Menú

Xavier Horcajo: "El Ministro del Interior recibió dinero de CiU para el PP"

El periodista Xavier Horcajo ha publicado un informe completo de la caída del clan Pujol y del papel de los servicios secretos en el caso.

27

Pujol: El hundimiento (Editorial Actas) es la crónica minuciosa del ocaso de la dinastía catalana creada por Jordi y Marta, un matrimonio que siempre ha sabido lo que le conviene. Durante décadas han alimentado con pasto ajeno la vaca del nacionalismo para ordeñarla en exclusiva y sin contemplaciones. El clan Pujol es la leche.

El libro que firma Xavier Horcajo, periodista y economista, encuentra en la ficción cinematográfica la compresión del lector. La película El Hundimiento, pero protagonizada por un Pujol refugiado en la casa de su portero, como el acabado Hitler en el búnker contando los minutos para decir hasta nunca.

El título podría haber sido Los Soprano, El Padrino, Andorra no es país para viejos, Hasta que llegó su hora, En el nombre del padre, Camino de Perdición… Hay dónde elegir. Horcajo ha recuperado este repertorio para los capítulos del libro.

Los pasajes más jugosos son en los que se describe, a través de testigos directos, el papel de los servicios secretos y la UDEF en el asunto: filtraciones, venganzas, odios...

Cojan chinchetas y cuerdas de colores, y pónganse delante de un corcho. Es la mejor manera de asimilar el hundimiento del clan Pujol, un libro de confidencias y anécdotas. A continuación reproducimos algunas de ellas.
5

"Los servicios de inteligencia españoles internos o externos, protegen los objetivos que se les encomiendan. En España es una infamia que se le sitúe tras una operación contra Pujol o cualquier otro político o expolítico español", afirma uno de los pioneros del CNI, "la empresa de antenas de la Cuesta de las Perdices", como irónicamente lo llama sus desde tractores. Otra cosas que contra los Pujol se hayan movido las cloacas del Estado, funcionarios que, por ganar dinero o por odio personal al separatismo te quienes fueron antes nacionalistas moderados, hayan desempolvado viejos dossieres y reflujos de las andanzas de CiU y de Jordi Pujol.

En efecto el independentismo de Convergència activó las cloacas del Estado. Los servicios contaron con una orden respaldada con dinero de los fondos reservados para ganarse confidentes, y primer "trabajo" fue el informe de la UDEF cuando comandaba la Unidad el comisario José Luis Oliveras. Ese dinero llegó a los primeros confidentes: Javier de la Rosa y Victoria Álvarez. "Fueron cantidades importantes", afirman fuentes de la Unidad.

9

El borrador de la UDEF hizo trabajar a muchos. Fue una labor sometida a protocolo policial, que contó con financiación "especial" y que se paró por arriba, lo que produjo enorme desazón entre los policías implicados. Se sorprendía de que lo obtenido -que era muy jugoso- no tomara el camino del juzgado. Pasaba el tiempo y crecía la sospecha de que se había negociado con los de CiU. Las explicaciones del Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, produjeron un enorme "cabreo" en la UDEF. Tanto que, puestos a destruir su trabajo, decidieron reventar el asunto y lo filtraron.

Pedro J Ramírez director del mundo era consciente de que se trataba de una información de altísimo riesgo, pero no dudo. Eduardo inda y Esteban Urreiztieta lo llevaron a la portada de rotativo. Su cálculo fue algo imprudente, porque creían contar con el apoyo del Gobierno de Rajoy. No había dudas sobre la veracidad del "borrador", pero sí alguna sobre si los de Rajoy mantendrían su palabra.

Cuenta Horcajo que un antiguo consejero del Gobierno de Pujol, no desvela el nombre, fue a visitar honorable líder una tarde. Dio el paso porque sintió "lástima por el personaje" y sobre todo tras meditar los cómodos ingresos que había recibido durante años del régimen y cómo le ayudó "cuando se separó, necesitaba dinero y Pujol hizo que lo colocaran en las cuadras de Javier de la Rosa". Este es un fragmento de lo que allí se encuentra:

UBÚ CONFIESA

Fue una tarde fría de noviembre cuando atravesó el zaguán de la finca de la Ronda General Mitre. No había portero, sino un tipo de paisano con una bandolera, esas que ya nadie usa, eso y que le preguntaba si venía a ver a "President Pujol" le reveló lo obvio: se trataba de un policía autonómico de escolta. "Le han quitado la paga, el despacho, el título… No son tan severos como pretenden", pensó el "exconceller". El Mozo de Escuadra le dirigió a la antigua vivienda del portero, en la planta baja del edificio. Entró en la estancia de dos piezas, lo típico de un edificio de los años cincuenta, y sentado en una pequeña mesa estaba un Pujol desaliñado, con un jersey de lana, que bajo la luz de un flexo garabateaba cuartillas y libretas con notas y notas.

Cuenta Jordi Pujol: "me refugio aquí porque me da la sensación de salir de casa. Es como ir al despacho, ¿me entiendes?

Y llegó el momento de la confesión.

"Es duro Pero es lo que nos toca vivir". En ese mismo zulo convertido en celda de la vergüenza es donde destiló Pujol las poéticas definiciones de su propio legado, del que dice que "pese a los errores, sus huellas no sean borradas por un viento impetuoso y hostil". Es decir corromperse engañar defraudar durante más de 30 años son un viento hostil".

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation