Menú

Almudena Grandes: "La crisis multisistémica en la que vivimos deriva de que en la Transición se fundó una democracia sobre el aire"

La escritora madrileña se ha alzado hoy con el Premio Nacional de Narrativa gracias a su novela Los pacientes del doctor García

0
La escritora madrileña se ha alzado hoy con el Premio Nacional de Narrativa gracias a su novela Los pacientes del doctor García
Almudena Grandes durante la Feria del Libro de Madrid 2018 | Cordon Press

Ha tenido que ser la cuarta entrega del ambicioso ciclo que comenzó a escribir hace casi diez años, titulado Episodios de una guerra interminable, la que se ha llevado un reconocimiento que, en el fondo, está dirigido también a todas las demás. Almudena Grandes ha sido galardonada hoy con el Premio Nacional de Narrativa gracias al éxito que ha cosechado su novela Los pacientes del doctor García (Tusquets), que publicó a finales del año pasado y que a día de hoy se encuentra en su décima edición, con más de 200.000 ejemplares vendidos.

"Recibo este reconocimiento como se puede recibir un premio como este: con mucha alegría", ha dicho durante la rueda de prensa. "Estaba escribiendo esta mañana en casa y cuando me lo han anunciado no podía estar más contenta. Y en realidad me ha gustado mucho porque me ha hecho acordarme de toda esa gente que alguna vez me ha parado y me ha dicho que mis novelas le han gustado mucho, porque su abuelo estuvo encarcelado durante el franquismo, o porque algún familiar vivió alguna cosa parecida", ha comentado.

El ciclo que comenzó con la publicación en 2010 de Inés y la alegría pretende eso: "recuperar historias sucedidas hace no tanto que, sin embargo, no han sido contadas nunca", según ella misma ha explicado. Un trabajo de "memoria histórica" que ve necesario. "A la gente que llega ahora y dice que mirar al pasado no sirve más que para abrir heridas y no dejarnos avanzar, yo les diría que más bien sirve para todo lo contrario. La memoria no es tanto del pasado como del presente y del futuro. Si no sabemos de dónde venimos, no podemos saber qué no queremos ser". En ese sentido ha querido llamar la atención sobre un fenómeno que ha catalogado de llamativo. "Los españoles tenemos la suerte de vivir encima de una mina de oro. La cantidad de historias que hay bajo nuestros pies, que nunca han sido contadas, son un verdadero filón. Cuando me propuse escribir este ciclo la gente pensaba que me había vuelto loca. Muchos me decían que para qué lo hacía, si de la Guerra Civil y del franquismo ya se ha contado todo. Y lo que pasa es que eso no es verdad. Tenemos la impresión de que se ha contado todo porque se ha contado muy poco, pero se ha contado tantas veces que parece que ya no hay nada más".

Continuando por esa senda, ha analizado la situación actual y ha dado su opinión sobre lo que, para ella, es la verdadera causa de la "crisis multisistémica" en la que vivimos. "Todo tiene que ver con que en la Transición se fundó una democracia sobre el aire. Somos la única democracia del mundo que se inició sin renegar de su pasado autoritario. En su momento, no reivindicamos nuestras raíces democráticas y antiautoritarias, que las tenemos, y decidimos iniciar todo partiendo de un régimen dictatorial. Ahora, yo creo que la crisis en la que estamos, económica, territorial, institucional y política, viene de ahí", ha comentado.

Otra entrega en camino

Esta mañana, antes de enterarse del galardón, se encontraba escribiendo la próxima novela del ciclo, que saldrá próximamente. "Llevo ya 80 folios", ha dicho, antes de añadir, "puedo avanzar que se centrará en 25 años de franquismo, desde 1949 hasta 1964, los que para mí son los peores años del régimen". Ha explicado esa afirmación diciendo: "Sí, porque en los cuarenta aún había esperanza. Los republicanos aún pensaban que la comunidad internacional iba a intervenir; y en los sesenta también hubo esperanza, con todas las movilizaciones sociales que iban cada vez a más. Sin embargo los cincuenta son los peores años, sumidos en la dictadura y sometidos por ese puritanismo católico que casi no dejaba respirar, en el que todo era pecado y donde las cosas se castigaban más por ser pecado que por su ilegalidad".

Para terminar ha querido responder una pregunta relacionada con los premios literarios a mujeres, cada vez más frecuentes. "Creo que es lo que tenía que pasar. Y no es que sea un fenómeno nuevo, ya ha habido premios literarios a mujeres antes, pero es que eran evidentes. El escándalo hubiese sido que Ana María Matute no hubiese recibido ningún premio. Lo que pasa es que no era algo frecuente. Ahora creo que se está normalizando todo. Cada vez somos más las mujeres que escribimos, y estamos al fin llegando a ese punto en el que no hará falta que nos hagáis estas preguntas, ni que nosotras tengamos que contestarlas", ha concluido.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios