Menú

Denuncia y esperanza en Venezuela: "Las elecciones limpias son la única salida"

La periodista Carol Prunhuber, la escritora Milagros Socorro y el diplomático Fernando Gerbasi hablan con LD en la presentación de Sangre y Asfalto.

0
La periodista Carol Prunhuber, la escritora Milagros Socorro y el diplomático Fernando Gerbasi hablan con LD en la presentación de Sangre y Asfalto.
Carol Prunhuber, Fernando Gerbasi y Milagros Socorro durante la presentación de Sangre y Asfalto / Alfredo Peña | Alfredo Peña

En Venezuela hay esperanza. La oposición, "más cohesionada, pese a las dificultades, que en cualquier otro momento", según palabras de la escritora Milagros Socorro, parece haber alcanzado un consenso claro "en la manera de llegar a la transición democrática". De momento, sin embargo, las cosas continúan en el aire. La represión sigue activa. Las mismas denuncias repetidas en los últimos años no han dejado de sonar todavía: han pasado dos décadas de régimen en los que se ha producido una diáspora de más de cuatro millones de personas; también se han ido sucediendo en las cárceles un total de 8.000 detenciones políticas; diversos grupos paramilitares campan a sus anchas y reducen por la fuerza las respuestas de la población en las calles; se acumulan los asesinatos sumarios mientras el Gobierno continúa enriqueciéndose a costa de empobrecer a una población que vive en uno de los países con mayores reservas de petróleo del mundo. "No nos enfrentamos a un régimen convencional. Nos enfrentamos a una organización criminal. A una mafia", resumió ayer la periodista Carol Prunhuber.

Se trata de una realidad palmaria que, sin embargo, encuentra una respuesta escéptica por parte de algunos integrantes del actual Gobierno de España. "Ante eso", dijo el diplomático Fernando Gerbasi, "sólo podemos responder con nuestra labor testimonial". Y en ese sentido, añadió, "el libro que publica ahora Prunhuber es una gran prueba". Se refería a la obra que había permitido esta reunión, Sangre y Asfalto, una recopilación de imágenes y testimonios de las revueltas que se generaron en 2017 tras la disolución de la "legítima Asamblea Nacional". "La gente salió entonces a la calle reclamando una democracia libre, sustentada en la separación de poderes", explicó la autora, "pero también para denunciar las carencias en las que vivimos desde hace demasiado tiempo". Ella pasó esos días sumergida en su labor periodística. Decidió archivar todos los testimonios que pudo recoger para, según explicó ayer, "que en el futuro nadie nos robase nuestra historia". No fue hasta revisar todas las declaraciones que se dio cuenta de la verdadera magnitud del "increíble esfuerzo que está realizando una población entera por salir de un régimen criminal".

Ayer tuvo lugar la presentación del libro en la Universidad Francisco Marroquín de Madrid, y este periódico pudo hablar brevemente con los tres ponentes del acto. Todos ellos se mostraron optimistas con respecto al futuro. "Ahora hay una estrategia más clara que la que había hace exactamente un año", resumió la Milagros Socorro. "La única salida deseable para todas las partes son unas elecciones limpias y confiables". Para que ocurran, sin embargo, son conscientes de que Maduro no va a poner las cosas fáciles. "Van a ser necesarias las presiones internacionales, desde luego", explicó también Socorro. Aunque se trata de un reto "inédito" en la historia, del que tampoco se tienen muy claros los pasos exactos a seguir. "Nosotros llevamos tiempo estudiando diversas salidas para la transición democrática, evidentemente", dijo Prunhuber, "nos apoyamos en grandes ejemplos históricos, como el de Chile o el de España, pero de todas formas la situación actual de Venezuela no tiene nada que ver". Se refería al carácter excepcional de un régimen enriquecido por una serie de negocios internacionales, que además cuenta con apoyos de algunas de las grandes potencias de la geopolítica mundial. "Se trata de una disyuntiva muy particular, y por eso tampoco existe una fórmula de éxito probada en la historia".

photo-2020-02-26-20-20-33.jpg
La periodista Carol Prunhuber durante la presentación de su libro, Sangre y Asfalto | Alfredo Peña

Lo que todos tienen claro es que el tiempo de Maduro ha llegado a su fin. "Sólo tiene una salida, porque si al final sucediese que tuviese que salir por la fuerza, lo perdería absolutamente todo. A través de las elecciones democráticas todavía puede salvar el chavismo como proyecto político", resumió Socorro. Ese es el punto en el que se centró también Gerbasi. "Yo no sé si a Maduro personalmente le convienen las elecciones", dijo, "pero desde luego que son convenientes para toda su cúpula". De todas formas, descartó una salida forzosa. "Si me preguntas mi opinión, no va a haber intervención. Ningún país ha dicho que quiera intervenir. El Grupo de Lima dijo que no. La UE dice que no. EEUU ha jugado con el término de que tiene todas las posibilidades encima de la mesa, pero ha rehusado posicionarse a favor de intervenir…" explicó el diplomático, que sólo contempla una vía posible: "Que las presiones comerciales de Estados Unidos consigan sentar a Putin en una mesa de negociación, y que después sea él el que doblegue a Maduro".

La "preocupación" española

En medio de la partida geopolítica que tiene a Venezuela en el centro del tablero internacional, los últimos bandazos de España con respecto a la figura de Juan Guaidó han sido recibidos con preocupación. "Yo ya presencié cómo se jactaba Morodo en su momento de su ascendencia sobre Chávez", dijo Socorro. "Le gustaba presumir de tener una línea interministerial, de esas que sólo tenían los altos cargos de la cúpula y el ejército, y que le bastaba con levantar el teléfono para llamar directamente al despacho de Chávez". Tampoco les resultó sorprendente la vinculación de Podemos con el régimen, pero sí que tildaron de "preocupante" que ahora "sea Iglesias quien mande en la agenda internacional española con respecto a Venezuela".

"No es casualidad que fuese Iglesias el primero en catalogar a Guaidó como líder de la oposición", explicó Gerbasi. "Después, inmediatamente, Sánchez hizo suyo ese discurso". "Ahora bien", añadió, "esto a España no le va a salir barato, porque ha molestado a Estados Unidos y a varios países de la Unión Europea. Por eso creo que a la larga tendrán que volver a cambiar su posicionamiento". En ese sentido, tildaron de "lamentable" la reunión entre Ábalos y Delcy Rodríguez. "Todo lo que haga Delcy Rodríguez es sospechoso de ser un movimiento mafioso", dijo Socorro. "Ella es una violadora de los Derechos Humanos, que no por nada está sancionada por la Unión Europea y por la propia España. Por eso no se concibe lo que acaba de suceder".

Prunhuber, por su parte, llamó la atención sobre la falta de responsabilidad del Gobierno de Sánchez. "Portugal no la dejó cruzar su espacio aéreo. Esa es una política clara y coherente. Lo que hizo España fue tomar posturas contrarias a la Unión Europea, y eso sólo puede ir derivando en la erosión de las relaciones entre España y la Venezuela democrática". Con respecto a ese tema, y para finalizar, Socorro sentenció la reunión con una advertencia: "Para nosotros es doloroso perder el apoyo de España, por todos los lazos de hispanidad que nos unen, pero para vosotros debería ser preocupante. Al fin y al cabo nosotros ya estamos saliendo de la dictadura. Vamos a salir más tarde o más temprano. Llevamos veinte años de lucha y ya tenemos experiencia. Pero vosotros tenéis un Gobierno que ha mentido de la manera más descarada sobre este asunto, y que si miente así sobre este tema mentirá sobre todo lo demás. Están empezando con un Gobierno que está aliado con lo peor de cada casa, y eso sí que es para estar muy pero que muy preocupado", concluyó.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios