Menú

Barcos, casas o vikingos: cuatro museos nórdicos fuera de lo común

Además del Prado o el Louvre, en el mundo existen algunos museos atípicos, diferentes y no menos fascinantes e interesantes.

0
Barcos, casas o vikingos: cuatro museos nórdicos fuera de lo común
El museo de los barcos vikingos. | David Alonso Rincon

Los museos más famosos del mundo son bellas galerías que atesoran las obras de arte más valiosas que ha producido la especie humana en su grado máximo de creatividad y expresión artística a lo largo de la historia. Pero no sólo de pinacotecas y galerías de arte vive el hombre ávido de cultura. Existen museos de otro tipo, menos convencionales y más atípicos, que muestran partes de la historia menos conocidas o que se salen de los cánones clásicos donde las representaciones religiosas tanto abundan.

En Escandinavia, es concreto en Noruega, existen cuatro museos que cumplen a la perfección con esta rareza y se salen de lo establecido. Se encuentran en Oslo, pero no precisamente en el centro de la capital noruega, sino en Bygdøy, una frondosa península, situada al oeste, una zona sobre todo residencial y muy transitada en verano por los aficionados al senderismo o a un paseo en bicicleta disfrutando del silencio y la vida nórdica. Estos museos de la zona de Bygdøy en Oslo, muestran historias interesantes del pasado lejano y al mismo tiempo cercano.

Museo de los barcos vikingos

Los vikingos tienen algo que les hace ser uno de los pueblos más fascinantes sobre los que aprender y leer historia o mitología. En las cercanías de Oslo, en la misma zona de Bigdoy es posible encontrar y casi palpar con los dedos de la mano tres embarcaciones vikingas casi en perfectas condiciones: Oseberg, Gokstad y Tune (este tercero muy deteriorado) que fueron construidos entre los años 789 y 1100. Los dos primeros reciben su nombre por el lugar donde fueron encontrados, sirviendo como túmulos, lo que ha hecho que hayan llegado en tan buenas condiciones hasta nuestros días.

El museo vikingo muestra también los maravillosos hallazgos hechos en las tumbas: objetos, trineos y el único carro de la época vikinga; además de tejidos y utensilios domésticos.

Museo Kon-Tiki

Por poner en contexto el motivo de este curioso museo: Thor Heyerdahl era un científico que quería demostrar que los habitantes de América fueron ser los primeros en colonizar las islas de Polinesia y no desde Asia como se suponía hasta ese momento.

museo-kon-tiki-oslo-noruega-2017-204-102
La balsa del museo Kon-Tiki. | D.A.

La historia de esta empresa se desarrolló en los años cuarenta del siglo XX y su repercusión fue tal que el mismo líder de la expedición escribió un libro contando su historia que vendió 50 millones de ejemplares. Tan motivado estaba en su empeño que convenció a cinco marinos más e hicieron una barca con troncos, cañas y cuerdas como si se tratara de una cualquiera fabricada por los propios indígenas. Emprendieron un viaje de 101 días desde Perú hasta que llegaron a su destino en la Polinesia Francesa. El barco que fabricaron, por llamarlo de alguna forma, lo llamaron Kon-Tiki y se encuentra en el interior del edificio que alberga el museo del mismo nombre. La hazaña no sólo encumbró a Thor a la categoría de héroe nacional en Noruega, sino que le valió un premio Oscar por el documental que se grabó durante el viaje.

Museo FRAM

El Fram fue un barco legendario noruego que se construyó para explorar el ártico y el antártico. Fueron tres las expediciones en las que participó entre 1893 y 1912 por los exploradores Nansen, Sverdrup y Amundsen.

museo-fram-oslo-noruega-2017-204-95.jpg
Una panorámica del museo Fram. | D.A.

En 1910 el Fram emprendió su último viaje. El 14 de diciembre de 1911 consiguieron ser el primero en alcanzar el Polo Sur. El museo FRAM alberga todo lo relativo a las expediciones polares nórdicas así como el principal protagonista, el barco polar FRAM, que se puede visitar tanto por su interior como sobre su cubierta. Es curioso destacar que el barco fue llevado hasta donde se ubica su museo y después de meses de traslado, ya en tierra firme, se construyó el edificio con el barco en su interior.

oslo-noruega-2017-62.jpg
El barco Fram, en el interior de su museo. | D.A.

Museo de la historia de las casas

Aquí también se encuentra el primer museo de casas al aire libre del mundo, el Museo del Pueblo Noruego ofrece una perspectiva general de la historia de la construcción de casas en Noruega. Es necesario dedicarle varias horas ya que su extensión es grande pero manejable. Los sábados y domingos durante el verano, el museo al aire libre de casas más grande del mundo, el Norsk Folkemusseum ofrece una sorpresa a sus visitantes. Varios actores se visten de varias épocas de la historia noruega y habitan sus casas, realizando tareas propias de su época. Es divertido ver también animales y cultivos reales poblando sus campos.
Abarca desde el siglo XVI hasta la actualidad.

museo-casas-oslo-noruega-2017-204-58.jpg
Museo del Pueblo en Oslo. | D.A.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios