Menú

La carta sexual de Carlos III con la que Carmena quiere concienciar a los jóvenes

A los que vienen (Aguilar) es el libro con el que la exalcaldesa de Madrid quiere dirigirse a los más jóvenes.

Libertad Digital
0
A los que vienen (Aguilar) es el libro con el que la exalcaldesa de Madrid quiere dirigirse a los más jóvenes.
Manuela Carmana | EFE

En 1738 un jovencísimo Carlos III les escribió una carta a sus padres contándoles los pormenores de su noche de bodas con María Amalia de Sajonia. La carta ha llegado hasta hoy y todavía sorprende por su franqueza y su sinceridad explícita. En ella el futuro monarca expresa sus inquietudes y alude a los antiguos consejos que sus progenitores le habían ofrecido de cara a concebir un heredero lo antes posible, pero también a complacer sexualmente a su esposa. Ahora, Manuela Carmena ha rescatado esa misiva para arrancar el libro que acaba de publicar, A los que vienen (Aguilar), con el que pretende compartir sus experiencias de mujer adulta con los más jóvenes.

"Suponían que cuando recibiera esta carta ya estaría alegre mi corazón y habría consumado el matrimonio", escribió el hombre que llegaría a ser conocido como "el mejor alcalde de Madrid"; "que no lo hiciera tanto como me apeteciera porque podría arruinar mi salud y me contentara con una vez o dos entre la noche y el día, que si no acabaría derrengado y no valdría para nada, ni para mí ni para ella, que más vale servir las señoras poco y de continuo que hacer mucho una vez y dejarlas por un tiempo". Unas frases con las que, en opinión de Carmena, los jóvenes de hoy pueden llegar a comprender hasta qué punto el sexo sigue entendiéndose únicamente desde la perspectiva masculina.

La exalcaldesa de Madrid ha estado presentando su libro en los días recientes y este lunes ha acudido al programa matinal de Onda Cero, con Carlos Alsina, donde ha explicado que "cuando una se va haciendo mayor comienza a sentir la necesidad de compartir sus experiencias con aquellos que vienen detrás". Ahí reside, según ha explicado, la única razón de ser de su libro, en el que no sólo se habla de sexo.

retrato-carlos-iii.jpg

"La historia no puede ser una sucesión de acontecimientos bélicos ni un reportaje de avatares políticos", ha dicho. "Y yo creo que los niños deben disfrutar aprendiendo la historia de la vida cotidiana, de la sensibilidad, del afecto y del amor". En el caso concreto de la carta de Carlos III, ha asegurado que vio fundamental comenzar su libro a partir de ella porque "expone un concepto de la sexualidad completamente falso, masculino, (...), que es una fantasía del joven Carlos, y que sorprende porque muchas chicas siguen viviendo con esos modelos de la sexualidad masculina". Para ella, eso es precisamente lo que "genera mucha frustración y muchos problemas", y está relacionado "con la violencia de género".

La misiva, entre otras cosas, continuaba de la siguiente manera:

El día en que me reuní con ella en Portella, hablamos amorosamente, hasta que llegamos a Fondi. Allí cenamos y luego proseguimos nuestro viaje sosteniendo la misma conversación hasta que llegamos a Gaeta algo tarde. Entre el tiempo que necesitó para desnudarse y despeinarse llegó la hora de la cena y no pude hacer nada, a pesar de que tenía muchas ganas.

Nos acostamos a las nueve y temblábamos los dos pero empezamos a besarnos y enseguida estuve listo y empecé y al cabo de un cuarto de hora la rompí, y en esta ocasión no pudimos derramar ninguno de los dos; solo diré que acerca de lo que me decían de que como ella era joven y delicada no dudaban de que me haría sudar, diré que la primera vez me corría el sudor como una fuente pero que desde entonces ya no he sudado.

Más tarde, a las tres de la mañana, volví a empezar y derramamos los dos al mismo tiempo y desde entonces hemos seguido así, dos veces por noche, excepto aquella noche en que debíamos venir aquí, que como tuvimos que levantarnos a las cuatro de la mañana sólo pude hacerlo una vez y les aseguro que hubiese podido hacerlo muchas más veces pero que me aguanto por las razones que VV.MM. me dieron.

Diré también que siempre derramamos al mismo tiempo porque el uno espera al otro y también que es la chica más guapa del mundo y que tiene el espíritu de un ángel y el mejor talante y que soy el hombre más feliz del mundo teniendo a esta mujer que tiene que ser mi compañera el resto de mi vida.

VV.MM. me decían que aguardaban con impaciencia averiguar si pueden tener nietos pero que tenían miedo de que no sea enseguida, ya que ella no tiene todavía el periodo. Diré a VV.MM. que todavía no lo tiene, pero que según todas las apariencias, no tardará en tenerlo porque empezó hace ya 4 noches a dejar algunas manchas de esa materia que dicen que precede a lo de tener el periodo; lo cual espero en Dios, en la Virgen y en San Antonio.

Mi mujer me ruega que la ponga con la mayor sumisión a los pies de VV.MM.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios