Menú

Bob Dylan desata la ira 'progre' por participar en dos anuncios de la Super Bowl

El cantautor prestó una canción a una marca de yogures y protagonizó el spot del último modelo de Chrysler.

12
El cantautor prestó una canción a una marca de yogures y protagonizó el spot del último modelo de Chrysler.
Los mejores anuncios de la Super Bowl

El imaginario colectivo siempre ha vestido a Bob Dylan con un traje progre y "comprometido" con un sinfín de causas solidarias, o como se diga. Quizás, por ello, numerosos usuarios de Twitter han destilado toda la bilis que pueden albergar en 140 caracteres para criticar al legendario cantautor por protagonizar dos anuncios en la Super Bowl de este año.

En 1963, Dylan publicó su segundo trabajo discográfico, The Freewheelin' Bob Dylan, que incluye algunas de sus canciones más populares y críticas, como "Blowin' in the wind", "Masters of war" o "A hard rain's a-gonna fall", intercaladas con preciosas piezas más romanticonas, como "Girl of the north country" -que posteriormente grabara junto a Johnny Cash- o "Don't think twice, It's all right". Un año después publicó The Times They Are A-Changin', un disco con un número menor de canciones 'políticas' -por llamarlas de algún modo: Dylan siempre huyó de partidos, sindicatos y asociaciones, alegando que él, en sus canciones, simplemente retrataba "lo que veía"-, en el que destacan la homónima o "With God on our side".

Harto de que le colgaran los carteles de "visionario", "revolucionario" y "profeta", Dylan puso punto final a su etapa de canción protesta en su cuarto disco, Another Side of Bob Dylan, también publicado en 1964, compuesto principalmente por canciones de amor, en el que destacan "To Ramona", "My back pages" -destacar la versión que hicieron del tema The Byrds- o "It ain't me, babe". La renuncia al activismo político musical de Dylan decepcionó a figuras como Joan Baez o al cantautor comunista Pete Seeger, recientemente fallecido. El enfado de este último con Dylan -por tocar con una banda de rock y por componer letras individualistas que versaran de asuntos, a su juicio, triviales- alcanzó su punto de ebullición en el Festival de Folk de Newport de 1965, cuando quiso cortar con un hacha los cables del equipo de sonido del autor de "Like a Rolling Stone".

¿Renunció a su visión crítica Bob Dylan? En absoluto. De hecho, su ironía, sus astillazos, sus pullas y sus sentencias, en mayor o menor grado, se han prorrogado hasta su último disco de estudio, Tempest, publicado en 2012. ¿Qué sucede? Ideológicamente, el músico habita en la niebla, y a quienes quieren conocer de qué pie cojea, en lugar de ofrecerles pistas, les salta con una ristra de contradicciones.

Aclarado esto, no son pocos quienes aún consideran que Dylan ha hecho canción protesta toda su vida y, por ello, afirman que el cantautor de Duluth (Minnesota) se ha "vendido" en la última Super Bowl por anunciar yogures y coches. ¿Dónde se ha rasgado las vestiduras esta gente? Como es habitual, en Twitter. Así, el usuario Bill Werde -@bwerde- escribe: "Lo siento. El joven Bob Dylan vomitaría en la boca del viejo Bob Dylan por hacer un anuncio de coches, especialmente, patrioterista". La música de folk Mary Chapin Carpenter -M_CCarpenter- comentaba: "Bob Dylan haciendo un anuncio de coches. No puedo ni pensar en un hashtag". El presentador Bill Maher -@billmaher- apuntaba: "Primero muere Phillip Seymour Hoffman, después, el peor partido de la Super Bowl de la Historia, ¿y luego Bob Dylan haciendo un anuncio de coches? No es un buen día para América". Finalmente, también hubo usuarios, como un tal @clira65, que lo tildaron de "vendido".

Según estos usuarios, Bob Dylan ha 'pecado' por prestar la canción "I want you" -incluida en uno de sus mejores discos, Blonde on Blonde- a la marca de yogues Chobani y por protagonizar el anuncio del Chrysler 200, ejerciendo de narrador, en el que se suceden unas cuantas imágenes típicas/tópicas estadounidenses. "¿Hay algo más americano que América?", arranca Dylan, para posteriormente añadir, tras una breve elegía al mundo yanqui: "Dejemos que Alemania haga su cerveza, Suiza sus relojes y Asia sus teléfonos. Nosotros construiremos su coche" -todo ello, bajo la melodía de la canción oscarizada "Things have changed", compuesta para la película Jóvenes prodigiosos-.

Este es el -¿polémico?- anuncio del automóvil:

Pese a cantar en "It's all right, ma (I'm only bleeding)" que "los carteles de publicidad te engañan / para que pienses que tú eres el único / que puede hacer lo que nunca ha sido hecho", estos no han sido los únicos anuncios que han contado con la participación de Dylan -remito a la misteriosa ideología del autor, antes mencionada-. Así, en 2004 protagonizó junto a Adriana Lima un anuncio de Victoria's Secret, y en 2009, uno de Pepsi, en el que sonaba "Forever young" -mención aparte merecen todas aquellas marcas, innumerables, que han utilizado sus canciones en sus spots-.

Finalmente, señalar que, a raíz de estos anuncios, ha habido 'tuiteros' que han llamado a Bob Dylan "Judas". Algunos de sus admiradores ya lo llamaron así en los 60, cuando el artista cambió el formato acústico con el eléctrico en la llamada "Trilogía del Mercurio". El 17 de mayo de 1966, en un concierto de Manchester, un tipo que se encontraba en el público gritó: "Judas". Respondió Dylan: "No te creo. Eres un mentiroso". Acto seguido, ordenó a su banda: "¡Tocad jodidamente fuerte!". Y sonó esto:

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation