento planteado en Sentencia Mortal (que empezaba y acababa, recordemos, con un submarino) dejaba al personaje de Tom Cruise y su equipo a la caza de una peligrosa Inteligencia Artificial, y va de cabeza a convertirse en una de las más caras de la historia. El rodaje todavía no ha finalizado.

Cruise, conocido por su faceta saltimbanqui -su accidente en el rodaje de Misión imposible: Fallout retrasó el rodaje varios meses y esa filmado en cámara- acostumbra a realizar él mismo ciertas acrobacias del film. Una faceta que ha conseguido rentabilizar en películas como Top Gun: Maverick y otras entregas de Misión Imposible.

No es el primer imprevisto que enfrenta esta Misión Imposible 8. El rodaje comenzó en 2022 pero tuvo que detenerse por la huelga de guionista de SAG-AFTRA durante casi cuatro meses. El director Christopher McQuarrie y su equipo retomaron en marzo de este año, pero la fecha de estreno prevista inicialmente -junio de este año- ya no era posible. Ahora mismo se maneja mayo de 2025 para esta entrega de las aventuras de Ethan Hunt.

El nuevo incidente de la serie es, en realidad, un adecuado combustible para generar expectativas sobre ese "cine real" que promociona Cruise. ¿Qué se espera de las escenas en las que se utiliza un submarino de verdad y por qué ha resultado dañado durante las mismas? El cardán del aparato cedió ante la presión de bajar hasta 120 pies y éste cedió bajo su peso.

Mientras tanto, el presupuesto de la película sube y sube en un año en el que todas las propuestas de Hollywood están quedándose cortas de recaudación.

Cruise apuesta por este nivel de calidad "real" para arrastrar a un público que cada vez parece seleccionar más en qué emplea su tiempo, sobre todo cuando ya tienen interiorizado que las plataformas de "streaming" ofrecerán esa película en apenas las semanas. El actor y productor presionó a Paramount para que respetase las ventanas de exhibición tradicionales en Top Gun: Maverick, y acertó con ello. El resultado de la última Misión Imposible, sin embargo, fue algo menos optimista.

Si el presupuesto de Misión Imposible 8, tras todos los retrasos, alcanza ya los 400 millones de dólares, éste se aproximaría al nivel de las películas más caras de la historia: Star Wars: El despertar de la fuerza, Jurassic World: Reino Caído y Star Wars: El ascenso de Skywalker. Es de esperar, como en la ocasión anterior, que Cruise, McQuarrie y Paramount consigan algo de aire con el dinero de las aseguradoras que cubren estos imprevistos.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro