Menú
Pedro Fernández Barbadillo

Operación Pike: el plan franco-británico para bombardear la URSS

Mentiras de la historia: ni los aliados defendieron siempre el derecho internacional, ocuparon países neutrales, ni Stalin se preparó para defender a la humanidad del nazi-fascismo.

Pedro Fernández Barbadillo
0
Mentiras de la historia: ni los aliados defendieron siempre el derecho internacional, ocuparon países neutrales, ni Stalin se preparó para defender a la humanidad del nazi-fascismo.
Caricatura de 1939 de Clifford K. Berryman sobre el pacto de no agresión | Cordon Press

Una de las creencias más difundidas sobre la Segunda Guerra Mundial es que el atropello de los países neutrales lo cometieron los miembros del Eje, mientras que los Aliados defendieron siempre el derecho internacional. Pues no es así. Como tampoco que Stalin aprovechase los casi dos años entre la firma del Pacto germano-soviético y el ataque alemán para prepararse para la guerra en defensa de la humanidad y derrotar al nazi-fascismo.

La verdad es que los Aliados ocuparon países neutrales, si bien es cierto que sin la violencia del Eje. En mayo de 1940, los británicos desembarcaron en la isla de Islandia, reino autónomo cuyo jefe de Estado era el rey de Dinamarca, prisionero de los alemanes desde unas semanas antes. En el verano de 1941, tropas de la URSS y del Imperio británico ocuparon Irán. Y pocos días después de la rendición incondicional del III Reich, en mayo de 1945, Winston Churchill declaró en un discurso que su Gobierno sopesó la ocupación del Estado Libre de Irlanda, constituido en 1922 como miembro de la Commonwealth y con el rey británico como monarca.

Uno de los países neutrales que los franco-británicos planearon atacar fue la URSS, debido a su colaboración con la Alemania nacional-socialista. ¡Menuda conmoción se habría producido entonces, si Hitler y Stalin se hubieran convertido en aliados militares! Se habría cumplido la hipótesis de los pensadores geopolíticos, de un enfrentamiento entre las potencias epirocráticas (terrestres), dueñas de la Heartland (Europa Oriental y Asia Central), y las potencias talasocráticas, soberanas de los mares y de sus principales islas.

Guerra solo naval

La primera semana de octubre de 1939, Polonia quedó repartida entre Berlín y Moscú, cuyos ejércitos llegaron a celebrar desfiles conjuntos. A continuación, Stalin empezó a ejecutar los protocolos secretos del Pacto Mólotov-Ribbentrop que habían supuesto que Alemania reconociera que los países limítrofes de la URSS cayeran en su esfera de influencia. El 30 de noviembre, la URSS invadió Finlandia, porque su Gobierno se había negado a aceptar la instalación de bases militares del Ejército Rojo y a canjearle parte de su territorio.

Durante noviembre de 1939 y abril de 1940, la guerra sólo involucró a Alemania, Francia, Gran Bretaña y los restos de los ejércitos polacos, pero sin que en la frontera franco-germana se desarrollaran batallas similares a las de la Gran Guerra. Las matanzas sólo se produjeron en Polonia… y Finlandia.

Hasta las fuerzas aéreas se contuvieron y no realizaron bombardeos sobre objetivos civiles. Las únicas batallas de esos meses se libraron en el mar, como el hundimiento del acorazado Oak Royal por el U-47 en la base de Scapa Flow, que causó más de 800 muertos, y la batalla del Río de la Plata, en diciembre de 1939, en la que tres cruceros británicos acorralaron a un acorazado de bolsillo alemán, el Admiral Graf Spee, cuyo capitán ordenó destruirlo antes que rendirlo.

Ribbentrop_Stalin_Molotov.jpg
Ribbentrop, Stalin y Molotov

Los Gobierno beligerantes adoptaron diversas medidas. El 8 de enero de 1940 comenzó el racionamiento de alimentos básicos en Francia y Gran Bretaña, que en Alemania había empezado a aplicarse al poco de declararse la guerra. El primer ministro francés Édouard Daladier decretó el horario de verano, que pondría al país en GMT+1, para el 25 de febrero. Para seguir a Francia y Reino Unido, el Gobierno español ordenó el mismo cambio para el 15 de marzo.

Los estados mayores militares siguieron elaborando planes en esos meses. Ya contamos que el 10 de enero parte del plan alemán de ataque a Francia cayó en poder de los Aliados por la imprudencia de dos oficiales. Y ambos bandos planearon la ocupación de la neutral Noruega.

Stalin da gasolina a Hitler

El 11 de febrero, la URSS y Alemania firmaron un acuerdo comercial, por el que Stalin suministraba materias primas y alimentos a Alemania, sobre todo petróleo, vital para la máquina de guerra de ésta. Los Aliados aprobaron dar un escarmiento a Moscú, incluso a riesgo de que la URSS elevara la categoría de su pacto con el III Reich a militar, y empezaron a preparar el bombardeo de los campos de petróleo.

El 13 de marzo, Finlandia firmó con la URSS el Tratado de Moscú, que le obligó a grandes cesiones de territorio, aunque escapó a la pura y simple anexión. Hasta ese momento los franco-británicos no habían hecho nada útil para ayudar al país escandinavo, salvo pronunciar líricos mensajes de apoyo y expulsar a la URSS de la Sociedad de Naciones.

En ese mismo mes de hace ochenta años, el Consejo Supremo de Guerra franco-británico comenzó a preparar en serio la Operación Pike. Varios aviones británicos, con base en Habbaniyah, cerca de Bagdad, penetraron en el espacio aéreo soviético para tomar fotografías de Bakú, Grozni y Batumi, a fin de escoger blancos. También se realizaron pruebas en el arsenal de Woolwich para escoger los explosivos más adecuados.

Aprovechando la ausencia de ‘guerra caliente’ en Europa, los británicos trasladaron el 1 de abril a Oriente Próximo 48 bombarderos Bristol, más unos Vickers Wellesley para el bombardeo nocturno. Los franceses destinaron 65 bombarderos Martin Maryland más 24 Farman F.222 para las misiones nocturnas.

La operación duraría tres meses y en ese tiempo se calculaba que se tiraría más un millar de toneladas de explosivos (sobre Dresde se arrojaron en una sola noche 4.000 toneladas de explosivos y sobre Montecassino unas 2.500 toneladas). Las bases de las escuadrillas se encontrarían en Turquía, Irán, naciones independientes y neutrales, aunque anti-soviéticas, y Siria, bajo mandato de Francia.

Tan pocas bombas y en bombardeos de poca precisión no habrían dañado las refinerías soviéticas ni perjudicado a la Wehrmacht, pero quizás hubieran supuesto un ‘casus belli’ entre Francia, Gran Bretaña y la URSS.

Putin no olvida Pike

El inicio de Pike se fijó para el 15 de mayo, pero cinco días antes, Alemania, que en abril ya había conquistado Dinamarca y Noruega, se lanzó sobre Francia, Bélgica y Holanda.

Conocemos la Operación Pike gracias a que los alemanes capturaron un tren en La Charité-sur-Loire cargado con cajas de documentos oficiales. Como en 1917 hizo Lenin con los tratados secretos firmados por el Gobierno del zar Nicolás II con Londres y París, los alemanes los publicaron.

Puesto que los bombarderos habrían despegado de Siria, ¿comprende, amigo lector, por qué Vladímir Putin se ha implicado tanto en la guerra en este país árabe?

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios