Menú

Comienza el juicio para desmontar el "hallazgo extraordinario" de las primeras palabras en euskera

Tras diez años de espera, el lunes arranca en Vitoria el juicio contra Eliseo Gil por un delito continuado sobre el patrimonio y otro de estafa.

0
Tras diez años de espera, el lunes arranca en Vitoria el juicio contra Eliseo Gil por un delito continuado sobre el patrimonio y otro de estafa.
Yacimiento arqueológico de Iruña - Veleia | Wikipedia

En 2006, un enclave situado a unos diez kilómetros de Vitoria acaparó la atención de la comunidad científica tras un descubrimiento –calificado de "extraordinario y de trascendencia mundial"–, que adelantaba el origen del euskera unos 600 años. Sin embargo, el gran hito empezó a virar a estafa, las dudas tomaron protagonista y se comenzó a hablar abiertamente de una presunta falsificación que, en caso de confirmarse, sería de las más escandalosas de la historia de la arqueología. El próximo lunes 3 de febrero se sentarán en el banquillo de Vitoria tres personas para tratar de aclarar el embrollo.

El exdirector de la excavación, Eliseo Gil, aseguró haber hallado en el yacimiento de Iruña-Veleia, en la localidad alavesa de Nanclares de la Oca, casi 500 piezas de gran valor histórico datadas entre los siglos III y VI con inscripciones acerca de la vida cotidiana, la cultura clásica o dioses paganos. Entre las más llamativas, destacaba un objeto de barro con una inscripción que aludía a la crucifixión de Cristo y que, de ser verdadera, sería la más antigua hasta la fecha. Otras piezas incluían vocablos en euskera fechados anteriormente al origen de esta lengua.

La trascendencia internacional del hallazgo atrajo la atención de la comunidad científica. Teólogos, arqueólogos, filólogos e historiadores cuestionaron su veracidad tras detectar ciertas incongruencias y anacronismos. Por ejemplo, se halló un hueso con el término "Nefertiti" cuando el reinado de la egipcia no se conocía en la Antigüedad; o referencias a "Octavio Augusto" a pesar de que esta denominación del emperador Augusto era bastante posterior. Asimismo, aparece una coma, un signo de puntuación que no se usó hasta la Edad Media. Ante esta retahíla de dudas, se conformó una comisión de 26 expertos que en 2008 negó la autenticidad de las inscripciones.

La Diputación de Álava se querelló contra Eliseo Gil y dos colaboradores en mayo de 2009. Ha pasado más de una década y este lunes 3 de febrero se sentarán en el banquillo tres acusados. El sumario tiene unos 16.000 folios y están citados numerosos testigos. La Fiscalía de Álava pide cinco años y medio de cárcel para el exdirector del yacimiento por un delito continuado sobre el patrimonio histórico y otro de estafa en concurso con un delito de falsedad en documento privado. Además, solicita la imposición de una multa de 7.200 euros.

En cuanto a Óscar Escribano, geólogo de su equipo, solicita otros cinco años y medio; y dos años y medio para Rubén Cerdán, coordinador de las analíticas, quien afirmaba falsamente que era físico nuclear. Por último, el Ministerio Público reclama a Gil y su trabajador una compensación económica de 600 euros por cada pieza presuntamente manipulada –alcanzando una cantidad total de 285.600 euros– por los daños causados en el patrimonio cultural, así como que los tres acusados abonen a partes iguales a la Diputación de Álava, propietaria del yacimiento, 12.490 euros en concepto de responsabilidad civil. La defensa reclama la libre absolución.

El fiscal, en su escrito, habla de "desperfectos" en 476 piezas que habrían sido realizados con el objetivo de dotarlas de un "pretendido valor histórico-cultural-religioso que no tenían". Asegura que se rayó la superficie de las piezas "a los efectos de realizar sobre ellas las supuestas inscripciones excepcionales".

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD