Menú

Un Montalbano clásico

Con más de noventa años, el siciliano Andrea Camilleri sigue mostrándose en plena forma como narrador hábil e inteligente.

0
Los Libros: 'Una voz en la noche' Es la Mañana de Federico

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Con más de noventa años, el siciliano Andrea Camilleri sigue mostrándose en plena forma como narrador hábil e inteligente.
El escrcitor Andrea Camilleri. | Cordon Press

Los oyentes de esRadio conocen ya mi afición – que comparto con miles de lectores - por las novelas del comisario Montalbano. Con más de noventa años, el siciliano Andrea Camilleri sigue mostrándose en plena forma como narrador hábil e inteligente. Los azares de la industria editorial han querido que aparezca ahora mismo, en abril del 2016, su novela Una voz en la noche, publicada en italiano hace cuatro años. ¿Afecta esto en algo a su calidad? En absoluto. Lo que sí sucede es que el lector de todas las novelas de estas se van a encontrar con un Montalbano una pizca más joven, en el que apuntan ya algunos síntomas que en otras posteriores se agravarán.

Vemos aquí a un comisario que acaba de cumplir los 58 años y empieza a ser consciente de que se aproxima a la vejez, a la jubilación: teme la simbólica cercanía de los sesenta; comienza a dormir mal, se olvida de lo que ha soñado; se confunde con algunos nombres (como el inefable Catarella); se enfada por teléfono con Livia, su pareja en la distancia, con la que puede cumplir pronto – dice con ironía – el "noviazgo de plata"...

La intriga es bastante complicada, al enlazarse tres episodios: una pelea con un joven automovilista, el robo de un supermercado y el asesinato de una joven. Alrededor de esto, las mafias, los políticos corruptos, los periodistas venales... El pesimismo es evidente: "La inutilidad, parte integrante del ser humano" (p. 20). De nada le sirve a Montalbano indignarse y preguntarse, una y otra vez, con rabia, "en qué país se había visto" algo semejante: los lectores de toda Europa –me temo– se reconocen en ese diagnóstico.

Insiste, esta vez, en el tema de la prensa: "La prensa escrita no sirve para nada. Italia es un país con dos millones de analfabetos totales y un treinta por ciento de la población que a duras penas sabe firmar. Tres cuartas partes de los que compran el periódico sólo leen los titulares que, con frecuencia, y eso es una costumbre estupenda muy italiana, dicen lo contrario que el artículo. Los pocos que quedan ya tienen formada una opinión y se compran el periódico que la refleja".

Pero queda la televisión, "que la ven incluso los analfabetos. –Y se nota, la verdad. Las tres cadenas privadas más importantes son propiedad personal del líder del partido en el poder, y dos de las públicas están dirigidas por hombres elegidos por ese mismo líder. ¡Así se forma tu maravillosa opinión pública" (p. 150). Sólo los tontos –ya lo sabemos– pueden consolarse por el hecho de que sea un mal de muchos...

Todo esto lo compensa Camilleri con una trama interesante y bien resuelta, un delicioso sentido del humor y la complicidad con unos personajes que sentimos ya como amigos nuestros. (Yo no había leído esta novela pero sí vi en televisión el episodio inspirado en ella).

Un Montalbano clásico, maduro pero todavía no viejo, para deleite de sus innumerables seguidores.

Andrea Camilleri: Una voz en la noche, Barcelona, ed. Salamandra, abril de 2016, 221 págs, 16 euros. ISBN: 978-84-9838-744-5.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD