Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Los cheques, las flores y las mentiras de la poesía de Luis Alberto de Cuenca

Acaba de aparecer la última antología poética de "uno de los autores vivos más influyentes de la poesía española actual. 

0
Luis Alberto de Cuenca. | D. Alonso Rincón

Acaba de aparecer, con el título de Se aceptan cheques, flores y mentiras (2018), la última antología poética de Luis Alberto de Cuenca, "uno de los autores vivos más influyentes de la poesía española actual, así como un referente esencial para las últimas generaciones", como muy bien reza la solapa del volumen. Raro es el año que no aparecen varias antologías y reediciones de su obra -recordemos aquí, por ejemplo, Elsinore. Scholia. Necrofilia (Madrid, Reino de Cordelia, 2017) o El valor y los sueños (Madrid, Verbum, 2017), aparecidas el pasado año o Qué haría yo sin mis tebeos que acaba de aparecer a comienzos de este 2018, aunque lleve fecha de diciembre de 2017-, lo que habla de su enorme difusión. Esta abundancia de florilegios -ya contamos con selecciones de sus poemas amorosos, morales, góticos, humorísticos, de cine…- hace que los editores busquen la singularidad del suyo. El hilo conductor de este, como vamos a ver, se aclara explícitamente al comienzo de cada una de sus partes.

Precede a estas un interesante prólogo (pp. 7-13) —nada desdeñable tampoco desde el punto de vista literario— de José María Sanz Beltrán, Loquillo. En él rememora, su primer encuentro con Luis Alberto de Cuenca, allá por 1983; y luego, ya en la década de los noventa, el descubrimiento de su poesía y el comienzo de una amistad (reforzada también por afinidades personales en la cultura y en la vida) y de una admiración que culminarán en Su nombre era el de todas las mujeres, el exitoso disco en que el cantante barcelonés pone música a diez poemas del escritor.

La primera sección lleva el rótulo de "Cheques", y, según se nos explica, reúne una serie de "poemas que hablan de todo lo que nos cuesta, de todo lo que debemos, de todo lo que pagamos con dinero, con amor y, la mayoría de las veces, con tiempo" (p. 19). Ese es el tenue hilo que une los trece textos que la integran, entre los que se encuentran "Aniversario", "El prisionero", "En el supermercado" o "Hammurabi" (pp. 21-24), por citar solo los cuatro primeros.

Un vínculo más claro se percibe en el segundo apartado, "Flores" (pp. 37-55), compuesto por dieciocho "poemas que hablan del amor, de su principio y de su fin" (p. 35). De Cuenca es sin duda uno de los grandes poetas amorosos de la literatura contemporánea como bien lo prueban los poemas aquí recogidos (y algunos de los recogidos en la primera sección). Entre ellos hay títulos tan conocidos como "El desayuno" (p. 43), "Peligrosa" (p. 47), "Tu musa" (p. 53) o "Vamos a ser felices" (p. 55), que representan, además, diversos tonos y modulaciones de la lírica amorosa del autor. Destaca también la inclusión de un inédito, "El abrazo" (p. 42), que integrará su próximo libro Bloc de otoño.

Por último, "Mentiras" (pp. 57-80) incluye veintiún "poemas que reflexionan en torno a la mentira, a veces como fantasía y otras como peculiar habilidad humana" (p. 56), según puede leerse al inicio de la sección. Prevalece sin duda, al igual que en el resto de su obra poética, el tono humorístico presente en composiciones como "La verdad" (p. 75), "Political incorrectness" (p. 79), o incluso en "El fantasma de Rita" (p. 65), que altera su título original para diferenciarse de su homónimo "El fantasma" (p. 64) de El hacha y la rosa. Aparece también en este apartado "La huida a Egipto" (p. 73), cuyo verso 3, ligeramente retocado, da título a la antología.

Clausura el libro una "Bibliografía" (p. 83) en la que se consignan en orden cronológico todos los poemarios aquí representados, desde Necrofilia (1983) hasta el ya citado Bloc de otoño, todavía inédito, pero cuya publicación se anuncia para este 2018. Todos los textos pertenecen, pues, a su etapa de "línea clara", iniciada a partir de los ochenta, y con la que tanto éxito de público y crítica ha cosechado. Por ello Se aceptan cheques, flores y mentiras ofrece un buen motivo —incluso para quienes no suelen leer poesía— para acercarse a la obra de uno de los grandes poetas contemporáneos.

Luis Alberto de Cuenca. Se aceptan cheques, flores y mentiras, Barcelona, Penguin Random House, 2018, 87 pp.

En Cultura

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Federico Jiménez Losantos: 'Kim Il-Torra reta a Mariano Tse-Tung y el Zar de Galapagar reta a Podemos'
    2. Iglesias y Montero consultarán a sus bases si tienen que dimitir tras la polémica del chalé
    3. Una herencia de más de un millón de euros avala la compra del casoplón de Pablo Iglesias e Irene Montero
    4. Primera manifestación contra el racismo de Torra
    5. ¿Quién es Rocío Muñoz, la madrileña que arrasa en Italia?
    0
    comentarios

    Servicios