Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Beevor: "Ningún gobierno debería imponer una verdad histórica"

Segunda parte de la entrevista al historiador británico Antony Beevor.

0
El escritor inglés Antony Beevor. | David Alonso Rincón

Libertad Digital pudo entrevistar hace unos días al historiador Antony Beevor (1946), que visitó Madrid para promocionar su nuevo libro Arnhem, la batalla por los puentes, 1944 (Crítica). Beevor es un experto mundial en historia militar y entre sus libros destaca el que dedicó en el año 1989 a la guerra Civil Española. En España recibió numerosas críticas por reflexiones como ésta:

Se suele decir que la historia la escriben siempre los vencedores, pero en el caso de la guerra civil española quienes más lo han hecho han sido los simpatizantes de los perdedores.

En otro de sus libros, Berlín 1945. La caída desveló las miles de violaciones perpetradas por los miembros del Ejército Rojo sobre mujeres alemanas y también prisioneras del III Reich; estos delitos apenas se trataban en la historiografía sobre la Segunda Guerra Mundial y en ocasiones, caso de los historiadores soviéticos y pro-comunistas, se negaban sin más, al igual que el exterminio de 22.000 oficiales polacos en Katyn. En Ardenas 1944. La última apuesta de Hitler, documentó el pillaje contra los civiles franceses y belgas realizado por tropas aliadas (muchísimo menor que el cometido por los alemanes) y la incompetencia del mariscal Montgomery, dos asuntos, sobre todo el último, que vuelve a tratar en su último libro, La batalla por los puentes. Arnhem 1944 (Crítica), que ha presentado en España.

La operación Market Garden (del 17 al 25 de septiembre de 1944), planeada por Montgomery, en la que unidades paracaidistas tomarían varios puentes holandeses sobre el Rin y serían reforzadas por fuerzas blindadas y motorizadas que atravesarían las líneas alemanas, era irrealizable. Aparte de constituir una derrota, supuso el hundimiento de la potencia militar británica y hasta de la relación de igualdad y amistad que había habido entre Inglaterra y Estados Unidos. La fraternidad entre el conservador Churchill y el progresista Roosevelt es otro de los mitos de esa guerra.

PREGUNTA. La mayoría de quienes conocen la batalla de Arnhem lo han hecho porque han visto la película Un puente lejano (1977).

RESPUESTA. Éste es un problema esencial hoy. Para la mayoría de la gente, su idea de lo que ha ocurrido o de la historia se basa en películas o en series de televisión y creen que es la verdad. Esta zona gris entre la verdad y la ficción es un peligro, ya que hemos entrado en una sociedad postliteraria, donde la imagen en movimiento es la reina, de modo que el conocimiento del mundo y del resto de la humanidad está más influido por lo que se ve en Internet antes que por lo que se lee. Así que temo como historiador que las perspectivas de la gente se vayan distorsionando.

En Dunquerque (2017) se equivocan al dar importancia a los barcos pequeños, ya que la mayoría de las tropas se evacuó en buques de guerra. Aparecen unas playas limpísimas y unos pocos soldados, cuando en realidad hubo unos 400.000 militares, de modo que se puede hacer una idea de lo sucias que estarían las playas, cubiertas de armas, equipos y demás abandonados. Me pareció pésima. También se equivoca con los aviones. Todas las batallas aéreas se libraron no sobre Dunquerque ni el mar, sino tierra adentro. Un horror histórico. También detesto la película sobre Churchill El instante más oscuro (2017). Es pésima. Se cambió la historia para hacer un relato diferente.

P. ¿Qué opina usted del movimiento de la 'memoria histórica'?

R. En mi opinión, ha ocurrido demasiado tarde. En España, después de 1975, al principio de los días complicados de la democracia, a la gente le preocupaba que los generales y los franquistas pudiesen dar un golpe de Estado militar, como pasó en 1981. De todas formas, España no estaba interesada en el pasado, sino en una modernización rápida, en acercarse al futuro. Como pasó en Francia, Vichy y la ocupación alemana dejaron una herida muy profunda, y eso que no fueron equivalentes a una guerra civil. Cuando tienes una guerra civil y luego te pones una venda, hay que quitarla en algún momento para que pueda respirar la herida. El problema es con la recuperación de la memoria histórica es que se politizó en seguida y creo que fue lamentable y peligroso.

La_guerra_civil_espaola_de_Antony_Beevor

Por supuesto, es imposible para cualquier país después de una guerra civil desprenderse de las enemistades, pero estoy convencido de que hace falta un debate público. La verdad, no existió mucho debate nacional en España hasta el 70º aniversario del estallido de la guerra civil. Recuerdo que mi editor en los 50º y 60º aniversarios me decía que no había interés. En cambio en el 70º sí lo hubo. Insisto en que la recuperación histórica ha venido demasiado tarde.

P. El profesor Payne dice que con el nuevo proyecto de Ley de Memoria Histórica que promueve el PSOE él, que fue seguido por la Policía franquista, podría ser censurado por un Gobierno democrático.

R. No estoy de acuerdo con todo lo que escribe Stanley Payne, pero él tiene razón en este punto. Existe un peligro que es el que vemos en Polonia, cuyo Gobierno quiere imponer leyes sobre la historia. Estoy totalmente en contra de leyes como hay en Alemania y Austria respecto a la negación del Holocausto. Estos asuntos deben dejarse a los historiadores. Estamos presenciando en Polonia un intento de establecer una historia falsa, por ejemplo a cuenta de la muerte del presidente Kaczynski en un accidente de avión en Smolensko (2010). Es un ejemplo de la democracia iliberal. Y ahora proviene de las izquierdas, cuando lo habitual era que fuese de Gobiernos de derecha. Ningún Gobierno debería imponer una verdad histórica.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios