Menú

'La página 428', un entretenido thriller escrito solo con un móvil

Javier Muñoz Villén firma su segunda novela, tres historias temporalmente independientes que terminan por converger en una sobre un asesino en serie.

0
Javier Muñoz Villén firma su segunda novela, tres historias temporalmente independientes que terminan por converger en una sobre un asesino en serie.
La página 428, de Muñoz Villén. | Espasa

La página 428 (Espasa) es la clásica novela rompecabezas que consigue que al lector le salte un resorte al acercarse el final y lo resuelva todo. Su autor Javier Muñoz Villén (Madrid, 1980) ha apostado por una estructura compleja, pero que resulta divertida, para narrar la vida de un apacible pueblo que se ve interrumpida por un asesino en serie.

Sin ser excesivamente largo –no llega a 400 páginas–, este thriller cuenta tres historias en tres líneas temporales diferentes separadas por cuarenta años —1979, 1989 y 2019–, más una adicional en forma de novela y una quinta, que riza el rizo, en formato misivas, que dan al lector algunos datos complementarios para que todo encaje. En la primera parte del libro, esa alternancia es regular y en la segunda, la novela se desordena según las necesidades narrativas. Todas las historias terminan, como era de esperar, por converger en una sola. "Las historias estaban en mi cabeza y solo las tenía que desarrollar, pero el planteamiento fue surgiendo mientras escribía. Me gustan las historias aparentemente independientes en las que, al ir tomando forma, descubres su nexo en común. Los personajes acaban cruzándose", explica su autor a Libertad Digital. "Las historias lineales, por muchos giros, terminan por agotar. Quería hacer una novela entretenida y la gente que la ha leído me ha dicho que se les ha hecho corta".

Estas tres líneas temporales independientes condicionan la existencia muchos personajes, caracterizados al estilo de la novela negra norteamericana: agentes con adicciones, policías con historiales repletos de incidentes violentos, periodistas que no olvidan, camareras de bares de carretera, prostitutas, traficantes de andar por casa, etc. Este variado plantel no resulta apabullante y aportan diferentes perspectivas: "Me gustan los personajes que son capaces de atravesar las líneas marcadas porque crean incertidumbre. Como lector, no sabes si caminarán hacia el bien o hacia el mal. Dan más juego".

Muñoz Villén, que trabaja desde hace quince años en una gran empresa sin relación con la literatura, se aleja del perfil de escritor. "Escribí la novela en el móvil. No soy un escritor de ordenador, de hecho, no tengo ni ordenador en casa. Aprovecho cualquier momento para crear una nota en el móvil y luego lo voy redactando en el propio móvil. He tardado seis meses en escribir este libro".

La página 428 se aleja de la tendencia de las novelas negras y los thriller policiacos actuales que tienden cada vez a ser más violentos y explícitos. "Me gustan las novelas a las que el lector pone lo que falta, que sea su imaginación la que ponga el resto. No creo que las escenas muy explícitas o tan descriptivas aporten mucho", opina Muñoz Villén.

Todo comienza con la aparición del cadáver de Anne Sullivan, horriblemente mutilado en un bosque. Dos policías se verán absorbidos por la investigación sin ser capaces de separar su vida y su trabajo. Cuarenta años más tarde, la psicóloga del departamento de policía, Katherine Nowak, empieza a dudar de su identidad tras unas palabras pronunciadas por su tía en el lecho de muerte. La relación entre los asesinatos de 1979 y las dudas de la psicóloga solo la sabe el escritor que en 1989 visita una prisión de máxima seguridad para que un asesino lo ayude a afinar la trama de su novela.

"Katherine es la protagonista principal, una mujer con trabajo, familia y una vida montada en torno a una seguridad que se tambalea a partir de la confesión, antes de morir, de su tía. Es valiente, quiere descubrir la verdad, su origen", desvela el autor. Otro personaje importante, que mantiene interesantes debates sobre la escritura de thrillers y la creación de personajes, "tiene un concepto de la realidad bastante distorsionado, es un personaje desequilibrado, bastante enfermo mentalmente".

El autor juega con los clichés del género y aparecen temas recurrentes como la búsqueda de la propia identidad, los recuerdos de infancia que el tiempo ha encapsulado o ese pasado incómodo que siempre regresa.

Está ambientada en un ficticio condado de la zona norte del Medio Oeste de los Estados Unidos: la ciudad de Black Lake City y el pueblecito vacacional de Pike Lake, a orillas del lago del mismo nombre. "Por el carácter de los propios personajes, me cuadraba más ambientarlo en esa América profunda". La novela está salpicada de referencias musicales y literarias que "ayudan al lector a crear el ambiente de las distintas escenas, le dan más profundidad", según el autor.

Javier Muñoz Villén. La página 428. Espasa, 2021. ISBN: 978-84-670-6248-9. Páginas: 400. P.V.P.: 19,90 €. Disponible eBook.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot