Menú

Ayanta Barilli y Fernando Sánchez Dragó se sinceran en 'Pacto de sangre'

En Pacto de sangre Dragó y su hija Ayanta Barilli se sinceran el uno con el otro, y cuentan los pormenores del parto natural de Akela. 

Chic
12
En Pacto de sangre Dragó y su hija Ayanta Barilli se sinceran el uno con el otro, y cuentan los pormenores del parto natural de Akela. 
Ayanta y Dragó publican libro juntos

La semana que viene se publica en toda España Pacto de sangre. Vidas Cruzadas (Planeta), un libro escrito por Fernando Sánchez Dragó –colaborador de esRadio- y su hija Ayanta Barilli –colaboradora de Es la mañana de Federico y directora de Es amor y Es sexo- en el que relatan, en forma de crónica personal, su experiencia como padres y como hijos, con motivo del nacimiento de Akela, el último vástago del escritor y el primero con su actual pareja, Naoko.

Un libro que aborda la llegada del pequeño y desvela todos los detalles de su parto natural –como natural fue su propia concepción-, en casa, sin ginecólogo ni medicación, y entre gatos y mujeres. Una de ellas era Ayanta Barilli, que junto a Dragó ofrece en Pacto de sangre una crónica familiar de textos cruzados y complementarios, firmados por padre e hija, que los lectores podrán adquirir muy pronto en las librerías.

En el volumen, Ayanta envía una carta a su padre que es tanto de cariño como de queja, de alabanza y reproche, en el que reflexiona como madre y como hija sobre el papel que ha jugado el escritor en su vida, y en el que asegura que, aunque él mismo no sepa "cuáles son sus culpas, le ha perdonado". Dragó, por su parte, expone de manera emotiva, divertida y políticamente incorrecta cómo vive el sentimiento de su reciente paternidad a los setenta y cinco años, y también las vicisitudes del parto, en el que también estuvo presente.

Los textos de ambos, relata el propio Dragó, están escritos sin haber leído el del otro. "Lo hicimos así adrede, aunque la curiosidad nos picaba. Los textos tenían que ser autónomos e independientes, sin retoques, concebidos al calor de la soledad, la sinceridad y la libertad".

Ayanta, por eso mismo, expone con total sinceridad en el suyo cómo "un hijo, padre, requiere tiempo. Mucho tiempo. Y tú (a su padre) no lo has tenido, aunque creas lo contrario". Ayanta recuerda pequeñas anécdotas, como cuando le "quitaba una patata frita del plato", así como otros "momentos más dramáticos y agresivos" de su vida familiar. Recuerda en concreto a quien fuera pareja de su madre después de Dragó, un hombre que se convirtió en el protagonista de sus pesadillas: "Cualquier nimiedad, que se derramara un poco de agua de la jarra en el mantel o que sonara el teléfono por una llamada de algún amigo incauto, significaba el comienzo de una reprimenda que solía acabar con un castigo físico". Una tensión que le hizo esperar a su verdadero padre como un "príncipe" y "salvador". "Te esperé y te esperé y raras fueron las veces que te tuve a mi lado", se lamenta en una de las páginas.

Pero Ayanta relata también los pormenores de su maternidad, de cómo olvidó con ello sus "tristezas, traumas infantiles, incapacidades", y por fin entendió a sus padres. "Después de perdonaros a vosotros, logré perdonarme a mí misma". El libro que publica Planeta, sin embargo, va mucho más allá.

"Hace años tuviste una dolencia del corazón que acabó en una larga operación a vida o muerte de la que, por fortuna, saliste bien parado". Ayanta relata también el cambio de Dragó hasta que el propio escritor vio que "merecía la pena estar allí y ser el jefe de la manada y pasar el testigo a un niño que nacería de ti y por ti". Una evolución en la que fue importante la llegada de Akela, y que se produjo tras varias vicisitudes, las que narra en relación al embarazo y parto de la pareja de Dragó, Naoko.

Pacto de sangre: Vidas cruzadas, editado por Planeta en la colección Temas de Hoy, sale a la venta el día 12 de marzo.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation