Menú

Alcatraz, la isla descubierta por España que fue la prisión más famosa del mundo

La pequeña e inhóspita isla fue elegida para construir la cárcel de máxima seguridad más famosa de la historia.

0
La pequeña e inhóspita isla fue elegida para construir la cárcel de máxima seguridad más famosa de la historia.
Una visita a Alcatraz, la isla descubierta por España que fue la prisión más famosa del mundo

Este pequeño pedazo de tierra en medio de la Bahía de San Francisco ha sido testigo durante los últimos siglos de una historia verdaderamente sorprendente. Su situación geográfica, a unos 2 kilómetros de la costa, en medio de la bahía, casi siempre entre la bruma o la niebla es ya destacable. La isla de Alcatraz se puede ver desde la ciudad de San Francisco los días despejados. Aparece mencionada por primera vez en 1775, en un documento del descubridor español Juan Manuel de Ayala que la llamó la "isla de los alcatraces", ya que alcatraz era un nombre que se utilizaba para designar a los pelícanos. Por tanto no puede extrañar encontrarse con una gran bandera de España nada más entrar al interior de la cárcel más famosa de la historia, en un lugar destacado y con una pequeña leyenda para recordar a los visitantes los tiempos en los que este trozo de tierra también era España.

Para poder explicar, sin entrar en muchos detalles, la razón por la cual Alcatraz fue descubierta y bautizada por los españoles, al igual que muchos asentamientos y pueblos a lo largo y ancho de la Costa Oeste de Estados Unidos, hay que echar la vista atrás y bucear en la historia naval. A principios de la década de 1770, las autoridades españolas de la época ordenaron la exploración de la costa norte de California para comprobar los rumores de posibles asentamientos rusos en la costa de California y para examinar al detalle el puerto de San Francisco. A finales del siglo XVIII, tres barcos, entre los que se encontraba el San Carlos, viajaron a la bahía de San Diego, desde la cual dos de ellos fueron enviados a explorar la Baja y Alta California. Durante los siguientes años, Juan de Ayala utilizó el San Carlos para llevar suministro a los asentamientos españoles en San Diego, Monterey y Carmel (ciudades del actual estado de California).

La misión del San Carlos era navegar y recopilar una descripción precisa de la bahía de San Francisco con la que pudieran trabajar los futuros capitanes de barcos españoles. Por lo tanto Ayala fue el primer europeo en navegar con un barco a través del estrecho del Golden Gate y llegar a la Bahía de San Francisco donde descubrió la famosa isla de Alcatraz.

Después de ser un asentamiento fortificado español y producida la independencia de México como parte de la Nueva España, pasó a formar parte del territorio norteamericano tras la guerra entre México y EEUU, y fue uno de los territorios que México debió ceder a su vencedor del norte. Durante la Guerra Civil norteamericana (1861-1865) se le consideró un enclave defensivo de mucha importancia, se ordenó instalar decenas de cañones y fue utilizada como un arsenal y, posteriormente, como prisión militar. Su aislamiento fue clave para frustrar cualquier intento de fuga: era casi imposible llegar nadando a la costa sin un entrenamiento previo a causa de las corrientes y las bajas temperaturas de las aguas.

La fama de Alcatraz como cárcel hermética se cimentó desde 1934 a 1963, años en los que fue una prisión federal de máxima seguridad y sobre todo porque fue la jaula que aisló del mundo a algunos de los gánsteres más temidos de Estados Unidos y otros delincuentes peligrosos y problemáticos de otras cárceles del sistema de prisiones estadounidense de la época. Alojó unos 1.576 de los criminales más despiadados de América como Al Capone Scarface, George Machine Gun Kelly o Robert Straud, el hombre pájaro de Alcatraz.

Durante su historia 36 prisioneros protagonizaron 14 intentos de fuga siendo el más notable y más violento en mayo de 1946, durante la conocida como la Batalla de Alcatraz, y el exitoso fue protagonizado por Frank Morris, John Anglin y Clarence Anglin en junio de 1962 en una de las fugas más famosas de la historia penitenciaria. En el 2018 el FBI hizo pública una carta que la policía de San Francisco recibió en 2013 y que, supuestamente, está escrita por John Anglin, en la que decía:

"Mi nombre es John Anglin. Conseguí escapar de Alcatraz en junio de 1962 con mi hermano Clarence y Frank Morris. Tengo 83 años y me encuentro en mal estado de salud. Tengo cáncer... pero sí, todos logramos escapar aquella noche. Si anuncian en televisión que prometen enviarme a la cárcel por no más de un año y me dan atención médica, volveré a escribirles para decirles exactamente dónde estoy. No es un chiste. Esto es real y la honesta verdad."

La isla y los hechos que allí ocurrieron han sido protagonistas de multitud de memorables películas como La Fuga de Alcatraz, con un inmenso Clint Eastwood, cinta que relata la historia verídica de los hermanos Anglis y Frank Morris que consiguieron escapar, supuestamente con éxito, de la cárcel más famosa del mundo. Y más recientemente pudimos explorar casi al completo las tripas de la isla a través del estilo tan característico de Michael Bay en La Roca.

Hoy en día la penitenciaría es un museo y una de las mayores atracciones turísticas de San Francisco pudiendo ser visitada casi a diario, en ferry desde el muelle 33 de la ciudad. El recinto está gestionado por el Servicio Nacional de Parques dentro de la Golden Gate National Recreation Area.

Temas

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation