Menú

¿Cómo se fijó el primer sueldo de Franco como jefe de Estado?

Por Internet circula la última nómina de Francisco Franco, ¿pero cuál fue la primera como jefe del Estado?

257

En sus memorias, el abogado del Estado José Larraz, que fue ministro de Hacienda (agosto de 1939-mayo de 1941), narra, junto con otros datos interesantísimos como el plan del jefe del Estado para recuperar la economía, que se resumía en gasto público para grandes obras y subsidios financiado con la emisión de dinero por el Banco de España, cómo le puso sueldo a Franco.

Dentro de la ordenación de las finanzas del Estado después de la guerra, se planteó el asunto de la partida presupuestaria correspondiente a la jefatura del Estado. Larraz tenía que llevar una propuesta al Consejo de Ministros del 12 de enero de 1940 para que se discutiese y aprobase. Ahora bien, ¿qué cantidad?

No podía hablar del asunto Franco, que ello era violento; no debía manosearlo con los ministros antes del Consejo, porque hubiera podido ser objeto de cualquier indiscreción o discusión.

Por ello, Larraz consultó con Valentín Galarza, entonces subsecretario de la Presidencia y luego ministro de Gobernación en octubre de 1940. Después de pensarlo unos días (no se sabe si lo consultó con el interesado), le dijo:

Creo que sería una buena fórmula fijar para la jefatura del Estado la misma cantidad global que se fijó para la República, pero, dentro del globo, aumentar la dotación de los servicios y disminuir la remuneración personal de Su Excelencia. ¿Y cuánto al mes?

50.000 pesetas, "la cifra de él mismo", según Galarza.

En conclusión, el Presupuesto para el Jefe del Estado se fijó en 2.200.000 de pesetas, frente a los 2.250.000 que tenía la Presidencia de la República en 1935. Una cantidad menor, pese a la inflación.

El mimetismo con el régimen republicano se dio también en otro departamento. Añade Larraz:

La cantidad para los gastos de oficina, material, indemnizaciones y demás del Consejo de Falange, Junta Política, Instituto de Estudios Políticos y Secretaría General del partido, con cierta repugnancia por mi parte, pero conforme a la Ley de 21 de octubre de 1939. Era la misma cantidad que en el Presupuesto de 1935 se consignaba para las Cortes.

Qué curioso que el régimen del 18 de Julio mantuviese las retribuciones y los presupuestos de los dos principales organismos de la detestada República: la Presidencia y las Cortes.

El plan de Azaña para un 'veraneo real'

Por comparar, expongo el comportamiento de Manuel Azaña en los meses desde su elección inconstitucional como presidente de la República el 11 de mayo de 1936 al estallido de la guerra. En la correspondencia con su cuñado Cipriano Rivas (Retrato de un desconocido), Azaña cuenta que se trasladó a La Quinta del Pardo, a las afueras de Madrid, mientras se hacían obras en unas habitaciones del Palacio Real que ocupó la reina María Cristina.

El republicano en seguida adquirió costumbres de príncipe. En una carta del 5 de junio de 1936, Azaña cuenta que las obras se aplazaban:

Ha surgido la huelga del ramo de la construcción, que según los bien enterados durará tres o cuatro semanas, de modo que será entrado julio, suponiendo que no haya nuevas complicaciones, cuando el Palacio esté habitable.

Mientras las bandas y los pistoleros de izquierdas cortaban carreteras, tiroteaban a derechistas, quemaban iglesias y periódicos, ocupaban cortijos y apaleaban a burgueses, Azaña pensaba en su veraneo. En la misma carta le explicaba a Rivas que el Ayuntamiento de Santander, como había hecho con Alfonso XIII a principios de siglo, le invitaba a instalarse en la ciudad gratis total.

Las gentes de Santander quieren que veranee allí y he recibido a una gran comisión de "fuerzas vivas", que me ofrecían un palacio de nuevo rico. El Ayuntamiento estaba dispuesto a gastarse dos millones en adquirirlo. Les dije que de ninguna manera. (…) Les indiqué cuánto lamentaba que no estuviese libre la Magdalena, y me confesaron que su intención era sacar a la Universidad de donde está, llevársela al Hotel Real, y dejarme a mí aquel sitio. Si lo logran, nos iremos a tan fresco rincón, que es independiente y cómodo. Hasta tanto, continuaremos aquí, y no me pesa. Está magnífico el Pardo.

Franco también escogió el Pardo como su residencia (no La Quinta, sino el Palacio), pero no se trasladó a vivir al Palacio Real, donde sólo solía recibir las cartas credenciales de los embajadores, ni veraneó en Santander.

Para concluir, Juan Carlos de Borbón cobró oficialmente en el último ejercicio presupuestario como jefe del Estado 140.519 euros en concepto de dotación y 152.233 en concepto de gastos de representación; en total, más de 48 millones de pesetas.

En Cultura

    Recomendado

    Lo más popular

    1. La imagen de Jorge Javier Vázquez que alimenta el rumor que más le persigue
    2. Yana Olina incendia las redes hablando de Bustamante
    3. Marchena corta en seco el mitin político de Turull en el juicio del 1-O
    4. Susana Díaz da el "sí" a Sánchez con el flanco judicial abierto y 'los Juanmas' aturdidos
    5. 'Manual de Resistencia': Sánchez airea los "trapos sucios" del PSOE en plena campaña electoral
    0
    comentarios

    Servicios