Menú

El dúo de Bosé y Penélope Cruz da que hablar

El cantante lleva 35 años en la brecha. Ahora saca nuevo disco y da que hablar por su dueto con Penélope Cruz.

El cantante lleva 35 años en la brecha. Ahora saca nuevo disco y da que hablar por su dueto con Penélope Cruz.
Miguel Bosé, antes y después

Cuando la mayor parte de conjuntos e intérpretes del pop nacional se lamentan de la crisis que, como es lógico, también afecta al mundo del espectáculo, Miguel Bosé enfila su carrera con optimismo. Tras su paso esta semana por el Palacio de los Deportes de Madrid, le esperan compromisos en Valencia, Barcelona y otras ciudades, dentro de su gira Papitwo. En la anterior, "Papitour", sumó doscientos cincuenta conciertos, vendió dos millones de álbumes de Papito y alcanzó, entre otros premios, un Grammy. En la calle, desde hace poco más de un mes, está su nuevo disco, en el que ofrece duetos con un brillante listado de voces: las de Raphael, Ana Belén, Juan Luis Guerra, Joaquín Sabina, Daniel Martín, Malú... y Penélope Cruz. El tema que grabó con la madrileña de Alcobendas, hoy aupada al estrellato cinematográfico internacional, debía haber aparecido en un anterior CD de Bosé, pero por problemas técnicos no fue posible. La actriz ya hizo sus pinitos en la película de Fernando Trueba La niña de tus ojos en una de las dos coplas incluidas, siendo doblada su voz en la otra. Salió airosa del trance, lo mismo que ahora. Y este dúo Penélope-Bosé está dando mucho que hablar. Por lo que a él concierne, la saga musical Papito se corresponde con su felicidad familiar: sus hijos Diego y Tadeo han cumplido año y medio. De cambiarles los pañales, (cuando ya hace tiempo dejaron el biberón), Miguel ha aprendido a prepararles su comida, a vestirlos y a compartir con ellos muchos ratos que, asegura, le colman de una dicha especial que nunca encontró ni en sus recitales ni en sus películas. Como se recordará los pequeños vinieron al mundo por inseminación artificial, mediante "un vientre de alquiler", expresión gramatical francamente de dudoso gusto pero cuyo sentido todo el mundo comprende.

Miguel Luchino González Borloni, que así se llama nuestro protagonista, nació el 3 de abril de 1956 en Panamá. Fue su padrino de pila Luchino Visconti. A los dieciocho años, Luis Miguel Dominguín, su padre, le obligó a matricularse en el Instituto Español de Nuevas Profesiones. Pretendía hacer de él un ejecutivo para que se ocupara de los negocios de importación y exportación que alternaba al margen de su condición de matador de toros. Por ejemplo –y esto lo sabía poca gente- con empresarios de la Unión Soviética, del ramo cinematográfico, actividad prohibida aunque con el torero las autoridades franquistas hicieran la vista gorda, sabiéndolo invitado asiduo a las cacerías del Jefe del Estado. Luis Miguel se atrevía a contarle chistes a Franco ante el estupor de Ministros, gerifaltes y aduladores del dictador.

A los tres meses de trabajar en la oficina de su progenitor, Miguel abandonó aquel puesto, visiblemente aburrido. Juan Pardo y Camilo Sesto lo animaron a que grabara un disco. El último de ellos se convirtió, incluso, en su productor, facilitándole también unas canciones. Era 1975 y aparecieron dos "singles" con estos temas: Soy, Forever for you, Es tan fácil y Who, el último firmado por el neófito intérprete. Esas grabaciones pasaron inadvertidas pero hoy, dificilísimas de hallar. se han convertido en objeto de búsqueda de coleccionistas. Sería en 1977 cuando despegó "el fenómeno Bosé". Con Linda. Treinta y cinco años han transcurrido y ya son dos generaciones las que continúan aplaudiéndole, aquí y en un montón de países. Artísticamente, es un ídolo de masas incontestable. Un ser adorable, simpático, culto y atento siempre a renovarse. Esto último, sin duda, es lo que lo mantiene de actualidad.

En Cultura

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD