Menú

Leticia Sierra: "En la literatura eres tú quien decide si eres honesto, en el periodismo, no"

La periodista y escritora publica Animal, una novela negra que reflexiona sobre las personas "con un alto grado de crueldad, maldad y de vicio".

0
La periodista y escritora publica Animal, una novela negra que reflexiona sobre las personas "con un alto grado de crueldad, maldad y de vicio".
Leticia Sierra, periodista y autora de 'Animal' | Ekrón fotógrafos

El cadáver de un conocido y respetado vecino de la tranquila región rural de Siero, en Asturias, aparece mutilado en un polígono industrial de la zona, a pocos metros de un prostíbulo. Olivia Marassa, una reportera local, ve en este suceso la oportunidad de conseguir una gran exclusiva, para lo que tendrá que ir, incluso, un paso por delante de la policía. Este es el arranque de Animal (Ediciones B), de Leticia Sierra (Oviedo, 1972), una novela negra "que saca a la palestra la existencia de personas con un alto grado de crueldad, maldad y de vicio".

Esta ficción nace como bálsamo para aplacar la ira: "Tuve un momento muy malo en mi vida, en el que se despertó el animal que tengo dentro, de una forma muy agresiva y violenta. La única forma que encontré para canalizar esa ira y no hacer daño a nadie fue escribir esta novela, redirigirla al proceso creativo", cuenta la autora a Libertad Digital. De hecho, "el título vino antes que el libro".

La saña con la que han acabado con la vida de la víctima apunta a una venganza o "a una justicia mal entendida". "El ser humano es rencoroso, no olvidamos, y podemos llegar a dar el paso de hacer daño a otra persona".

Leticia Sierra es periodista y ha volcado en la protagonista, Olivia Marassa, su experiencia como reportera local, generando un debate sobre la confusa línea que hay en el periodismo de sucesos entre información y sensacionalismo. "En toda la trama aparece la cuestión ética en la que navega el periodista de forma habitual, sobre qué puede publicar y qué debe publicar para no convertir una información en puro morbo. A Olivia le cuesta gestionarlo porque tener una exclusiva es algo muy atractivo y tener una noticia que venda periódicos también".

Al respecto, Sierra considera que hay un viraje cada vez más pronunciado de los medios de comunicación al amarillismo, entorpeciendo la labor policial incluso. "La prensa obstaculiza más que ayuda en una investigación criminal. La profesión de periodista no gusta en la policía. La prensa suele actuar de forma invasiva para conseguir algo. Lo vimos con el caso del pequeño Gabriel, que tuvieron que ponerle un cebo a los medios de comunicación para que dejaran en paz a la principal sospechosa y así echarle el guante en un renuncio".

Sierra lleva años apartada del periodismo y con Animal, su novela debut, ha descubierto la libertad que le permite la ficción. "Hay más libertad en la literatura que en el periodismo. En la literatura eres tú quien decide si eres honesto o no con el lector, mientras que en el periodismo, aunque tú quieras, las circunstancias y el entorno no te dejan. Con la literatura puedes llamar a las cosas por su nombre, en el periodismo hay mucho eufemismo".

Se siente cómoda como lectora y escritora de novela negra porque "es un género que te permite vivir el suspense y te pone en la posición de detective". "Cada vez los escritores de novela negra nos regodeamos más en escenas cruentas, sangrientas, centradas más en el crimen en sí. Siempre hay que dar un paso más para intentar sorprender. Al libro le cuesta competir con el lenguaje audiovisual, impacta más una imagen que una palabra escrita. Como lectora me gusta incluso quedarme con mal cuerpo. Quiero que una novela me revuelva, me remueva. No me gusta quedarme en encefalograma plano".

Animal está estructurada en capítulos cortos, en los que cada personaje cuenta el caso desde su punto de vista, de forma simultánea, manteniendo la intriga: "El lector maneja todas las pistas del caso. Desde el momento en el que el lector tiene tanta información como el autor del libro, es muy difícil mantener el suspense. Quería que prevaleciese el hecho de que el lector contase con todos los datos, manejase todas las pistas, por encima del suspense. Si el lector podía llegar a conclusiones antes que los propios protagonistas del libro, pues que llegase. Interesa quedarse hasta el final porque el porqué también tiene su importancia".

Para los pormenores de la investigación policial, Sierra ha contado con el asesoramiento de dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía que, una vez terminado el manuscrito, también lo han revisado. La acción transcurre principalmente en la asturiana comarca de Siero. "La zona rural me permite un microcosmos en el que todo el mundo se conoce o cree conocerse. Asturias tiene atractivo suficiente por sí misma para estar en esa palestra literaria", considera.

Leticia Sierra. Animal. Ediciones B, 2021. 455 páginas. 18.90 euros.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios