Menú

Marcos Chicot: "La demagogia degenera la democracia, toman el poder los que apelan solo a las emociones"

Regresa con El asesinato de Platón, una novela de intriga, traiciones y amor hilada con el pensamiento del filósofo más influyente.

0
Regresa con El asesinato de Platón, una novela de intriga, traiciones y amor hilada con el pensamiento del filósofo más influyente.
Marcos Chicot, escritor. | Carlos Ruiz B, K.

El pensamiento de Platón recorre cada página de la nueva novela de Marcos Chicot, planteamientos descaradamente vigentes que zarandean nuestra realidad y nos invitan a detenernos y a pensar. Las palabras del filósofo más influyente de la historia occidental se entretejen en una trama de intriga, traiciones y amor en El asesinato de Platón (Planeta), ambientada entre el 372 y 347 a.C. en Atenas, Siracusa, Esparta y Tebas, principalmente.

Chicot demuestra su dominio sobre la Grecia clásica como ya hiciera en El asesinato de Pitágoras y El asesinato de Sócrates, finalista del Premio Planeta en 2016. La protagonista es Altea, hija de Perseo y una de las más brillantes discípulas de Platón, que trata de abrirse paso en la Academia demostrando ser algo más que un útero. Se topará con la oposición de muchos hombres mientras, además, se enfrenta a un terrible enemigo en su propia casa. Platón, a su vez, tiene una difícil empresa por delante: unir la política y la filosofía para que razón, justicia y sabiduría gobiernen sobre la retórica vacía de los demagogos. De fondo, las tensiones políticas entre Esparta y Atenas.

PREGUNTA. Se lanza de nuevo a las librerías con una novela de más de 900 páginas y con un filósofo en su portada. ¿Es una apuesta arriesgada?

RESPUESTA. Da miedo pensar que haya personas que vean a Platón en la portada y recuerden lo mal que lo pasaron memorizando cosas que no comprendían en el colegio, a pesar de que la novela es todo lo contrario. Es una propuesta para entretenerse llena de intriga, emoción y, en medio, pinceladas de conocimiento de Platón como personaje y de su pensamiento. Según mi experiencia previa, los lectores dicen que disfrutan el doble gracias a esto. Aprendes, sin esfuerzo y disfrutando.

P. El pensamiento de Platón está presente en toda la novela, fundido con la trama. ¿Ha sido complicado lograr que fluya el argumento?

R. Ha supuesto mucho esfuerzo, pero ha sido tremendamente interesante. Platón es el personaje más fascinante de la historia. Esta es mi novela más ambiciosa por la riqueza del personaje y quería ofrecer a los lectores una novela acorde con esa riqueza. Sus ideas principales, tan interesantes y tan actuales, tenían que estar reflejadas. Voy dando pequeñas pinceladas a través de los ojos de unos y otros personajes hasta mostrar el pensamiento completo de Platón. He escrito la novela que quería escribir y espero que los lectores lo disfruten.

P. Platón quería formar futuros gobernantes uniendo la política y la filosofía para que los pueblos estuviesen gobernados mediante la razón y la sabiduría. Qué necesario se me hace repasar sus planteamientos hoy en día.

R. Tenemos que pensar, tener pensamiento crítico. Quevedo decía que en un pueblo idiota está la seguridad del tirano. Ese es nuestro problema, que no nos paramos a cuestionar las cosas. En la sociedad actual, partiendo de la educación, se nos intenta convertir en elementos de producción y consumo. Eso de pararse a pensar y de cuestionarse las cosas suena pasado de moda y como una amenaza para un sistema que le interesa que no pienses, un sistema que apela a las emociones. Esa es la demagogia y la degeneración de la democracia. Ahí es donde estamos instalados. Casi está mal visto el decir hoy en día que te pongas a pensar. Si nos paráramos a pensar, intentaríamos plantear soluciones y la mejor referencia es la obra de Platón.

marcoschicot28102020.jpg
Marcos Chicot | Carlos Ruiz B, K.

P. El objetivo de Platón era cambiar la tiranía y la retórica persuasiva de los demagogos por la justicia y la virtud. ¿Deberían nuestros políticos aprobar un examen de filosofía antes de ocupar un puesto público?

R. Platón es uno de los mayores genios de la historia y el que más se dedicó a pensar sobre esto. Trató de poner en práctica sus ideas de un gobierno basado en la razón, el conocimiento y la justicia, orientado al bien común. Apuesta por un gobierno de los más capacitados para gobernar, no de los más capacitados para convencer. Los grandes planteamientos y reflexiones están en Platón, tenemos que tomarnos tiempo para pensar sobre ello.

P. Las ideas de Platón eran consideradas entonces una amenaza. ¿Lo son ahora?

R. Igual que antes. Platón intentó poner sus ideas en práctica y arriesgó su vida. Antes que renunciar al poder, preferían asesinarlo. Hoy no te voy a decir que intenten asesinarte si pones en práctica algo así, pero todo sistema se defiende. Todo el que tiene poder intenta perpetuarse y las ideas de Platón son una amenaza porque resaltan los defectos de un sistema como el nuestro. Un gobernante tiene que ser el más formado y el más capacitado, además del más justo. Cuando tenemos un problema intelectual, de capacidad, de formación y moral, pues no hay por dónde cogerlo.

P. ¿Es la demagogia el gran peligro de la democracia?

R. La demagogia es la degeneración de la democracia, toman el poder las personas que apelan solo a las emociones. Platón apela al intelecto. La verdad es un argumento muy estrecho, es más fácil ganarse al electorado con promesas, ilusiones, medias verdades. La demagogia, una vez que se instala, es un sistema que se refuerza a sí mismo, es un círculo vicioso del que es difícil salir.

P. Qué conceptos más de actualidad...

R. Y más hoy en día con la pandemia que muestra nuestras miserias. Por eso es tan importante leer a Platón.

P. ¿Sigue vigente la caverna de Platón? ¿Cuántos hombres miran esas sombras creyendo que es la única realidad?

R. La mayoría. Muy poca gente dedica su vida a la búsqueda de la verdad. Vivimos en una caverna porque vivimos en una cultura de la nada, de la apariencia, de lo superficial, de lo efímero. Esa es nuestra caverna moderna. La caverna representa la ignorancia, Platón nos enseña a salir de la caverna.

P. Cuanto más leo sobre Platón más evidente se me hace la importancia de las Humanidades. ¿Crees que los proyectos educativos tienen esto presente?

R. Desde luego no parece que haya mucho interés por estimular un pensamiento crítico que lleve a cuestionarse todo, incluyendo quién tiene el poder y por qué.

P. En la novela, Platón anima a una mujer a enseñar en la Academia. Teniendo en cuenta el pensamiento de la época, ¿la postura de Platón sobre las capacidades de las mujeres era tan real como se desprende en el libro?

R. La principal premisa de la novela es mostrar todo como ocurrió y cómo pudo haber ocurrido. Todo está basado en fuentes de la época. Hasta para los diálogos, me aseguro que la idea que se trasmite es la de Platón. En relación con las mujeres, Platón decía que las mujeres podían realizar las mismas tareas de los hombres, incluido gobernar. Decía que un estado que prescinde de las mujeres está renunciando a la mitad de sus recursos.

P. Y por esto, en la novela, alienta a Altea, la otra protagonista, a que imparta clases. ¿Cómo es ella?

R. Altea es una brillante discípula de Platón que llega a formar parte de la Academia gracias a la revolucionaria opinión que Platón tenía de las mujeres. Intenta llevar una vida acorde con sus capacidades.

P. ¿Está basada en un personaje real?

R. Es un personaje de ficción construido con elementos reales. Tenemos referencias de una filósofa que se llamaba Axiotea que fue maestra de la Academia. Esto cuadra con las ideas platónicas tan diferentes a las de la época, en la que la mujer era siempre una menor de edad, tutelada por el marido, el padre o el hijo.

P. Retrata una época convulsa políticamente con tensiones en aumento entre Esparta, Atenas y Tebas.

R. Es muy interesante. El ejército tebano contaba con el "batallón sagrado", una fuerza de élite formada por trescientos hombres, ciento cincuenta parejas de amantes. Decía Platón que eso reforzaba el ardor en la lucha, que nunca retrocedían. Estos elementos están construidos sobre fuentes históricas, la realidad es fascinante.

P. Entra en juego Aristóteles. ¿Veremos en el futuro en las librerías El asesinato de Aristóteles?

R. Primero tengo que reponerme y pasar tiempo con mis hijos. Pitágoras, Sócrates y Platón son fascinantes en lo intelectual y lo moral, grandes maestros que revolucionan el pensamiento. No tengo otras figuras de referencia que brillen intelectual y moralmente a tanta altura. Si me pusiera con Aristóteles, sería para mostrar los inicios de la ciencia.

P. ¿Y te fijarías en algún personaje de la actualidad?

R. No. Hay gente que me gusta, por supuesto, pensadores, científicos y hasta políticos, pero ninguno para dedicar años en escribir sobre ellos.

P. ¿Políticos que piensan en la virtud como Platón?

R. Políticos que hacen cosas sensatas. No me interesan tanto los políticos individuales como el sistema en general. En esta época terrible de pandemia, me interesa quién ha tomado decisiones con consecuencias positivas, conscientemente, usando la razón y el conocimiento. La orientación al bien común, no la arrogancia y la ignorancia de los demagogos. Me gusta mucho, por ejemplo, la presidenta de Nueva Zelanda.

Marcos Chicot. El asesinato de Platón. Planeta, 2020. 970 páginas. 22 euros.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios