Menú

'El hombre que llegó a ser rey', una obra maestra de aventuras indiscutible

Andrés Amorós recomienda una edición muy cuidada del libro de Rudyard Kipling, un relato clásico muy vivo.

0
el-hombre-que-llego-a-ser-rey.jpg

El relato de Rudyard Kipling (Bombay, 1865-Londres, 1936) sobre Kafiristán en El hombre que llegó a ser rey supone adentrarse en lo desconocido, un mundo que atrae y fascina por igual. Allí aguardan la gloria y la fortuna, pero también la derrota y la tragedia.

Fórcola publica una nueva edición muy cuidada del relato de Kipling, con una nueva traducción, más rigurosa con el original, debidamente anotada, de la escritora Amelia Pérez de Villar, que se atreve a romper con la tradición y ha ajustado más fielmente el título inglés - The man who would be king- al castellano.

La edición se completa con el prólogo de Eduardo Martínez de Pisón, que conjuga su experiencia como viajero y geógrafo con su pasión por el paisaje, la montaña y las obras de la literatura universal donde el mapa, el viaje y la geografía son un personaje fundamental de la narración. Martínez de Pisón sitúa la historia en tiempo y lugar, con ilustraciones antiguas. "Kafiristán" significa tierra de incrédulos, es decir, de no mahometanos, uno de los pocos sitios no dominados por una potencia por entonces. Hoy se llama Nuyristán y está al noroeste de Afganistán. El epílogo es de Ignacio Peyró.

Kipling obtuvo la información sobre este sitio desconocido de misioneros, etnólogos, aventureros, soldados y espías. En 1986, fue degollado allí el español Jordi Magraner, que acudió buscando el Yeti. Los habitantes eran iraníes, de raza blanca y muy feroces.

La novela menciona lugares históricos como el nudo ferroviario de Marwan, la Gran Ruta Troncal (1500 millas), caravasares (posadas de caravanas) o el paso de Khyber.

Kipling presenta la India en otros libros como El libro de las tierras vírgenes, Gunga Din, Kim o Los servidores de su majestad. En los últimos años, se ha dicho – y es una interpretación bastante discutible- que se trata de una alegoría del imperialismo inglés.

La novela contiene un relato de aventuras estupendo y detrás de eso hay valores como la amistad, la alegría, la ilusión por hacer grandes cosas, la dignidad para afrontar igual el triunfo o el fracaso. Por la aventura, los protagonistas habían renunciado a lo que consideran lo mejor: bebida y mujeres. "Si uno de nosotros tiene dificultades, el otro estará siempre a su lado".

En conclusión, la novela es una oda a la vida y una obra maestra indiscutible.

Rudyard Kipling. El hombre que llegó a ser rey, traducción de Amelia Pérez del Villar, prólogo de Eduardo Martínez de Pisón, epílogo de Ignacio Peyró, Madrid, ed. Fórcola, 2020, 115 págs, 16’50 euros. ISBN: 978-84-17425-51-7

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios