Menú

McDonald’s borra a España de la primera vuelta al mundo

En Francia, con la compra de sus menús infantiles, la cadena regala un libro que omite toda participación española en la expedición Magallanes-Elcano.

0
En Francia, con la compra de sus menús infantiles, la cadena regala un libro que omite toda participación española en la expedición Magallanes-Elcano.
Cartel característico con el logo de Mcdonald's | Wikimedia

Lo denunció la ensayista y profesora María Elvira Roca Barea en una columna publicada en el diario El Mundo la semana pasada: los McDonald’s de Francia regalan a los niños libros divulgativos que borran a España de la primera circunnavegación a la tierra. En concreto se trata de un manual pequeñito que viene incluido dentro del menú infantil. Se titula L’expédition de Magellan, y en él no aparece "ni una palabra" que mencione al Imperio español, que financió el proyecto, o a Juan Sebastián Elcano, el primer hombre que asumió la tarea de dar la vuelta al globo, meses después de la muerte de Magallanes, y que la llevó a cabo con éxito.

En su columna, Roca Barea explica que "el librito de la editorial Hachette" ha sido puesto en circulación "por The Marketing Store Worldwide en edición exclusiva para McDonald’s", todo ello "con el apoyo del Centre National du Livre"; y añade: "Esto es dinero. Empresas. Valor en imagen y no solo en imagen. Esto genera negocio. Que el Estado se encuentra gravemente afectado de balcanización ya lo sabíamos, pero se ve que también las empresas andan acusando síntomas".

La polémica llega en medio de las celebraciones del V Centenario de la primera circunnavegación a la tierra; y después de otras tantas relacionadas con los intentos de Portugal de que la Unesco reconociese la Ruta Magallanes —exclusivamente portuguesa— como Patrimonio de la Humanidad, ante la pasividad española. Ahora, denuncia Roca Barea, "lo que la gente sabrá es que Magallanes y los portugueses fueron los primeros en dar la vuelta al mundo, un hecho crucial en la historia de la humanidad".

Gesta española, y por casualidad

El argumento utilizado por Portugal para apropiarse de aquella trascendental expedición española es que el capitán general de la flota que partió aquel 10 de agosto de 1519 desde Sevilla era portugués. Según su postura, Magallanes fue el promotor de un viaje ideado por él mismo, y en el desarrollo de la travesía España aportó únicamente capital y recursos. Sin embargo, esa postura tiene una serie de lagunas que dificultan mucho su defensa. Y la primera y más importante de todas es el hecho de que el propio Magallanes jamás pretendió dar la vuelta al mundo, y que murió meses antes de que ningún miembro de su tripulación llegase a proponérselo.

Pero empezando desde el principio, ni siquiera la famosa idea que había tenido el navegante portugués era original. En realidad, lo que pretendía era completar aquello que Cristóbal Colón había dejado a medias: llegar a las islas de las especias atravesando el Atlántico, y regresar por el mismo camino después de haber abierto una ruta comercial completamente nueva. En sus planes, por tanto, jamás existió la posibilidad de completar ninguna circunnavegación a la tierra; y una de las razones de ello tuvo que ver, irónicamente, con la oposición de la corona portuguesa, que dominaba los mares africanos y poseía el monopolio de la única ruta de las especias que existía en esos momentos.

Repasando los hechos se descubre que los portugueses, en realidad, por más que ahora quieran adueñarse de un legado ajeno, antes que ser los primeros en dar la vuelta al mundo constituyeron una barrera difícilmente franqueable para aquellos que sí pretendieron darla. E incluso casi terminaron frustrando la última etapa de la primera expedición que lo logró, bajo pabellón español.

Lo que sucedió en realidad, por ir a lo concreto, tuvo más que ver con el azar que con la premeditación. Después de superar casi dos años de penurias, Magallanes murió peleando contra los indígenas en la playa filipina de Mactán. Por aquel entonces, además, las tres naves que continuaban bajo su mando todavía no habían llegado al destino marcado —las actuales Molucas—. Seis meses después, con la tarea al fin cumplida, la única embarcación en estado de navegar, la Victoria, partió de las islas de las especias capitaneada por Juan Sebastián Elcano con la misión de regresar a España. Fue en ese preciso momento cuando, debido a la falta de hombres y recursos, los marinos se plantearon seriamente, y por primera vez, la posibilidad de dar la vuelta al mundo.

Era una misión arriesgada. Suponía atravesar aguas portuguesas y correr el riesgo de ser apresados. Pero era la única manera de volver a casa con éxito. Como se ha dicho, Magallanes en esos momentos llevaba más de medio año muerto. En vida jamás sospechó que su nombre iba a acabar ligado para siempre, por encima del de los verdaderos responsables, al de la tripulación que dio la primera vuelta al mundo. Tampoco habría sido su intención, ya que nunca pretendió realizar un viaje parecido. Sin embargo a día de hoy, los libros que puede leer todo niño francés que acuda a comer a un McDonald’s dicen que esa gesta le pertenece a Portugal en exclusividad.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation