Menú

Así es la cripta de la catedral de La Almudena donde podrían descansar los restos de Franco

Este rincón mortuorio situado en pleno centro de Madrid podría ser el destino definitivo de los restos de Franco. 

0
Así es la cripta de La Almudena

Una amable mujer, de edad casi cercana a la jubilación, recibe a los visitantes que pasan al interior de la cripta de la Catedral de la Almudena en Madrid. Su mirada vigilante anticipa un detalle que es desvelado algunos metros más adelante: una hucha con una pequeña rendija para depositar la voluntad en forma de algunas monedas, un pequeño trámite casi obligatorio, que hay que solventar para poder continuar con la visita. "Es para mantener el templo", afirma la vigilante al ver a varios turistas que dudan cuál sería la cantidad adecuada que dejar en la hucha.

La espléndida y luminosa vista que se abre al adentrase en la cripta proyecta la dimensión de la misma. De estilo neorrománico, su impresionante iluminación, que parece estar virada al amarillo por momentos, engrandece este templo, desconocido para muchos y que se ubica en pleno centro de Madrid, a pocos metros del Palacio Real.

Este lugar pensado para el descanso eterno dispone de varios columbarios vacíos destinados a las personas que quieran depositar los restos de sus difuntos en ellos a diferentes precios, dependiendo del lugar escogido dentro de la cripta. La Parroquia de Santa María Real de la Almudena, a la que pertenece, facilita un teléfono y un formulario en su web para solicitar información sobre el proceso.

En el interior de la majestuosa cripta un grupo de personas se acerca a las tumbas de Cristóbal Martínez Bordiú, marqués de Villaverde, y de Carmen Franco Polo, hija de Franco, las más adornadas de todas las que se ubican en el suelo. Sobre la rígida losa han sido colocadas cuidadosamente varias flores de color rojo y amarillo. Dos turistas se paran y señalan la lápida leyendo en voz alta los nombres escritos en la piedra. "¿Es la hija de Franco o la mujer?" pregunta uno de ellos a su compañero sorprendidos de encontrarse a pocos centímetros de los restos de la familia Franco.

Además de turistas extranjeros, durante aproximadamente una hora la cripta también es visitada por visitantes locales o incluso familias, hasta el punto de que una madre deja a su bebé, de poco más de un año, practicar sus primeros pasos sobre el suelo tapizado de tumbas, con la misma naturalidad con la que podría estar en un parque.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, afirmaba el 12 de octubre, que el Ejecutivo "no puede hacer nada más que respetar" si la familia Franco decide finalmente enterrar los restos de Francisco Franco en la cripta de la catedral de la Almudena de Madrid una vez que sean exhumados del Valle de los Caídos.

La familia de Franco ya comunicó al Gobierno que, en caso de que se lleve a cabo la exhumación, en contra de su voluntad, podría trasladar los restos a la cripta de la catedral de la Almudena Madrid para que sean inhumados junto a los de Carmen Franco Polo y Cristóbal Martínez-Bordiú.

La cripta consta de más de 400 columnas, cuyos capiteles son todos diferentes, algo que enriquece, aún más, a este lugar. Destacan las 50 columnas monolíticas que están situadas en el centro del templo y las 18 capillas que aumentan la armonía y solemnidad del conjunto arquitectónico. La imponente fachada, situada en la Calle Mayor, a la vuelta de la esquina de la entrada La Almudena, parece imitar a un templo medieval. El acceso a la cripta es gratuito y tiene horarios de 11:00 de la mañana a 20:00 de la tarde, todos los días.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios