Menú

Jorge Vilches: "La ideología de izquierdas es heredera del despotismo"

El politólogo ha presentado su último ensayo, titulado La tentación totalitaria y firmado junto a Almudena Negro, en Es la mañana de Federico.

0

Esta mañana ha acudido a Es la mañana de Federico, en esRadio, el politólogo Jorge Vilches, autor junto a Almudena Negro de La tentación totalitaria (Almuzara). El ensayo, según ha destacado Jiménez Losantos, "es interesante porque se adentra en las dos caras del totalitarismo: desde el punto de vista del déspota y desde el punto de vista del esclavo".

Vilches ha explicado esa idea centrándose en el concepto de la "servidumbre voluntaria": la peculiaridad de algunas personas que acaban amando su propia esclavitud. "Mediante la utilización del lenguaje, que sirve para interpretar la realidad", ha explicado, "el totalitario intenta siempre crear mentiras, lo que ahora llamamos el relato, para controlar a la opinión pública". "Pero el problema está sobre todo en el receptor", ha añadido después. "La servidumbre voluntaria se deja ver cuando a cierta gente de izquierdas, por ejemplo, aún sabiendo que Sánchez ha mentido en todo lo que ha prometido desde 2014, no le importa. Se aferran a aquello de que son sus mentirosos, al fin y al cabo, y se consuelan pensando que al menos así no gobierna la derecha".

"Es llamativo cómo nos han engañado estas ideologías de izquierdas, haciéndonos creer que son herederas de la Ilustración", ha comentado después. "Pero todo lo contrario. En realidad, son herederas del despotismo". Según ha explicado, "la izquierda, a diferencia de la derecha, sí que tiene una teoría clara del poder. Tiene métodos muy definidos para alcanzar el poder, transformar la sociedad, utilizando la legislación a su alcance, y permanecer en él de forma indefinida".

En ese punto, ha querido utilizar al actual gobierno de Pedro Sánchez como ejemplo. Ha hecho referencia a los intentos del presidente por "desprestigiar a la oposición" —"Llamando, entre otras cosas, antidemócratas a Casado y a Abascal"—; a su "sistemática desautorización de las instituciones"; a la devaluación del proceso parlamentario mediante la "consolidación del gobierno por decretos"; y a la persecución de un paulatino "adoctrinamiento educativo" enmarcado dentro de la nueva ley Celáa.

Preguntado por Jiménez Losantos, ha explicado que dos de los grandes brazos discursivos de la izquierda actual, el ecologismo y el feminismo identitario, también responden a pulsiones autoritarias. "Ambas cosas son religiones seculares. Tienen sus grandes popes, sus mártires y santos, sus rituales, y hasta sus procesos para perseguir las herejías". Una serie de características que, según Vilches, "van en contra del liberalismo y de la tradición europea".

Su única receta contra este tipo de derivas, sin embargo, pasa exclusivamente por la "responsabilidad individual". "Es una idea que desarrolló Hannah Arendt y que viene a decir que el único camino para el individuo es asumir su propia libertad". Los liberales, según Vilches, "debemos ser realistas siempre, críticos, e incluso un poco pesimistas. Un liberal desconfía siempre de los gobiernos, ya que el verdadero progreso sólo puede avanzar de la mano de la libertad". En contraposición, ha comentado, "la izquierda defiende una idea de progreso que depende exclusivamente de un ingeniero social. Un gestor que nos coarte y nos diga por dónde tenemos que ir".

En ese sentido, considera que el gran triunfo de Isabel Díaz Ayuso en las elecciones madrileñas del 4-M tiene que ver con su "resistencia al relato oficial", pero no cree, sin embargo, que ese fenómeno sea fácilmente extensible al resto del país. "En Madrid, Ayuso ha conseguido transmitir de forma fácil esa idea de que cada persona depende de su libertad", ha dicho. "El derecho a la resistencia que han demostrado los madrileños tiene que ver con un deseo por conservar unas costumbres que les permitan seguir siendo libres y progresar. En eso consiste precisamente el liberalismo conservador". Sin embargo, en su opinión, "esto se ha dado porque Madrid lleva 25 años preparando un caldo de cultivo que, a lo mejor, no existe en otro lado. En Madrid se lleva dando la batalla cultural contra la hegemonía del relato de izquierdas desde hace mucho tiempo".

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD