Menú
Pedro Fernández Barbadillo

Theodore Roosevelt: contra los 'peces gordos'

Como EEUU se encuentra en año electoral, damos este agosto una serie de artículos sobre sus más influyentes presidentes del siglo XX.

Pedro Fernández Barbadillo
0

Theodore Roosevelt (1901-1909) fue el presidente adecuado para unos Estados Unidos pletóricos, como él, de energía y riqueza. En el exterior, realizó más aventuras, aunque en esta ocasión sin disfraces humanitarios, y en el interior fue el defensor de los hombres sencillos frente a los abusos de los trusts, el primero de los cuales se había formado en 1882 en torno a la Standard Oil, y los holdings. Una conducta contradictoria, pero que le convirtió en uno de los presidentes más populares que ha habido, tanto que pudo intentar un tercer mandato.

Su política nacional se corresponde con el apogeo de la "Era Progresista". Aplicó la ley anti-trust para desmantelar grandes corporaciones, como la Northern Securities, la Standard Oil y la American Tobacco. Se enfrentó así a magnates como John Rockfeller, E. H. Harriman y J. P. Morgan.

theodore-roosevelt-en-yellowstone.jpg
Theodore Roosevelt en Yelowstone

En una huelga de mineros de carbón obligó a una negociación entre el sindicato y la propiedad. Fue la primera vez que un presidente no intervenía para restablecer el funcionamiento del libre mercado, rompiendo la huelga aunque hubiera de recurrir a la fuerza. En su segundo cuatrienio, arremetió contra los fabricantes de medicamentos y los envasadores de carne y consiguió que mejoraran sus productos, con exigencias tan sorprendentes para nosotros como que cumpliesen sus promesas (si vendían carne de cerno, la lata tenía que contener sólo carne de cerdo).

Se ganó el apodo del "presidente conservacionista", porque en su mandato estableció cinco parques nacionales y, en virtud de la Antiquities Act (1906), declaró dieciocho monumentos nacionales. En uno de ellos, el de Mesa Verde, se enfrentó al proyecto de una empresa minera de hacer prospecciones en la zona.

Sus políticas cerraron cualquier posibilidad de crecimiento del Partido Socialista de América, fundado en 1901, el mismo año de la entrada de Roosevelt en la Casa Blanca.

Imperialismo en el Caribe

El republicano, combatiente en Cuba en la guerra contra España, agregó una nueva joya al imperio colonial norteamericano, el canal de Panamá, después de animar la independencia de esta región de Colombia. El almirante King había dicho que el mundo tenía cinco llaves, Dover, Alejandría, el cabo de Buena Esperanza, Gibraltar y Singapur, y que las cinco estaban en poder de Gran Bretaña. Roosevelt añadió una sexta llave y la guardó en la Casa Blanca.

theodore-rooseveltmapa.jpg

Después de un bloqueo naval a Venezuela realizado por las flotas de tres monarquías europeas, la alemana, la británica y la italiana, el presidente dejó claro al mundo que Estados Unidos se arrogaba el papel de policía mediante la proclamación en 1904 del Corolario Roosevelt a la Doctrina Monroe. Según éste, Estados Unidos se reservaba el derecho a intervenir en las naciones del hemisferio occidental cuando se degradaban a lo que hoy denominamos "Estados fallidos". De esta manera, el Caribe pasaba a ser una esfera de influencia exclusiva de Washington.

La primera víctima fue la República Dominicana, que en 1905 sufrió una represalia militar por la muerte de un marinero norteamericano. Se hicieron tan frecuentes estas operaciones militares que el cuerpo de infantería de marina elaboró en 1921 un manual para las llamadas guerras pequeñas; ya en la segunda mitad del siglo XX recibieron otro nombre, menos eufemístico: "Banana Wars". Concluyeron en 1934, en la presidencia del otro Roosevelt.

Candidato de un tercer partido

Entre la herencia de Roosevelt hay que citar a su sucesor, el presidente William Howard Taft (1909-1913). Un hombre tan obeso y tan educado del que se decía en Washington que se levantaba en el tranvía para ceder el asiento a tres mujeres. Sirvió a Roosevelt como secretario de Guerra. En su único mandato, mantuvo las directrices de su protector, aunque sin su energía. En política exterior, sustituyó el "Big Stick" por la "diplomacia del dólar"; es decir, las inversiones y las empresas tomaron el lugar de los destructores y los marines. Prosiguió las demandas contra los trusts y fundó el Departamento de Trabajo, aunque su respaldo a una subida de los aranceles decidida en el Congreso encendió la división del partido del elefante. Más tarde, reconoció que se sintió más feliz como presidente del Tribunal Supremo (1921-1930) que como el vigésimo séptimo jefe de Estado.

theodore-rooseveltrepublicanos1904.jpg
Convención republicana de 1904

Con Roosevelt por primera vez el Partido Republicano se convirtió en un partido de clases medias y populares. En las elecciones de 1904 obtuvo el mayor margen de votos populares desde la victoria de Monroe en 1820.

Descontento con la conducta de Taft, trató de que el Partido Republicano le volviese a postular a la Presidencia, pero su personalidad y su independencia le habían indispuesto con los mandamases, de modo que se rechazó su candidatura. La reacción de Roosevelt fue montar otro partido, el Progresista.

Derrotó a Taft, que obtuvo el peor de un resultado de un presidente que se presentaba a la reelección: ganó sólo en dos estados. Roosevelt venció en seis. Pero este tercer partido dividió el voto republicano y dio el triunfo al demócrata Woodrow Wilson, que se llevó cuarenta estados.

Es el único presidente del siglo XX cuyo rostro se talló en el monumento del monte Rushmore.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios