Menú

El Consejo de Transparencia pone en evidencia la actuación partidista del Gobierno con las fosas de la Guerra Civil

El Ejecutivo debe ahora esclarecer las dudas sobre la supuesta fosa de Andreu Nin, descubierta y contaminada durante el mandato de Zapatero.

El Ejecutivo debe ahora esclarecer las dudas sobre la supuesta fosa de Andreu Nin, descubierta y contaminada durante el mandato de Zapatero.
En el centro, con gafas, Andreu Nin. | Archivo

"Es evidente que en lo que es la política de las fosas, este Gobierno, como el anterior socialista, solo se mueve por afán electoralista y propagandístico en las fosas que les interesa remover, mientras que en otras se escuda en excusas y en todo tipo de maniobras dilatorias y encubridoras para que no se descubra la verdad". Con esas palabras, recogidas por el diario La Razón, el abogado y activista de la Memoria Histórica Guillermo Rocafort valoraba la reciente resolución del Consejo de Transparencia, que ha ordenado al Gobierno de Pedro Sánchez esclarecer las dudas sobre la fosa hallada en Alcalá de Henares en 2008, supuesta tumba de Andreu Nin, líder del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) purgado por agentes de Stalin en territorio del Frente Popular durante la Guerra Civil.

Nin fue arrestado por los comunistas en Barcelona el 12 de junio de 1937 y, según apuntan las investigaciones más recientes, conducido primero a la checa de Atocha y después a una casa apartada en la localidad de Alcalá de Henares, propiedad del matrimonio formado por Ignacio Hidalgo de Cisneros, jefe de la Aviación republicana, y Constancia de la Mora Maura, la nieta comunista del político conservador Antonio Maura. Allí habría sido salvajemente torturado, desollado y rematado después de negarse a confirmar las falsas acusaciones que le catalogaban de traidor y espía de la Gestapo, lo que habría justificado a ojos de los combatientes comunistas la purga posterior de toda su organización.

A poca distancia de aquella "checa improvisada", en febrero de 2008, durante el mandato del presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero, fue encontrada por casualidad una fosa con siete víctimas de la Guerra Civil presuntamente asesinadas por el Frente Popular. Automáticamente, diversos expertos señalaron que allí podrían encontrarse los restos del conocido líder del POUM, uno de los desaparecidos más célebres del conflicto. Sin embargo, el levantamiento de los cuerpos y el posterior estudio del lugar no se hizo con la profesionalidad exigida en otros casos por los promulgadores de la Ley de Memoria Histórica. Un estudio de la Sociedad Científica Aranzadi determinó que "en el momento de iniciarse la intervención arqueológica, los restos óseos ya habían sido retirados de la fosa sin rigor científico, lo que dificultó considerablemente el posterior estudio antropológico".

Resolución del Consejo de Transparencia

Ahora una nueva resolución, ganada por el citado Guillermo Rocafort, ha ordenado al Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática remitir la solicitud de clarificación sobre la posible fosa de Andreu Nin al Ministerio de Defensa, ya que fue descubierta en instalaciones militares. En concreto, lo que se pide es la "copia de la documentación de todas las actuaciones realizadas en la fosa, incluidos los informes de la sociedad informante (Sociedad de Ciencias Aranzadi) al respecto de sus actuaciones; información de balística sobre las balas ejecutoras y sobre los enseres personales hallados (ropa, símbolos religiosos, etc); conocer el destino actual de los restos, pues aparece como exhumada total; clarificación sobre si se han identificado los restos humanos localizados y si se han hecho pruebas de ADN con las posibles familias de las víctimas, y en particular con la familia Nin; expediente completo de todos los informes oficiales desde que se descubrió la fosa hasta el momento, y en especial, los informes que ordenaron la paralización de las actuaciones tras su descubrimiento".

El Consejo de Transparencia ha tenido que pronunciarse después de que el Ministerio de Memoria Democrática no contestase satisfactoriamente a ninguna de las solicitudes presentadas por Rocafort. Por ello, ha incidido en la necesidad de la búsqueda de la verdad que fija la propia Ley de Memoria Histórica, y afirma que en este asunto es aplicable la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, que facilita el conocimiento de los "hechos y circunstancias acaecidos durante la Guerra civil y la Dictadura".

"Sacar restos de unas fosas mientras se contaminan otras es uno de los actos más viles del socialismo español", ha comentado Rocafort en el citado artículo de La Razón. "Llama la atención esta resolución del Consejo de Transparencia ante un Gobierno que alardea de ansias de búsqueda de la verdad sobre las fosas, pero que decae en realidad cuando se trata de clarificar los crímenes que hubo en la zona del Frente Popular y, en particular, en una fosa donde se sospecha que estaban los restos de Andreu Nin". Por eso, se pregunta si, "de encontrarse la fosa de García Lorca, el Gobierno socialcomunista actuaría de la firma manera como está haciendo con la que parece ser de Andreu Nin o, por el contrario, llevaría a cabo un despliegue de medios propagandísticos como los aplicados en la exhumación de Francisco Franco".

Temas

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad