Menú

La estación de Amberes, una joya de mármol en la capital del diamante

Una joya de piedra que destaca por su belleza en la capital mundial del diamante. 

La estación de trenes Amberes-Central (Antwerpen-Centraal) también llamada Middenstatie (estación de Oriente) o Spoorwegkathedraal (Catedral de ferrocarril), es considerada como una de las estaciones ferroviarias más bellas del mundo. El edificio se encuentra situado estratégicamente en el centro de la ciudad, entre la calle Meir, principal avenida comercial y el conocido barrio de los diamantes. Su figura destaca en la cuidad belga de Amberes y su imponente interior deja impresionados a los viajeros que la conocen por primera vez. Tanto la parte monumental como la nueva forman un conjunto arquitectónico que es imprescindible visitar si se viaja a la ciudad de Rubens.

La llamada Catedral del Ferrocarril se utilizó por primera vez en 1905 y fue diseñada por el arquitecto L. Brujas Delacenserie. La estructura se compone de una cubierta plataforma de acero y un edificio de la estación de piedra con un estilo ecléctico neorrenacentista.

Tiene una enorme cúpula y ocho torres más pequeñas de las cuales seis fueron demolidas durante la década de 1950. El edificio original de la estación fue construido entre 1895 y 1905 como un reemplazo para la terminal original del enlace Bruselas-Malinas-Amberes.

Algunos aspectos de este edificio, al igual que el uso de colores y materiales, fueron claramente influenciados por el Art Nouveau que también puede verse claramente en barrios de la ciudad belga como el de Zuremborg, que también merece un buen paseo.

La estación es considerada como el mejor ejemplo de la arquitectura ferroviaria en Bélgica, a pesar de la dificultad de asignar a un estilo arquitectónico particular al edificio. Entre 2000 y 2009 el monumental edificio fue completamente modernizado y ampliado para dar cabida a la línea de tren de alta velocidad. La estación se amplió con una entrada adicional, un centro comercial y dos plataformas de bajo nivel, incluyendo una para trenes de alta velocidad. Estos nuevos niveles permiten que los trenes viajen a través de la estación por debajo del nivel del suelo.

Muchos son los detalles y secretos que conserva esta estación. Por ejemplo, en el edificio monumental principal se puede encontrar una placa que recuerda a los empleados ferroviarios que murieron en la Primera Guerra Mundial.

Como curiosidad para los más pequeños, la estación Central está muy cerca del Zoo de Amberes, un complemento perfecto, si se viaja con niños, para una tarde dedicada a la arquitectura e historia y a los animales.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad