Menú

Cli-fi, el género literario que llega para salvar el mundo

Son libros de ficción que crean conciencia ecológica global y advierten de los peligros del cambio climático.

0
Son libros de ficción que crean conciencia ecológica global y advierten de los peligros del cambio climático.
Fotograma de la película 'San Andrés' | Warner Bros

El mundo sumergido (1962) del escritor inglés J.G. Ballard, es la novela que se considera propulsora del género cli-fi (climate fiction), un término que, sin embargo, no se popularizó hasta 2007 por el activista y bloguero Danny Bloom.

Pero, ¿qué es el cli-fi? Es el género que está llamado a mover conciencias y salvar el mundo. Son historias centradas en ecoterrorismo, el deshielo, el cambio climático o los problemas de la contaminación. El mundo sumergido, como se espera de su título, presenta un planeta inundado por el deshielo de los casquetes polares. Los científicos y militares unen fuerzas para buscar soluciones y rescatar supervivientes, que aguardan desesperados en azoteas y edificios altos.

De unos años atrás, están aumentado en las librerías los ejemplares que lanzan una aterradora llamada de emergencia ante la catástrofe que un sector científico advierte que se avecina. En universidades como la de Oregón o Cambridge se imparten cursos especializados en este género, en los que se insiste en la necesidad de generar en el lector la inquietud de un futuro desastroso. Es una ficción mucho más cercana que las convenciones científicas o los informes y gráficos de mal agüero.

far-north.jpg

La mayoría de los escritores cli-fi proponen al lector imaginar qué comería, dónde viviría o cómo sería su día a día en caso de que las sequías se hagan permanentes o la capa de ozono se diluya por completo. Así lo hace Marcel Theroux en Far North (2010): describe una ciudad en ruinas con habitantes moribundos y aislados, donde el caos se apodera de las calles.

The healer (2014), de Antti Tuomainen, es un thriller sobre asesinos en serie en una Helsinki anegada, sin ningún tipo de orden social. El año del diluvio (2010), de Margaret Atwood, Príncipe de Asturias en 2008, muestra un cataclismo provocado por los avances tecnológicos que impulsa el nacimiento de una secta religiosa ecologista.

Ejemplo más que recientes es Algo, ahí fuera,del periodista italiano Bruno Arpaia, que acaba de publicarse. Habla de "emigrantes ambientales" de una Europa desértica. Los núcleos urbanos cercanos al círculo polar ártico son ahora la opción más plausible para sobrevivir.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot