Menú

Sánchez ante la calavera de Franco, como Hamlet ante la de Yorick

Pedro Sánchez cuando coja la calavera de Franco ¿verá que se acabó la diversión?

Así es la cripta de La Almudena

La Catedral de la Almudena, su cripta, es un sitio en el que se impone guardar silencio, por respeto a todos aquellos que en su día tuvieron la sana costumbre de desayunar, comer y cenar. Un lugar que pasaba sin pena ni gloria, ¡ay, la gloria!, hasta que llegó Pedro Sánchez, el desenterrador y alzó a Franco del Valle a la colina, a todo lo alto de Madrid. Y Las colinas tienen ojos, ya lo decía el título de aquella película de terror, cuya secuela se tituló El retorno de los malditos.

Vamos con los cuentos de las colinas (prestado de Kipling). La Almudena es donde la familia del dictador Francisco Franco, muerto en 1975, ha decidido llevar los restos del finado si el Gobierno socialista, cabe el calificativo en este momento, se empeña en removerlo del Valle de los Caídos, donde un gobierno, el de 1975, decidió que fuera enterrado, y no la familia, la de Franco.

Por tanto Pedro Sánchez se puede encontrar con que no sólo dará al dictador unas segundas exequias de postín sino que encima le pondrá a mano, digo, su tumba, de curiosos, nostálgicos, aburridos, y todo aquel que esté por el centro de Madrid y tenga tiempo de darse una vuelta antes de entrar al teatro. En la cripta de catedral de la Almudena, con su estilo ecléctico, entre 400 columnas y 18 capillas, está enterrada ya la hija de Franco, Carmen.

Carmen, Carmen... Carmen Calvo no tiene suficiente con hablar por sí misma, quiero decir en ser portavoz de sus propios pensamientos, sino que también dice lo que va a hacer el Vaticano. Según ella, el Vaticano también se opone a inhumar a Franco en la cripta de la Almudena. Pero según el Vaticano "en ningún momento" hablaron, ambos reunidos, ayer del tema. Porque ni el Papa Francisco ni Sánchez tienen la última palabra. En fin, que a este gobierno solo le falta pedir que se entierre al dictador de perfil para que se le vea menos.

Como decía uno de los enterradores en Hamlet:

¿Quién es el que construye edificios más fuertes que los que hacen los albañiles, los constructores de barcos o los carpinteros? Un constructor de tumbas.

A Pedro Sánchez le vamos a recomendar que relea, si no es su primera vez, Hamlet, para que recuerde el chasco que se lleva el Príncipe de Dinamarca cuando le dicen los chistosos de la pala que los huesos que ve en la fosa son los de su querido bufón Yorick,

Hamlet: ¿Dónde están ahora tus burlas, tus brincos, tus canciones, y aquellos chistes brillantes que animaban la mesa con alegre estrépito?

Se lamenta Hamlet ante una calavera (que es hablar por no callar) en un inolvidable monólogo. Es lo que tienen los muertos, que no hacen nada de lo que acostumbraban en vida, "obviamente", adverbio utilizado por Carmen Calvo para proclamar que Franco no será re-enterrado en la Almudena.

Por cierto, ¿se imaginan cómo se pondrá esa hucha que hay a la entrada de la Almudena y en la que ahora te obligan voluntariamente a que eches algo para ayudar al mantenimiento de la catedral si al final sí?

En Cultura

    Lo más popular

    Servicios